Los protocolos contemplan el apoyo de médicos de otros países y, por este motivo, no se entiende el alboroto.

El pasado 15 de julio, el alcalde de Medellín Daniel Quintero Calle solicitó formalmente ayuda a al embajador de la República de Cuba, el señor José Luis Ponce, anticipándose a la situación sanitaria de la ciudad. Este tema fue objeto de múltiples críticas por parte de la extrema más radical colombiana, haciendo uso de su discurso xenófobo y de odio que suele utilizarse para confundir al conglomerado.

La comunicación expone que la ciudad solo cuenta con 118 especialistas de cuidados intensivos, un número insuficiente para cubrir la atención a los pacientes graves, y acude a la experiencia de Cuba en países como Italia y España, requiriendo una brigada médica con una capacidad de atención de 600 unidades de cuidados intensivos. En razón a lo anterior, algunos dicen que el alcalde saltó los conductos diplomáticos que debería haber utilizado por realizar tan solo una pregunta.

Es bueno decir que, en julio, el Ministerio de Salud creó un documento denominado “Gestión de la prestación de servicios en salud”, que contempla un plan de contención y mitigación de la pandemia. En su punto Nº 6.2, señala la oferta actual y requerimientos de Talento Humano en Salud durante las fases para la prestación de servicios durante la pandemia. Se relacionan la estimación de perfiles priorizados para la atención en Unidades de Cuidados Intensivos, Unidades de Cuidados Intermedio y servicios de hospitalización.

En el punto 7.30, contempla un plan de expansión y reasignación del Talento Humano en Salud para la atención de la pandemia dentro de la estrategia de respuesta sanitaria adoptada mediante la Resolución 779 de 2020. En los términos definidos en el Decreto Legislativo 538 y la Resolución 628 de 2020, existen cuatro etapas para el tema de talento humano en salud así:

Etapa 1 – Capacidad instalada existente, atender la emergencia con personal médico vinculado a los servicios de salud.

Etapa 2 – Optimización de la capacidad instalada existente, atender la emergencia con otros profesionales de la salud vinculados a los servicios de salud que reforzarán la primera línea.

Etapa 3 – Extensión de la capacidad instalada existente, atender la emergencia mediante el llamado al talento humano en ejercicio o formación para que estén preparados a prestar sus servicios de forma obligatoria; éste fue un tema conocido por su contenido ineludible mediante el Decreto 538/20.

Etapa 4 – Expansión crítica, atender la emergencia con el personal considerado en la etapa 3 y el apoyo de médicos extranjeros.

Los protocolos contemplan el apoyo de médicos de otros países y, por este motivo, no se entiende el alboroto de algunas personas. No está mal preguntar si la ciudad puede ser apoyada ante una emergencia debido a la escasez de personal médico especializado.

En el artículo del 30 de julio de la alcaldía, denominado “Medellín vivirá su tercer fin de semana bajo el Estado de Cuidado Total”, se informa que la ciudad, desde el viernes 31 de julio y hasta las cero horas del 3 de agosto, se encontrará en este estado. El cuidado total invita a no salir de los hogares y a tomar otras medidas. La denominada Cuarentena por la Vida cobija a los diez municipios del Área Metropolitana. El 72% de los casos de contagio están ubicados en el Valle de Aburrá y Medellín se encuentra en Alerta Roja.

Así está enfrentando la situación el mandatario local, porque los alcaldes son los que viven el día a día de la pandemia y se enfrentan con sus decisiones a cuidar la vida de los ciudadanos. Nadie sabe a futuro que ocurrirá en medio de la emergencia sanitaria. El coronavirus ha traído múltiples enseñanzas, entre ellas, que debemos salir adelante entre todos. Si usted se cuida, está cuidando a los demás y, en términos generales, con situaciones como éstas se desnudan las almas y el interior del ser humano.

El extremo más radical colombiano,se dedica a criticar lo que hacen los demás, sin importar si es para proteger una ciudad. Ellos estimulan la desinformación y los temores por medio de la constante calificación que hacen a quienes piensan diferente como castrochavistas o comunistas, haciéndoles ver como enemigos. Para ellos, la construcción de un enemigo común es indispensable para seguir dividiendo y levantando barreras; así se le ha tratado a China, Venezuela y Cuba, conociendo que son países que pueden brindar ayuda en situaciones determinadas a nuestro país.

¿Qué necesidad tenemos de mirar una nacionalidad para sanar un enfermo? No conocemos el comportamiento futuro del COVID -19 y nadie desea contagiarse, porque al interior de la sala de cuidado intensivo, no creo que alguien pueda tener la fuerza para consultar quién le está atendiendo. Solo esperará que pueda sanarse para agradecer a quien expuso su propia vida para salvarle.

*Sandra Castillo, abogada, @sandra_doly

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here