Carta a una paisana de la Ciudad Jardín de Colombia

0
128

About The Author

En esta noche cansado llegó a la casa de una amiga, llego del trabajo, de realizar una de esas investigaciones sobre crimen y paramilitarismo que actualmente me quitan el sueño, como decía algún gran académico, “ser investigador es como haber sido alcohólico, despues de serlo una vez, difícilmente es posible dejarlo de ser”. Después de ello prendo un cigarrillo y me tomo un tinto, veo al horizonte y me pregunto ¿Por qué estoy tan extraño? ¿me siento feliz o me siento triste? De inmediato, como cada cinco minutos hacemos en estos tiempos, saco mi celular y veo un estado de Facebook de una persona conocida, tal vez conocida por mí, no creo que ella me conozca, en fin; ella decía: “¿soy la única que tiene miedo de las consecuencias a los resultados electorales este 29 de mayo? Más allá del tema del fraude que se va a presentar (evidentemente). Si gana Petro, ¿La derecha colombiana va a seguir el legado maldito de Latinoamérica y va a orquestar (probablemente) un golpe de Estado? ¿Estaremos próximos a una dictadura militar? ¿Van a dejar gobernar? … Si ganan ellos con fraude o no, ¿Qué nos espera? … En fin, cosas que me quitan el sueño, qué ansiedad”.

Al leer una y otra vez el estado de ella comprendí cual era mi melancolía, comprendí que era lo que me pasaba, al parecer estoy igual de preocupado que Aura Cristina, vamos a llamarla así; en efecto, me preocupa que gane o que pierda cualquiera, tengo miedo de lo que vaya a ocurrir en cualquier escenario, como decía Yuri Orlov el personaje de “el señor de la guerra”: “solo hay dos cosas trágicas en la vida, una es hacer lo que quieres y la otra es no hacerlo”. De este modo me puse analizar los dos escenarios posibles, la verdad solo hay dos, aunque los cantos de sirena hablen de un centro que honestamente no creo que exista.

De esta forma le escribí a Aura Cristina:

Mi querida Aura Cristina, por un lado, si gana el Pacto Histórico, desde el primer día de gobierno le espera al presidente de Colombia una guerra a ultranza con los medios de comunicación, horas y horas de noticias sobre los errores administrativos, los cuestionamientos directivos, las críticas de todo y por todo, es decir, la paranoia de los gremios de siempre, como para lanzar el televisor por la ventana. De igual manera, todos los días de gobierno, una y otra vez las ofensas de los verdes y centristas que ven el próximo gobierno como la oportunidad de colocar presidente en el año 2026, cobrando todos los errores del presidente que esté en el momento. Finalmente, mi miedo aumenta cuando pienso que Petro habrá logrado algo increíble, impensable, darle nuevamente aire al uribismo, desde el día uno de gobierno el centro democrático le cobrará los errores al nuevo gobierno y esto se traducirá en simpatizantes; en fin, como lo mostraba Carl Schmitt: “la política es una relación amigo enemigo”, eres mi enemigo pues te cobro hasta el más mínimo error.

Pero si de hablar sobre escenarios catastróficos se trata, me quede observando el más preocupante, el de la violencia, para nadie es un secreto que en este país mandan las Fuerzas Militares, por ende ¿Cuándo será el golpe de Estado sí gana Petro? ¿será el primer año? ¿será el segundo o el tercero? O, por el contrario, ¿Petro cometerá los errores necesarios para que la izquierda política en Colombia sea sacada de una patada del Palacio de Nariño y jamás vuelva a llegar al poder?

Mi estimada Aura Cristina, el otro escenario es más preocupante, o no sé, imaginémonos que Rodolfo Hernández haya podido cautivar al voto indeciso que vota por las cadenas de WhatsApp, al voto indeciso que se siente representado con la violencia con la que Hernández habla y actúa, al voto indeciso que ingenuamente cree que Hernández fue un buen gobernante, al voto indeciso que le creyó el cuento que él va acabar la corrupción quitando unas cuantas camionetas blindadas y donando su sueldo. Mi amiga, en este escenario el presidente es Rodolfo y lo único que nos espera es colocarnos la cédula en la boca, pues sí siendo alcalde le dio en la jeta a un concejal, ¿qué nos va a pasar cuando salgamos a marchar?

Ahora te cuento mi amiga, que si gana Rodolfo no solo tendré melancolía sino decepción, una vez más ganó la retórica vacía sobre el argumento, una vez más ganó un loco violento que un loco con ideas. Por debajo de cuerda a Rodolfo lo está apoyando la misma clase política de siempre, pues Fico no despegó, esa clase política en procesión está acudiendo a sus eventos de la alta sociedad, el celular del ingeniero no deja de sonar, de La Guajira llegan noticias, del Cesar llegan buenas nuevas, de Córdoba llegan mensajes, todos están con el ingeniero. Si el ingeniero gana, de nada sirvieron los muertos del paro nacional, de nada sirvieron las protestas sin descansar, de nada sirvió que el peso sea la moneda más devaluada de Latinoamérica, de nada sirvió que seamos de las economías más débiles de la región, de nada sirvió que el conflicto armado esté en su tercer ciclo (del que ya no se sale), de nada sirvió.

En honor a la verdad Aura Cristina, el ingeniero probablemente no sea presidente, pero sí se está incubando un estrecho margen de ganancia para el próximo gobernante de Colombia, por ende quede el que quede, la cosa va estar dura, muy dura; reconciliar al país no será tarea fácil, reconciliar a la ciudadanía con la Policía Nacional no será nada sencillo, tampoco va a existir gobernabilidad en el congreso, aunque todo lo anterior es lo que el país necesita, lo requiere a gritos, se requiere construir una nueva Colombia con todos, con los rojos, con los azules, con los verdes, con los fachos, con los mamertos, con todos, todos remando hacia el mismo destino.

Finalmente puedo invitarte respetuosamente Aura Cristina a que no te preocupes más, es probable que el futuro de este país sea el desastre, en cualquier escenario, gane quien gane, como decía Serafín en una novela que solo la vieja guardia conocemos: “en esta casa vamos a necesitar un milagro”.

*Jorge Baquero Monroy. Licenciado en ciencias sociales de la Universidad de Cundinamarca. Mágister en administración pública de la ESAP. Investigador del proyecto Infraestructuras de Paz, agendas políticas y dinámicas organizacionales en la implementación efectiva del Acuerdo Final en Colombia (2016-2022).

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.