Carta desde Ovejas, Sucre: un joven dentro de la caja de cristal

0
465
Sacado de ATN Televisión

Un gestor cultural desde Ovejas, Sucre advierte del peligro de la instrumentalización de la juventud.

Sacado de ATN Televisión

La caja de cristal es representada por la idea de un joven colombiano que no tiene voz ni voto y ni siquiera es consciente de ello. En el transcurso de mi juventud, decidí guardar silencio y hoy puedo reconocer que, en lo más profundo de mi ser, fui escéptico de la idea de que pudiese nacer un clamor nacional incitado por los mismos jóvenes. Su fin es, como decía Luis Carlos Galán, alcanzar una nueva sociedad donde los ideales de democracia y la construcción de una paz social fueran la semilla de un mejor país.

Pienso en las elecciones de los consejos de juventudes y recuerdo por allá en el  año 2017, cuando recién llegué al municipio de Ovejas, Sucre, una tierra con la que me identifico mucho. He podido observar cómo el paro nacional marcó un antes y un después, con las movilizaciones lideradas por grupos de jóvenes. Pareciera que, en Ovejas, Sucre y en los demás pueblos de Colombia, existe una madurez dentro de la cultura política de los jóvenes que les permite desbancarse de los grandes grupos tradicionales que saben aprovechar los clamores nacionales para fines electorales y personales. 

Un ejemplo de años pasados es el de las plataformas municipales de juventud direccionadas por la ley 1622 de 2013 que, más que construir una cultura política que genere una identidad a los jóvenes, terminó volviéndose en un ente de participación concebida como dependencia de las administraciones locales. No pueden manejar recursos, lo que hace mermar la independencia de los grupos constituidos dentro de las plataformas. 

(Lea también: El GLP al alza)

Plataformas de las juventudes. Son escenarios de encuentro, articulación, coordinación y concertación de las juventudes, de carácter autónomo asesor. Por cada ente territorial municipal, distrital y local deberá existir una plataforma, la cual será conformada por un número plural de procesos y prácticas organizativas, así como por espacios de participación de los y las jóvenes. Ley 1622 de 2013

¿Cuál es, entonces, el problema de fondo?

Podríamos responder que la falta de incidencia que tienen estas plataformas municipales de juventudes en la población, que es su razón de ser.

En cierta ocasión, tuve el placer de charlar con una gran figura nacional y ser humano que me expresó con una duda que no entendía.

(Texto relacionado: Hacer de todo, no hacer nada bien: Policía Nacional)

¿Por qué, a pesar de la inteligencia y capacidad de los jóvenes de mi departamento Sucre, éstos terminaban por cansarse con la participación política?

Hoy puedo responderle que esto se da por la falta de conciencia del enfoque diferencial que genera el Gobierno nacional con este tipo de espacios, que están destinados  a terminar siendo un bastión de grupos políticos locales o, aún peor, un espacio sin participación juvenil por la falta de incidencia real que tienen los jóvenes en los sucesos sociales de los cuales ellos quieren ser partícipes. 

Ante tanta violencia y dolor, la solución parece estar en darles espacios a los jóvenes, no sin olvidarse del verdadero problema, que es la cultura política. Nos enfocamos en no darle visibilidad a los jóvenes en la cultura. Casos como la exclusión a reuniones importantes como lo son los PDET e incluso la misma plataforma de jóvenes terminan invisibilizando a esa población, al no darle la oportunidad de la creación de procesos políticos propios. 

Aclaro aquí que participaré con mi voto en las elecciones a los concejos de juventudes pero expreso que éstas están pensadas para un joven dentro de una caja de cristal donde los municipios como Ovejas, Sucre, con jóvenes capaces, terminan siendo parte de un status quo, sin generar un cambio verdadero. Las elecciones, en ciertos casos, son movidas por grupos con intereses en aquellos jóvenes de 14 a 28 años para que no generen un impacto real en la realidad del joven de a pie, aquel que quiso romper la caja de cristal en el paro nacional. Quieren que tengamos una imagen pública y no una voz propia. Me pregunto día a día que sería de los espacios creados para la participación si existiera incidencia, si el Estado respetara y apoyara a la juventud, que hoy se cuestiona:

(Le puede interesar: Dime a quién defiendes y te diré qué representas)

¿Qué es una plataforma de juventudes? 

¿Para qué sirve?

¿Cómo puedo participar?

He escuchado aquellas preguntas desde que llegué a Ovejas y he comprobado que ahí está el camino para que como sociedad y juventud derrotemos y saquemos de su silencio al joven artista, gestor cultural, participante de  plataformas de juventudes y futuros consejeros de juventudes. Parece que como siempre, tal vez por los caprichos de la historia, dependerá de nosotros el fin del joven dentro de la caja de cristal.

*Julián Enrique Beltrán Méndez, gestor cultural, Ovejas, Sucre

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here