Así nació Demonios, canción de resistencia colombiana. Alejandra Sánchez habló con Abstin Caviedes, compositor y miembro de Monsieur Periné.

El país del sagrado corazón  se desangra en perpetuo dolor. ¿Qué más habrá por venir, si me permiten preguntar? Tan común es perder almas colombianas que ya no nos asombran unos cuantos niños menos por presuntos “asesinatos colectivos”. Pareciera que lo único sagrado que queda en este lugar es ese corazón del que hablan los fieles.

Morir en Colombia es más certero que sobrevivir en ella. Dijo Cristina Bautista Taquinás, gobernadora indígena antes de morir: “Si nos quedamos callados nos matan y, si hablamos, también. Entonces hablamos”. Acabaron y acabarán con pueblos, con líderes o, peor aún ,con niños, pero nunca acabarán con la esperanza de los que creemos en la paz.

El alzar la voz y la lucha son desafíos impuestos, como el deber de la militancia pero no desde la violencia, valga la aclaración, sino desde el arte. ¿Hay algo más transgresor que éste? Tal como lo dice el músico colombiano Abstin Caviedes, el arte es dónde nos podemos encontrar, un espacio en el que converge hasta el más violento:

“Con él encontré la manera de expresarme porque también es un tipo de militancia, una misión con la cual podemos ayudar a cambiar todas aquellas cosas que andan mal o simplemente poder resaltarlas para crear conciencia y buscar un cambio. Es una responsabilidad con la humanidad”, señala Abstin.

Este artista le ha apostado a la lucha desde la militancia artística, con el alzar la voz y la construcción de un país transmitiendo realidad, una conciencia colectiva. Dice él: “La gente está acostumbrada a los videos con modelos y lujos, pero no a ver cómo el Esmad reprime a gente que exige sus derechos o lo que realmente es la clase política colombiana”.

La música, además de apelar al sentimiento, también es contexto y, al respecto, dijo un colega hace unos días: “Es como si el sonido necesitara ser un emigrante por el mundo y, como éste viene de adentro, del corazón de los artistas, ellos comunican musicalmente de dónde vienen”. Andrés Benoit Lourido. Debido a ello nace Demonios, canción de resistencia colombiana.

Demonios es un sencillo que se empieza a organizar en la mente del artista hace varios años cuando comprendió que, si con personas tan cercanas a él tenía conflictos constantes por  temas políticos y sociales debido al desconocimiento, con los demás todo sería más difícil. Entonces, se preguntó: ¿cómo querer un cambio, si muchos no saben cómo son las cosas? Nace allí la primera idea: hablar de los políticos como el cáncer que afecta a la nación. Meses después de lanzarla y conectarse con gente de toda Latinoamérica, entendería que eso no solo pasa aquí sino en muchos países.

El contexto al que pertenecemos se fija en frases como éstas:

 (…) “La sed hoy de poder, hacen que el político más mienta, hacen que la represión se sienta” (…)

“Es la descripción literal para mí  del actuar de la clase política, hay gente que no lo nota y fue mi manera de decirlo claramente.”

  • (…) “Siente el cáncer político insaciable” (…)

“El cáncer que es el político, aquella enfermedad insaciable de poder y que, a la vez, es tan perjudicial.”

  • (…) “Debemos ya crear, otra realidad lograr, donde la gente se pueda educar” (…)

“Nos falta educación y los gobiernos no quieren que nos eduquemos porque ahí está la verdad. Ahí está el cambio; si la gente tiene el conocimiento no se dejará engañar. El arte también educa, genera cultura y no quieren que eso pase, pero la gente también tiene la culpa; están más pendientes de la novela de las 8:00 pm que de la realidad en la que vivimos. Si la gente es ignorante, nos seguirán manejando a su antojo y nos venderán la idea de que nos están haciendo un favor.”

Tanto la letra como los acordes de Demonios ya estaban en mente, pero fue en la música reggae con influencias personales de artistas jamaiquinos de los 80 ‘s donde encontró un camino de expresión, denuncia y conexión. Así, junto a sus aliados y amigos cercanos Rodrigo Tenjo en el bajo y Darwin Páez en la batería, iniciaron la grabación de esta obra. Tanto la creación, producción, mezcla, teclados, efectos, voces y demás complementos del sencillo están hechos por Abstin. Junto al ingeniero Daniel Bustos, se dio el punto de partida para el sonido de Demonios. El artista Juan Pablo Vega se sumaría en las guitarras y luego pasaría por Felipe López en Onda Selecta para su debida masterización.

En cuanto al video, Abstin explica:

“Ya con la canción lista encontraría a Juancho Díaz de Genemaka Producciones el aliado con el que daría la fuerza necesaria a la canción con un video contundente en pleno diciembre de 2019. La idea que se me ocurrió fue aprovechar la marcha del #21N para sacar todo el material del video, había poco presupuesto pero dos mentes listas a transmitir ideas. Luego complementamos imágenes en un plano solo mío para hacer fuerza a la letra y enriquecer el relato junto al video.”

Abstin Caviedes Caycedo es trombonista de la Universidad Nacional de Colombia. Comenzó en el programa básico de estudios musicales del Conservatorio de música de la Universidad Nacional de Colombia con el maestro Néstor Slavov (Bulgaria). Ha sido segundo trombón en la Orquesta Filarmónica de Bogotá, Orquesta Staatskapelle Halle de Alemania, trombón principal en Orquesta Sinfónica de la Universidad El Bosque, cuarteto de trombones Universidad Nacional de Colombia, entre otros. Ha trabajado con artistas como: Juan Pablo Vega, Vía Rústica, Vicente Garcia, Manuel Medrano, Esteman, Doctor Krapula, Sebastian Yepes, Providencia, La Severa Matacera, Los Elefantes, Juan Matachín, Voodo Souljahs, Telebit, Centavrus, Pilar Cabrera, La Ramona y Outhernational. Actualmente hace parte de Monsieur Perine.

Abstin Caviedes Caycedo
 

Este artista seguirá trabajando en más música bajo Abstin. Éste es el primer EP (Extended play) que sale de tres canciones, llamado #CrisisEternas, que contiene a Demonios y otras dos que vienen en camino por una onda lover similar nutrida de pandemia. Tiene en mente más proyectos, pero aún así seguirá su trabajo con Monsieur Periné y en su labor como cesionista en discos mientras acabe la pandemia.

Si nos matan, como decía Cristina, a muchos nos mataran hablando.

 “La paz es el único camino, el poder solo quiere más poder. En el arte cada paso será muy gratificante; no es fácil, pero se es más feliz. Debemos ser conscientes de la responsabilidad y la misión que se tiene; todos tenemos que aportar”. Abstin Caviedes

*Alejandra Sánchez, comunicadora social y periodista.

@abstin, @ABSTINc y @ABSTINc

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here