Control político a los Supérate Intercolegiados en Bogotá

0
90

En la segunda quincena de enero de 2021, la Comisión de Gobierno del Concejo de Bogotá llevó a cabo el debate de control político sobre la proposición 248 de 2020: “inversiones en el proyecto Supérate Intercolegiados”, citado por los honorables concejales de la bancada liberal, y con citación por parte del gobierno distrital a la Secretaria de Educación de Bogotá, Edna Bonilla Sebá, PhD., y la Directora del Instituto Distrital de Recreación y Deporte – IDRD -, la ing. Blanca Durán.

La Dra. Edna Bonilla en su intervención, para la cual disponía de 30 minutos, le dedicó la mayor parte del tiempo a un informe sobre otras  actividades del deporte y la actividad física en el Distrito y al tema de la citación dos minutos que  resumo en una línea:  la Secretaría no tiene inversión directa (en referencia a los Juegos Supérate) pero tiene responsabilidades – apoyos logísticos de la secretaría en movilidad -, responsabilidad que diría yo no recae en los planteles educativos sino en los 1.669 docentes de educación física y deportes en los colegios públicos (que dijo ella tiene el Distrito) y en un número mucho menor de docentes de los colegios privados que son los encargados de realizar las inscripciones en la plataforma Supérate del hoy Ministerio del Deporte (antes COLPEPORTES), que en su mayoría no acompaña los estudiantes a las competencias.

Cabe anotar que no me extrañó lo poco que tenía que decir la Secretaria de Educación Distrital sobre estos juegos, teniendo en cuenta que ella tuvo su nombramiento el 1 de enero de 2020 y en 2020 los Juegos Supérate del Ministerio del Deporte fueron virtuales y Bogotá no participó.  Le preguntaría a la Dra. Edna, aprovechando el tema que tocó sobre deporte y actividad física en el Distrito, cuál ha sido el aporte que ha dado Bogotá en formación de semilleros deportivos, aumento de la base deportiva 2012 – 2019 y detección de nuevos talentos articulado al Sistema Nacional del Deporte – SND -, primero con el llamado  programa 40×40 en la alcaldía del Dr. Petro, 2012 a 2015, y luego TEC (Tiempo Escolar Complementario) en la alcaldía del Dr. Peñalosa, entre 2016 y 2019.  

Me adelanto en la respuesta diciendo que en natación tengo un caso que conocí en carreras y otro de clavados del cual me habló un directivo de la Liga de Natación de Bogotá. ¿En natación dos casos en ocho años?, ¿Cuál es el balance inversión/beneficio para la juventud bogotana? Esta pregunta debería tener una respuesta para trazar el camino 2020 a 2023 del programa que, en la alcaldía de la Dra. Claudia López, tomó el nombre de JEC (Jornada Escolar Complementaria).

Para regresar al tema de los juegos Supérate, y en lo que concierne a la Secretaría de Educación, estos juegos deberían ser para estudiantes deportistas, pero se convirtieron en su fase distrital en un chequeo más de la Liga de Natación de Bogotá. La gran final nacional se volvió un campeonato nacional interligas más de la Federación Colombiana de Natación porque prácticamente solo llegan allí deportistas del SND que son estudiantes, lo cual se puede constatar en la verificación de listado de inscripción vs competidores reales en las pruebas. ¿Éste es el objetivo?

Pienso que los juegos Supérate en el Distrito deben continuar, pero hay que hacerle unas transformaciones de fondo en su carta reglamentaria y de organización:

1. La responsabilidad debe estar en la Secretaría de Educación Distrital y en el IDRD. Hoy, la Secretaría no tiene un papel protagónico en los juegos. Muchos profesores por su propia motivación o presionados por los padres inscriben los estudiantes en la plataforma del Ministerio y unos pocos los  acompañan a las pruebas con lo cual la lista de inscritos menos la lista de participantes reales tiene números positivos elevadísimos. El IDRD se limita con ese número de inscritos a hacer las inversiones para el evento, con montajes que podrían ser menores e inversiones menores teniendo en cuenta los competidores reales.

2. No hay una articulación del programa JEC- TEC- 40×40 de la Secretaría de Educación al programa de alto rendimiento del Distrito y, por consiguiente, al SND, el JEC- TEC- 40×40 va por un lado y el programa de rendimiento deportivo distrital va por otro. Si esto no se corrige, los Centros de Felicidad – CEFE – no cumplirán su papel y muy seguramente no contribuirán al desarrollo del deporte competitivo en la ciudad.

3. El IDRD contrata operadores logísticos para realizar los eventos de la fase distrital y luego estos van y contratan las ligas deportivas para que los ejecuten. ¿Por qué no se hace un convenio amplio IDRD – Liga – Secretaría donde se abarque todo desde la actividad física hasta la formación deportiva e integración al SND?

Nuestros hijos han tenido la desventura de haber nacido en un país de Latinoamérica, la región más desigual y sin oportunidades del mundo, sólo comparable al continente africano (el más pobre y el segundo en desigualdad), llevando la peor parte si se es mujer, con altos índices de desempleo y acentuado trabajo informal, y donde el 40% o 50 % de la riqueza está concentrada en una muy pequeña élite económica, una de cada tres personas es pobre y el índice de Gini muestra grandes desigualdades en el ingreso. Si se analizaran otros indicadores como patrimonio, propiedad de la tierra, riqueza de los recursos naturales y educación, la desigualdad en cifras reflejaría nuestra dramática realidad.

Pertenecemos como país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y estamos en los últimos lugares por nuestra desigualdad e indicadores de bienestar. Somos el foco rojo en competencias de los alumnos en la evaluación de PISA y en esperanza de vida 74,6 años cuando la media es 80,5. ¿Entonces?

¿Cómo vencer esta desigualdad? El informe Oxfam dice: “la clave para lograr una rápida recuperación es construir una economía más humana y justa”, lo cual equivaldría que las élites minoritarias dueñas de la riqueza invirtieran en el desarrollo del país para beneficio de la mayoría. Esto no va a suceder y esta pandemia lo ha mostrado, porque los ricos son más ricos y los pobres hemos perdido lo poco que teníamos; ¿Qué nos queda? Exigir un programa gubernamental para que nuestros hijos tengan  una combinación de  educación y deporte (en ese orden), para que busquen sus propias oportunidades e intenten acceder a educación  universitaria de nivel, por medio de la excelencia académica o del talento deportivo, una educación de nivel que la mayoría de nosotros como padres de una clase económica empobrecida y endeudada no podemos darles. No es sólo un sueño; puede ser  posible y lo vemos en jóvenes que hoy están en exitosas  universidades por medio del deporte como en Southem Methodist University, Campbellsville University , The University of Findlay…. y muchas otras, mostrando que sé es posible romper las barreras de la desigualdad por medio de la educación y el deporte.  Los programas distritales, llámese JEC- TEC- 40×40 o Supérate Distrital, pueden ser el camino y no el gasto y despilfarro que son hoy en una unión Secretaría de Educación – Liga Natación de Bogotá – IDRD y los CEFEs, una vía para la educación y el deporte en cada localidad con proyección al SND.

*José Fernando Botero Gonzalez, padre de Sebastián y la nadadora Valentina, ingeniero químico y dueño de dos records Guinness en la organización de catas de bebidas alcohólicas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here