El 22 de noviembre de 2019, una comisión del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de la Nación estuvo atrapada durante dos días en el corregimiento Media Naranja de Corinto (Cauca) debido a hostigamientos de presuntos integrantes de las denominadas disidencias de las Farc. Fueron 18, así como lo leen, 18 funcionarios a quienes, según denunció la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de la Rama Judicial (ASONAL), no se les había garantizado las condiciones de seguridad para salir de allí.

Se encontraban allí para la reconstrucción del homicidio del indígena Flower Trompeta Javí, crimen que se presentó según el Ejército Nacional el pasado 28 de octubre cuando, de acuerdo con la versión oficial, Trompeta Javí murió en el desarrollo de combates con tropas de la Tercera Brigada.

El 5 de noviembre el senador por el Partido de la U, Roy Barreras, citó al entonces Ministro de Defensa, Guillermo Botero a un debate de control político, donde denunció que ocho menores de edad murieron en un bombardeo en el departamento de Caquetá en agosto, pero también mencionó que hay evidencias fuertes de que el crimen de Flower Trompeta Javí habría sido una ejecución extrajudicial, tal como lo denunciaron organizaciones defensoras de derechos humanos y los familiares de la víctima.

Al buscar una entrevista con un vocero de la Tercera Brigada sobre este caso, la respuesta fue que el caso lo ha asumido la Fiscalía General de la Nación, lo que da a entender que no ha sido solicitado por la Justicia Penal Militar. Consultando a su vez con el ente acusador, la Fiscalía confirma que ha sido la seccional Cauca la que ha asumido la investigación y la familia de Flower Trompeta manifestó que ya hay al menos dos abogados representándolos en el proceso judicial.

Al reconstruir estos hechos, llama la atención que el caso lo esté investigando la justicia ordinaria y no la justicia penal militar, en especial si la muerte de este ciudadano habría sido medio de combates tal como lo informó la Tercera Brigada, quienes además señalaron que Flower Trompeta Javí estaba armado.

El senador Roy Barreras también ha señalado que este indígena tiene dos tiros en la espalda según el dictamen de Medicina Legal, hecho que hace pensar que los dos boletines de prensa entregados por el Ejército Nacional sobre este proceso generan más dudas que claridades.

* José Marulanda, periodista de UniCauca Estéreo, @marulojose

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here