Así fue la entrevista que este lunes 6 de julio concedió en Bogotá el señor director de Migración Colombia al diario El Tiempo.

En la misma coincide con apreciaciones que por esta vía hemos formulado y anuncia la puesta en práctica de políticas que hemos solicitado bajo similar argumentación a las planteadas por nosotros.

Por lo que se refiere a lo primero, una cosa obvia: señala que su despacho se prepara para atender a la oleada de migrantes venezolanos que se trasladará a Colombia al pasar los efectos de la pandemia. Lo dijimos aquí: en la medida que la crisis venezolana no presente visos ciertos de solución, vendrán nuevos connacionales a este país, por las razones que todos conocemos.

Respecto de lo segundo, informó que Colombia adoptará para quienes lleguen un nuevo mecanismo de identificación biométrico que se manejará en dos niveles: el primero mediante solicitud que cada interesado formulará a través de su celular generándose en consecuencia un código de barras que, en dicho dispositivo, recibirá, debiendo presentarse a posteriori donde las autoridades establezcan a los efectos de validar la información correspondiente. Concluida las dos fases, el venezolano estará plenamente identificado en el país.

El objetivo del mecanismo es el de saber quién llega, qué sabe hacer, su nivel de preparación y el facilitarle acceso al migrante a salud y servicios financieros. Nada dijo respecto de que permita trabajar, acceder a educación u optar por el emprendimiento. Esperemos estén incluidas esas posibilidades.

Las medidas referidas en la citada entrevista las hemos propuesto desde hace cerca de dieciocho meses insistentemente, haciendo inclusive referencia a que deben hacerse extensivas a todo migrante venezolano que a Colombia quiera venir, inclusive los irregulares que ya aquí están.

Tal como hemos afirmado reiteradamente, en la medida que se nos regularice – si se nos permitiere trabajar con el mecanismo que se implementará – , dejaremos de ser competencia desleal con el colombiano al momento de optar por los puestos de trabajo, pero sobre todo contribuiremos de manera cierta con la economía del país.

La decisión anunciada, cuya implementación esperamos se realice prontamente, conlleva un giro de capital importancia respecto de las políticas públicas aplicadas a los migrantes durante los meses que lleva la actual administración colombiana, acercándolas – por la integración que implican – a las diseñadas por el gobierno Santos.

La identificación del migrante es un tema fundamental para Colombia, por razones de seguridad de Estado. Con dicha decisión, el país, quien llega y sus familias ganan.

Esperemos que la implementación de las decisiones anunciadas se produzca a la brevedad, que sea extendida a quienes aquí ya se encuentran y que por la amplitud de su contenido, permita una incorporación plena del migrante a la vida colombiana.

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. @barraplural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here