Aquí el tema es cómo salir de esto

0
28

Reinstitucionalizar el país es un paso complejo que deberá hacerse por partes, empezando por el poder judicial y siguiéndole inmediatamente el ciudadano, hasta lograr que, en el más corto plazo posible – que corto no lo es y de eso estoy consciente- todos y cada uno retornen a la normalidad perdida.

La Universidad Católica Andrés Bello ha publicado en Caracas la Encuesta de Condiciones de Vida -Encovi – cuyos resultados son tan espeluznantes que el diario El Tiempo de Bogotá en su edición del último día de septiembre de este año colocó como titular principal “En pobreza extrema viven tres de cada cuatro venezolanos”.

Si bien es cierto que las cifras no mienten y de que se ha recalcado que el 94,5% de la población “vive por debajo del umbral de pobreza monetaria”, lo que es una cosa obvia para quienes en Venezuela se encuentran y los que con ella estamos relacionados, en lo personal no me pasó desapercibida la respuesta que el líder del trabajo en cuestión, el Profesor Luis Pedro España, diere a una interrogante que le formularon como complemento al trabajo periodístico.

(Lea también: Venezuela: ruta compleja)

A la pregunta sobre en cuánto tiempo sería posible revertir la situación, su respuesta, que deduzco contundente, fue: “si el país llega a una estabilización que a los agentes económicos y sociales les agrade y pueda volver la inversión a Venezuela (…) este país en tres años podría estarse planteando una agenda distinta. La recuperación puede empezar muy rápido”. Concluye con una frase lapidaria: “aquí el tema es cómo salir de esto”.

¿Cómo salir de esto? He allí el punto en el cual todos deberíamos centrar nuestra atención. El problema, ese que la dirigencia política que se opone a la gestión que ha causado nuestra situación diariamente enuncia, todos los conocemos. El informe, en todo caso, deja el registro para la historia de la realidad que vivimos, de manera que limitarse a enunciarlo es, en términos coloquiales, llover sobre mojado. La responsabilidad obliga a dar un paso más – la propuesta cierta y factible de solución a la situación – y allí toma fuerza, sin ninguna duda, la mesa mexicana de negociación, esa que algunos con interés desconocido, buscan no solo demeritar sino, si les es posible, destruir a cómo dé lugar.

(Texto relacionado: Tres países, dos conductas)

Es ese – así lo afirmo – el escenario a partir del cual puede iniciarse la recuperación, no solo económica sino institucional del país, privilegiando por cierto la segunda pues es ésta la que permitirá a los actores dueños del capital creer que habrá reglas de juego claras y, sobre todo, personas ajenas a la diatriba política que resuelvan, en derecho, las controversias.

Reinstitucionalizar el país es un paso complejo que deberá hacerse por partes, empezando por el poder judicial y siguiéndole inmediatamente el ciudadano, hasta lograr que, en el más corto plazo posible – que corto no lo es y de eso estoy consciente- todos y cada uno retornen a la normalidad perdida.

(Le puede interesar: Venezuela: Otras medidas para su reinstitucionalización)

La sola circunstancia de que las partes en la mesa mexicana, bajo la presencia de testigos y acompañantes, hubieren convenido en iniciar la discusión de una estrategia de acompañamiento tendente a facilitar el camino de la reinstitucionalización, sumado al hecho que, en materia electoral, una misión internacional de observación como la de la Unión Europea se apersone en el país luego de quince años de ausencia, son pasos –pequeños pero importantes y necesarios para avanzar en esa vía de recuperación de la cual habló el profesor España en la entrevista que le hicieron.

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. @barraplural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here