Está sometiendo a consulta pública el Ministerio de Salud de Colombia una normativa tendente a permitir que personal de salud extranjero pueda contribuir en la atención que sus habitantes requieren. Algunos alcaldes han llegado más lejos proponiendo, con nacionalidad específica, que médicos cubanos sean recibidos para ello.

He abordado el tema de la atención de salud por parte de personal extranjero desde septiembre de 2018. No es entonces nuevo para mí el tema.

Nuestro foco de atención eran los “Cascos Blancos”, que es una organización del gobierno argentino que, en Colombia, prestó atención de salud a los migrantes venezolanos. Nuestro argumento era que si ese personal, sin realizar en el país estudios de convalidación podía atender a pacientes de nuestra nacionalidad, debería permitírsele a personal venezolano que aquí se encuentra que hiciere lo propio con sus connacionales.

El senador Antonio Sanguino tuvo en meses pasados la gentileza de invitarnos a una reunión virtual en la cual se trató el tema de nuestra migración. En la misma intervine y ratifiqué el planteamiento tendente a facilitar la incorporación de nuestros médicos al sistema colombiano.

En la misma sesión, el doctor Felipe Muñoz afirmó que eso tenía problemas dado que el gremio médico tenía observaciones que lo dificultaban y entiendo que ello deriva de la decisión del señor Chávez de formar “Médicos Comunitarios” en el mismo país que hoy algunos solicitan envíe su personal a Colombia.

La atención del Covid 19 requiere de todo el personal necesario para ello.

Colombia sigue siendo parte del Convenio Regional de Convalidación de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior en América Latina y el Caribe 1974, el cual tiene entre otros objetivos favorecer la mayor y más eficaz utilización de los recursos humanos de la región con el fin de asegurar el pleno empleo y evitar la fuga de talentos atraídos por países altamente industrializados.

A pesar de ello, la normativa implementada a través del Ministerio de Educación y las trabas que instituciones de distinta naturaleza colocan para que pueda facilitarse la incorporación de personal calificado al país lo dificultan.

En Colombia, hay personal de salud venezolano que pudo atender a los migrantes de ese país y que hoy puede hacerlo con toda la población. Lamentablemente, no se ha podido incorporar a ese servicio, en perjuicio de todos.

Es una respetuosa observación.

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. @barraplural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here