De cifras y resultados

0
65
Foto de andriano_cz

Nos guste o no, en noviembre habrá elección y ella para una parte sino para toda la comunidad internacional, según las condiciones que finalmente se alcancen, será válida, legal y legítima, así nos disguste el resultado.

Foto de andriano_cz

(Lea también: Regularización institucional)

Se discute actualmente en nuestro país el tema de quiénes concurrirán a votar o no en las elecciones regionales y municipales convocadas para el próximo mes de noviembre. El ambiente que observo me recuerda mucho al que presencié en el 2004-2005 cuando hasta yo me abstuve de votar en los comicios regionales, municipales y parlamentarios que se realizaron a posteriori del referendo revocatorio del 15 de agosto del 2004.

Al día de hoy, según los datos que aportan prestigiosas empresas encuestadoras venezolanas, el 53% de quienes están habilitados para votar dentro de cuatro meses en los referidos comicios participaría en ellos. Así las cosas, si todos concurrieren a hacerlo – contrastándolas con las cifras oficiales de la época – serían 2,47% más de personas de las que asistieron a la elección regional del año 2004 y 16,2% más que las que votaron en las municipales previas a las parlamentarias del 2005.

Si analizamos en frío las cifras mencionadas, pareciere que, a pesar de las críticas que se le hacen el Consejo Nacional Electoral y a las condiciones que imperan internamente en el país, que son algunos de los más fuertes argumentos que se utilizan para abstenerse en los próximos comicios, tantos o más venezolanos que en aquellas ocasiones que menciono están dispuestos a hacerlo el penúltimo mes de este año, lo que debería llamar la atención de quienes a ello rotundamente se niegan. Sería un error atribuirle a quienes quieren votar que son todos chavistas-maduristas o alacranes y que el resto – los abstencionistas – son la gente decente y respetable que no se presta a ningún tipo de maniobras validadoras del actuar político de esta Venezuela de nuestra época, lo que es una errónea percepción. En esos comicios habrán de participar y abstenerse de hacerlo ciudadanos de todo tipo, dado que la honorabilidad no es exclusiva de un sector.

(Texto relacionado: Distinta costumbre)

La circunstancia de observar que buena parte de la dirigencia política del país, aun sin haber manifestado plenamente su decisión de concurrir al proceso, se encuentra en la calle, incluyendo a muchos de aquellos que se afirman abstencionistas pero que no pierden un solo dia en realizar actos político partidistas contrarios a la prédica que por las redes hacen de llamamientos de intervención de terceros en nuestro país, debería llamarnos a todos a la reflexión.

Se me dirá que las cifras son solo eso – números – y yo concuerdo con ello pero resulta que, en materia electoral, en Venezuela, uno que votó vale más que todos los ausentes restantes. Ésa es una realidad indubitable y los resultados a la vista están.

Si los datos de participación electoral que al día de hoy las encuestas reflejan corresponden con la realidad – y no tengo por qué dudarlo – queda negada, entre otras afirmaciones, aquella según la cual la gran mayoría del país no participará en comicios electorales que no sean los presidenciales. Nos guste o no, en noviembre habrá elección y ella para una parte sino para toda la comunidad internacional, según las condiciones que finalmente se alcancen, será válida, legal y legítima, así nos disguste el resultado.

(Le puede interesar: La vivienda de los y las migrantes, interesante resultado)

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. @barraplural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here