Así se hostiga a los testigos electorales en Argentina

0
1352

WP Post Author

Cónsul en Buenos Aires: “Necesito los datos de esa niña, incluyendo los argentinos”

(Lea también: María Ce Mosquera resurge de las cenizas de Machuca)

El pasado lunes 7 de marzo iniciaron las elecciones para Cámara y Senado en el exterior. En esta primera jornada, en la ciudad de Buenos Aires, se presentaron hechos irregulares al momento de dar información sobre las consultas presidenciales y en el conteo de votos. Además, un altercado tuvo lugar entre el cónsul colombiano y una testigo electoral.

Malka y Yessica, miembros del Pacto Histórico y testigos electorales para las votaciones, denuncian hostigamiento, perfilación e irregularidades el lunes pasado durante la jornada electoral.

Como los jurados omitían decirles a los votantes que podían tomar uno de los tres tarjetones interpartidistas y se limitaban a entregar los de Senado y Cámara, Yessica comenzó a informar a la gente sobre su derecho a votar en las consultas, algo que, en principio, solo deberían hacer los jurados mas no los testigos, tal como lo planteó el magistrado del Consejo Nacional Electoral Luis Guillermo Pérez en trino del día 7 de marzo. En consecuencia, los jurados de una de las mesas llamaron al referente de la Registraduría Nacional en el consulado, quien le informó que, según su cargo, “no podía hacer referencia a las consultas”. Esta confusión calentó el ambiente.

Un coronel del consulado se le acercó a Yessica y le dijo que ella “había dicho qué tarjetón de consulta escoger y por quién votar”. Ella negó esta afirmación insistiendo en que solo orientó: “puedes coger un tarjetón de la consulta interpartidista”.

A Malka, el mismo coronel le exigió el documento de identificación argentino fuera del consulado. Ella se negó a entregarlo ya que él es autoridad en territorio colombiano. El hombre recurrió a la policía argentina presente en el lugar para pedir su DNI. El policía lo anotó y, acto seguido, ingresó junto con el coronel, personal de vigilancia y personas de inteligencia al consulado. Así, como se muestra en este video, lucía la entrada al puesto de votación.

Dos personas con sus cédulas inscritas desde diciembre no aparecieron en las listas de votantes. Desde el consulado, no lograron comunicación directa con la Registraduría en Colombia de manera rápida y, solo después de una larga espera, pudieron votar.

Faltando 30 minutos para el cierre de votaciones, llegó el cónsul Jorge Villamizar Trujilo, presionando para que se cerrara la jornada y nadie más entrara a votar. El funcionario de Registraduría permitió que quienes estuvieran dentro ejercieran su derecho.

El conteo de votos fue el momento más tensionante del día. Aparte de Yessica y Malka, estaban presentes dos testigos del MIRA, el Cónsul y la policía colombiana.

En la mesa 1, no se firmaron los votos y en ninguna de las dos mesas se encontró el formulario para sistematizar los votos de las consultas presidenciales.

Malka le recordó a Yessica la toma de fotos de los formularios E-10, E-11 y E-14. Ella comenzó con la mesa 2. En ese momento, estaban sistematizando los últimos dos formatos mencionados, por lo que tomó el E-10 con permiso de los jurados. El funcionario de Registraduría le prohibió tomar fotos del formato alegando la privacidad de los datos que contiene. Vale anotar que el formulario E-10 no contiene más que la lista de los sufragantes, con cédulas sin nombre, y se publica en la entrada de los puestos de votación.

(Texto relacionado: Pido una auditoria del software)

Las fotos de los formularios sí están permitidas. Así lo afirmó el magistrado Luis Guillermo Pérez.

El Cónsul no paraba de quejarse: “si esto iba a ser así todos los días, cuándo se iban a terminar las votaciones”, “que esto no se podía hacer, que por qué tantas fotos” y “que se iba a comunicar con la Registraduría”.

En la mesa 1, el funcionario de Registraduría autorizó la toma de imágenes únicamente del formato E-11. Mientras Yessica se encontraba en esta labor, el Cónsul le gritaba:  “¿a qué le estaba tomando fotos?”, “¿por qué no les preguntaba primero a las entidades oficiales?” “usted no le puede tomar fotos a esos documentos, debo primero llamar a la Registraduría”.

El Cónsul hizo una llamada a la Registraduría en Bogotá. Le decía que “no le parece que se tomen fotos”. Decidió luego, sin autorización de la Registraduría, que el E-14 de escrutinio de mesa es el único formato al que se le podrían hacer fotos. Exigió que las fotos tomadas fueran borradas. Los funcionarios demandaron la entrega de su celular con claves para verificar que no estaba grabando a lo que Yessica no tuvo más remedio que acceder.

El Cónsul le dijo al coronel presente en el lugar: “necesito los datos de esta niña, sacarle de alguna forma el DNI, toda la información posible sobre ella es necesaria, incluyendo los datos argentinos”.

Al momento de entregar las bolsas de seguridad, Yessica hizo una carta de repudio por lo sucedido y la ingresó en dichas bolsas. En esta expuso que el E-10, al ser un documento público, debía quedar expuesto y no guardado como lo estaban. En palabras de Yessica, “el documento quedaba con vulnerabilidad y expuesto a alteraciones posteriores”.

zyro-image_Censurado

(Le puede interesar: La educación cae a pedazos)

*Alejandra Rodríguez Camelo. Comunicadora social – periodista. @Alee1897

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here