No le llevó mucho tiempo. El nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo – BID – parece otro. Mauricio Claver-Carone, ex asesor de seguridad nacional de Donald Trump, abandonó el discurso de la ultraderecha que había caracterizado su largo recorrido de lobista y su corta carrera de servicio público.

Tres elementos permiten afirmarlo: el distanciamiento de los republicanos, el tono conciliador hacia los críticos y los mensajes dirigidos a los países más pequeños.

El ocupante de la Casa Blanca le ha dejado claro a todos sus aliados que el reconocimiento del triunfo electoral de Joe Biden será considerado una traición. Aun así, Claver-Carone felicitó al presidente electo de Estados Unidos pocos días después de que éste llegara a la marca de los 270 votos electorales.

A diferencia de Trump, Claver-Carone tendió puentes con sus opositores. Afirmó que llamó a los presidentes de los 16 Estados que se abstuvieron e incluso invitó a críticos como el ex mandatario de Chile Patricio Lagos a tomar un café.

Claver-Carone está dando juego a países que la política exterior de Estados Unidos ignora. El 13 de noviembre, después de calmar la disconformidad mexicana y argentina, Claver-Carone nombró, como vicepresidente ejecutivo del BID, a Reina Mejía de Honduras y, como vicepresidentes sectoriales, a Richard Martínez de Ecuador y a Benigno López de Paraguay. ¿Mermelada o democracia? En todo caso, ninguna de esas naciones, todas las cuales votaron por él, había llegado tan lejos en la burocracia de este banco multilateral.

Al llevar al primer estadounidense a la dirección del BID, la elección de Claver-Carone, el 12 de septiembre de 2020, dejó a la región más fragmentada y enfrentada. Hoy, Mauricio Claver-Carone está tratando de inyectar viabilidad a su presidencia. ¿Lo logrará?

La respuesta depende de dos factores. ¿Caerá en la trampa de poner al BID en el centro de la confrontación de poderes China – Estados Unidos? La mayoría de los Estados de la región intenta evitar una alineación con uno que provoque la ira del otro. Claver-Carone aduce que China tiene una influencia desproporcionada en el BID.

Más importante aún, Claver-Carone necesita conseguir la capitalización del BID. Prometió llevar los préstamos de 12.000 a 20.000 millones de dólares y, para ello, requiere la autorización del senado de Estados Unidos. Patrick Leahy, demócrata de Vermont, segundo al mando del comité de presupuesto, ha dicho que Claver-Carone no es la persona adecuada para negociar un aumento de la contribución. No obstante, no está claro en manos de qué partido quedará la cámara alta y Claver-Carone cuenta con el apoyo de Bob Menéndez, un influyente senador demócrata y, como él, cubano-americano.

Así las cosas, la mutación de Claver-Carone deberá trascender la cuestión de estilo para producir resultados. Si no logra la capitalización, no hay por qué descartar una rebelión latinoamericana, apoyada por Estados Unidos, que provoque un retiro forzado. No hay precedente de ello, pero éstos son tiempos sin precedentes. El tiempo dirá.

*Laura Gil, politóloga e internacionalista, directora de La Línea del Medio, @lauraggils

1 COMENTARIO

  1. A medida que China sigue su ascenso económico ( ya es la primera economía del mundo por Pib ppa y es la única economía desarrollada que crecerá en 2020) deberia ser bastante obvio que Estados Unidos tuviera un mayor interés en capitalizar el BID, más aun cuando los países latinos se muestran tan vacilantes y juegan a reproducir una versión moderna de los no alineados. No brindar apoyo al BID en este momento crítico de la historia lo único que hace es dejar la puerta abierta para que nuevos jugadores con reglas poco claras, recordemos que China no es una democracia y recientemente se ha caracterizado por ser un actor politico poco confiable y displiciente ante las reglas internacionales, entren a imponer sus condiciones y continuen ampliando su alcance. Muy a tener en cuenta en este contexto el papel de nuevos prestamistas internacionales como el Banco de desarrollo de China y el New Development Bank, serán actores clave.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here