Ceballos, con el agua al cuello; Cuba, reivindicada

2
2438

Miguel Ceballos exhibió la hipocresía de este gobierno, la incoherencia de su política exterior y, en últimas, la ineptitud de quienes nos gobiernan.

Miguel Ceballos considera que un reproche al Alto Comisionado de Paz equivale a un ataque a la institucionalidad. Así lo dijo en entrevista con El Tiempo del 9 de mayo de 2021. Ante una lluvia de críticas y con el objetivo de defenderse, dio a conocer el avance de los diálogos confidenciales con el Eln. Al hacerlo, develó la hipocresía de este gobierno, la incoherencia de la política exterior y, en últimas, la ineptitud de quienes están al mando. Mientras se avanzaban conversaciones en La Habana con la plena autorización del gobierno, se denunciaban los protocolos suscritos con este grupo guerrillero, se solicitaban órdenes de Interpol, se emprendía una campaña internacional contra Cuba y se expulsaba a uno de sus diplomáticos. 

“Quienes piden mi renuncia al argumentar algo que es falso no es solo injusto conmigo sino con las Naciones Unidas y con el Vaticano. No se dan cuenta que deslegitimar al Comisionado de Paz es deslegitimar la institucionalidad del Estado. La ley me obliga a verificar la voluntad de paz y en esa verificación no solo he empeñado estos años sino toda mi vida. Siempre me he esforzado por buscar caminos de entendimiento y paz”. Esto afirmó Miguel Ceballos. 

Uno entiende su preocupación. Un Alto Comisionado de Paz, que parece amar la confrontación armada más que la solución negociada, no resultaba la elección más acertada para adelantar un diálogo con la ciudadanía movilizada en paro. Aun así, en una movida que desafía el más mínimo sentido común, el presidente Duque lo puso al frente. 

(Lea también: La Canciller Blum circula video que acusa a Petro de terrorismo)

Ceballos necesitaba legitimarse con algo y, por eso, violó la confidencialidad acordada, para sorpresa de todos los intervinientes. Es más, toda la entrevista de El Tiempo no es más que un ejercicio de validación. Intenta allí recoger tres años de palabras incendiarias, actitud beligerante y obstaculización a la paz. Después de haber soltado la lengua, se vio obligado a emitir una declaración formal por escrito y en video.

Durante 17 meses, se llevaron a cabo 28 reuniones de las cuales cuatro tuvieron lugar en la isla. En los encuentros en el exterior, participaron Darío Echeverri, Secretario General de la Comisión de Conciliación Nacional; Carlos Ruiz Massieu, Representante Especial del Secretario General de la ONU; Raúl Rosende, Director de Verificación de la Misión de la ONU; y personal de la Cancillería de Cuba, así como de un delegado de Noruega. Roberto Menéndez, Jefe de la Misión de la OEA, no fue parte de las delegaciones en Cuba.

La revelación de los diálogos deja las siguientes reflexiones.

  1. Cuba volvió a dejar evidencia de su compromiso con la paz de Colombia

Diez días después de la última reunión en Cuba, el gobierno de Colombia seguía insistiendo “para que se proceda sin demora a la extradición al país de los miembros del Eln que permanecen en la isla, quienes, como jefes y miembros de los cuadros directivos de esa organización, son y serán responsables por hechos de violencia que comete el Eln contra Colombia y sus ciudadanos”, una solicitud del gobierno desde enero de 2019, cuando tuvo lugar el atentado en la escuela de policía General Santander.  

(Texto relacionado: Un mea culpa, una felicitación y una respuesta)

Al parecer sin darse cuenta, Ceballos dejó claro el sinsentido y miopía de exigirle a Cuba, país garante y anfitrión de los diálogos,  la captura y entrega de los miembros del Eln que estaban en su territorio, desconociendo el protocolo suscrito entre ese grupo y el Estado colombiano.

Cuba podría haber expuesto la doble faceta de gobierno colombiano. No lo hizo. Este país debió soportar la enemistad de Colombia durante estos últimos tres años y, aun así, desde hace 17 meses, pone su territorio y ejerce buenos oficios para unos diálogos exploratorios. 

Mantuvo silencio hasta cuando la cancillería hizo incidencia ante la Casa Blanca para que Cuba fuera incorporada a la lista de países que “no cooperan en los esfuerzos contra el terrorismo”. Recordemos el desatino del Alto Comisionado Ceballos al celebrar la inclusión de Cuba y presentarlo como un espaldarazo al gobierno de Colombia. Soportó callado que uno de sus diplomáticos fuera expulsado del país, acusado de promover las movilizaciones.

Resulta que, en secreto, Cuba estaba apoyando a un gobierno de malagradecidos.

2. El gobierno no se mueve un ápice

Los temas discutidos por la delegación del Eln, presidida por Pablo Beltrán, y los representantes de la Iglesia, la ONU y los países garantes giraron en torno al cese al fuego, el reclutamiento de menores, las minas anti-persona y el secuestro. 

(Le puede interesar: Estado y medicina pública, el secreto de la vacunación en Israel)

El Eln pidió un imposible: el cese al fuego bilateral; el gobierno exigió el cumplimiento de condiciones para el diálogo directo. La guerrilla envió el mensaje de estar dispuesta a discutir lo necesario para el inicio formal de una negociación. Pero el gobierno rechazó la propuesta de una reunión bilateral.

Los acercamientos produjeron algunos resultados humanitarios. Varios secuestrados fueron liberados como resultado de los diálogos exploratorios. Por ejemplo, en junio de 2020, el Eln entregó a seis secuestrados; el 15 de febrero pasado, a dos soldados. Estos gestos no fueron considerados suficientes por Ceballos.

En últimas, las declaraciones de Ceballos ahora ponen de presente que el gobierno de Duque reconoce la existencia de una contraparte en La Habana, así como la relevancia de Cuba en la búsqueda de la paz negociada. ¿Qué opinará el Centro Democrático?

*Laura Gil, politóloga e internacionalista, directora de La Línea del Medio, @lauraggils

2 COMENTARIOS

  1. BUENISIMO ARTICULO LAURA. A GLOSTORA NO HAY QUE CREERLE NADA, LO UNICO QUE SABEN DECIR ES QUE ESTAN BUSCANDO LA PAZ SI PERO SIN IMPUNIDAD.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here