La Tercera Guerra Mundial es contra el coronavirus. La nueva enfermedad COVID–19 es altamente contagiosa y se ha expandido rápidamente desde su aparición en China en diciembre de 2019. COVID–19 amenaza con desestabilizar el orden global en el largo plazo. Ya ha probado ser capaz de saturar los sistemas de salud de países poderosos y sus economías. Cerca de un enfermo de cada cinco debe ser hospitalizado y uno de cada 25 muere. Hoy cientos de países luchan por controlarla en lo que parece una guerra mundial.

El Presidente de la República y su equipo han sido lentos en reaccionar ante la novedad de tan rápida y letal amenaza, y eso podría ser muy costoso para nuestra sociedad. Algunas lecciones aprendidas por los primeros países en padecer la enfermedad aportarían el marco correcto para enfrentar este reto a la seguridad nacional. Solo trabajando juntos tendremos la opción de salir airosos.

1. La erradicación de la enfermedad es posible.

…antes de que se extienda a la mayoría de la población o se vuelva endémica. China ya parece haberla controlado y países como Corea han hecho un progreso esperanzador en ese sentido. No intensificar esfuerzos precautorios a la altura de tal reto desconocido conlleva el conflicto ético y político de rendirse a que se pierdan miles de vidas. Algo contrario al propósito de un gobierno, y al poder que se le ha cedido en las urnas.

2. Las claves están en hacer pruebas a gran escala y coordinar con las comunidades la reducción del contacto social al mínimo necesario conforme a zonas de riesgo definidas.

Vemos que esto no es un asunto de salubridad o de mera higiene personal. En su inicio, el Gobierno le entregó la batuta al Ministerio de Salud y éste la delegó a los individuos («La medida más importante para evitar contagio es lavarse las manos. Reduce el contagio en 50%»). El problema es que la delegación de sus tareas no los eximirá luego de la responsabilidad.

No. Esto es un asunto de seguridad nacional. Más dramáticamente.

3. Es una guerra y el enemigo es inasible y muy rápido.

No es exageración. Estamos lidiando con una pandemia global, una «guerra» de la humanidad entera contra un virus. Esto es crucial, las medidas higiénicas de un mercado en China amenazaron el orden global y al mundo entero le interesa que cada país encierre al virus en un laboratorio para que no salga de allí jamás, ni su descendencia, ni sus amigos.

Pero cada país en estos primeros meses tendrá que dar lo mejor de sí para pasar la emergencia y, apenas se pueda, para adaptarse al orden social que surja post-COVID–19 y ajustar esos planes de atención de emergencias nacionales, ya sea para el próximo microbio, una amenaza por Internet, el desafío climático o las nuevas formas de guerra y terrorismo que están apareciendo.

En Colombia, solo ante las primeras decenas de casos apareció el Gobierno y reaccionó torpemente con un «estado de emergencia» improvisado. Contrastemos con la disciplina que Francia ha activado, paso a paso, aunque un poco tarde, su plan de pandemia, que hace parte de sus planes de manejo de crisis. Entonces,

4. Es el Gobierno que debe tomar las riendas como guía.

… de los gobiernos departamentales y éstos, de los municipales/territoriales y aquellos, de las organizaciones comunales. La acción debe ser multinivel. El foco debe concentrarse en comunidades apoyadas por gobiernos. Cada familia e individuo deberán ayudar a su comunidad, suponiendo que los gobiernos ya se han asegurado de su supervivencia.

Repito, primero es la acción de los gobiernos: 1) cerciorarse de proveer las necesidades básicas de techo, agua, cadenas de abastecimiento de insumos y alimentos, seguridad, y de atención en salud. Esa protección debe enfocarse en las comunidades vulnerables: personal salud, trabajadores informales, trabajadores sexuales, personas mayores, habitantes de la calle, refugiados, desplazados, presos, indígenas, campesinos, afros y todos aquellos que no estén organizados o lejos de centros de salud 2) asegurar la detección temprana y el aumento en la capacidad de detección con decenas de miles de pruebas diarias y, finalmente, 3) promover la reducción del contacto social de acuerdo con zonas de riesgo en cada nivel.

5. Mientras más se demoren los gobernantes en facilitar la acción comunitaria, más costoso será para la mayoría.

…en el largo plazo, empezando por las vidas que se perderán con cada día de mora. Para dar un ejemplo de crecimiento exponencial, en una semana, España pasó de admitir cerca de 500 enfermos nuevos por día, a cerca de 2.000, y, en ese mismo periodo, Italia pasó de cerca de 350 muertos diarios a cerca de 800. Cuando las camas en los hospitales se acaban, las órdenes de ataúdes aumentan.

6. Esta amenaza mundial es todavía desconocida.

En un mundo superconectado, esta amenaza podría significar la ruina. No tenemos idea de las muchas consecuencias a mediano y largo plazo que pueda dejar en nuestras sociedades. Ante tal peligro desconocido e indiscriminado, la humildad va primero. Nadie tiene un conocimiento profundo de a qué nos estamos enfrentando. Pero no saber con que se está tratando no quiere decir que no haya un curso claro de acción. Al contrario, como el matemático Taleb nunca se cansará de repetir,

7. Mientras más incierto el panorama futuro, más claras las medidas a tomar.

…medidas que eviten a toda costa que alguna comunidad caiga en la ruina y cuyas consecuencias sean las menos dañinas. Precaución máxima. Para la tranquilidad de los gobiernos, ya comunidades de todo el mundo se han organizado y desarrollado medidas, que se van mejorando semana a semana y que podemos adaptar a nuestro caso.

El sitio endcoronavirus.org ya ha recopilado guías de respuesta para individuos, familias, empresas, comunidades y gobiernos. La tarea que no parece ocurrírselesya está hecha. Es cuestión de que tomen las guías y las socialicen con las comunidades, ojo, no por medio de órdenes, si no de la colaboración. Juntos es la única opción.

*Daniel Orrego, ingeniero de sistemas, analista de riesgo y miembro de endcoronavirus.org, @acataleptico

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here