martes, octubre 26, 2021

El Fedegan de la Nacional: una historia de acoso sexual

Este “Fedegan” nacido en la Nacional fue objeto de una de las más de 100 denuncias anónimas de...

Una columna para Jerónimo Uribe

Está en el poder de Jerónimo redefinir su apellido, como lo han hecho Pizarro, Tovar y Leyva. La...

Éste, mi dinero sucio

Hace unos días, el docente y científico analista de datos, David Camargo publicó un artículo titulado Papel Moneda...

Los murales de Bogotá: El mundo real está en la calle

El muro, aun siendo símbolo de división, frontera y privatización del espacio, es posibilidad. El...

Distrito Chocolate, el cacao y la paz

Distrito Chocolate se convirtió en la personificación de la esencia campesina, de la capacidad de resiliencia y del...

República Bolivariana de Colombia

Cae gota a gota el maquillaje del rostro de nuestra utopía uribista, mostrando así la auténtica distopía orwelliana:...

Lalis en Twitter, el infierno de los débiles

Hace unos días, se volvió viral una foto que se mantuvo como tendencia nacional varias horas. Era la...

María Isabel Urrutia: Fuerza, poder y convicción

“La esperanza la pongo en el pueblo colombiano; el país no lo va a cambiar el presidente Duque:...

El dilema del prisionero y la ética pública

Un crimen. Cero pruebas. Dos compañeros sospechosos. Con los posibles delincuentes aislados en salas aparte, un hábil juez...

No dejaré a la comunidad sin información: periodista al ELN

Mientras que un par de “periodistas” se sacan los trapitos al sol ante los miles de colombianos que...

Lo más visto

Marramucia en Caracas

La mesa de negociación en México es el instrumento que los venezolanos, obligados por nuestra circunstancia, tenemos para...

En vos confío