Los miembros colombianos de Puentes Ciudadanos Colombia Venezuela (PCCV), ante el avance de la pandemia que pone en riesgo a venezolanos y colombianos y las recientes decisiones del gobierno de Estados Unidos, que escalan las tensiones entre Estados Unidos y Venezuela, llamamos la atención sobre lo siguiente:

La formulación de cargos contra Nicolás Maduro y funcionarios de gobiernos chavistas en una corte de Nueva York, acompañada de recompensas para sus capturas, así como el despliegue militar aéreo y naval por parte del gobierno de los Estados Unidos, dificultan los intentos de apertura humanitaria que se estaban llevando a cabo entre Colombia y Venezuela y complican la atención de millones de personas en la zona fronteriza.

Las medidas adoptadas por los gobiernos nacionales (Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela) para el manejo de la pandemia, así como su dependencia de empleos informales y la falta de vivienda permanente, convirtió a los migrantes en infractores de las normas de confinamiento, lo que disparó la persecución policial y judicial y multiplicó las expulsiones.

El bajo registro de la enfermedad en Venezuela estimuló procesos de retorno, con gran cantidad de familias y personas en las carreteras que se van agolpando en zonas de entrada, ante la falta de preparación en ambos países para el retorno migratorio masivo a Venezuela.

Las condiciones actuales de peligro de contaminación y desempleo, junto a la creciente imagen de que los mayores infractores de las normas de confinamiento obligatorio son los venezolanos, han recrudecido la xenofobia en Colombia y abierto la puerta a nuevos criterios para definir el acceso a los derechos de ciudadanos y extranjeros.

La comunidad binacional en la frontera está a la deriva y sumida en una profunda crisis de supervivencia, que reclama una respuesta inmediata por parte de los dos países y sus pueblos hermanos.

En consecuencia,

Exhortamos al establecimiento de canales de comunicación entre las autoridades nacionales y territoriales de los dos países para un mejor diagnóstico de la pandemia, que permita ofrecer una respuesta binacional e integral a la emergencia de salud pública en la frontera.

Recomendamos a los gobiernos de Colombia y Venezuela y a las autoridades locales de ambos países facilitar la movilidad de los organismos de carácter humanitario, organizaciones de la sociedad civil e iglesias, que vienen prestando asistencia sanitaria y abastecimiento de medicamentos y alimentos.

Instamos a Migración Colombia a establecer, en coordinación con ACNUR, la Cancillería y las autoridades departamentales y locales, albergues o centros de atención inmediata para la población migrante, así como avanzar en su regularización mediante un registro único y permanente que dé cuenta tanto de su condición sociodemográfica como de opciones de inserción social y laboral.

Recordamos la importancia de la implementación del Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes 2020 (RMRP), que requiere de mayor visibilidad y mayor seguimiento.

Pedimos la reactivación del comercio binacional con base en la Declaración de Principios de 2010 y el Decreto 869 de 2016, que facilitan el diálogo y la cooperación.

Recordamos que el cierre de los pasos fronterizos formales profundiza la presencia y accionar de grupos violentos y criminales dedicados al contrabando, el narcotráfico, la minería ilegal, la trata de personas, la explotación sexual y el reclutamiento de menores, los cuales regulan de manera ilícita los flujos entre los dos países.

Apoyamos a los gobiernos nacionales y a los gobernantes de frontera en la ejecución de acciones para la apertura de los puentes y pasos legales para disminuir así la capacidad de la delincuencia y el agravamiento de las condiciones de vida en esa zona.

Llamamos a impulsar el estudio y la comprensión de las condiciones de la discriminación y la xenofobia como base para una campaña pedagógica nacional, departamental y local que las combata.

Reiteramos la demanda de restablecimiento de relaciones consulares entre Colombia y Venezuela como una contribución al manejo integral y humanitario de la grave crisis de salud pública que se enfrenta, sin distingo de nacionalidad.

PCCV mantiene su apuesta plural y diversa en favor de una diplomacia ciudadana binacional y regional para apoyar los diálogos y acuerdos entre los distintos sectores sociales y políticos, y en favor de una salida política, pacífica y democrática en Venezuela, decidida por los venezolanos.

En cumplimiento de estos objetivos, PCCV ha realizado varios diálogos y foros ciudadanos colombo-venezolanos en los que propone y trata de ambientar alternativas viables, urgentes y necesarias, y organizó un concierto de la orquesta binacional como un acto simbólico de reconocimiento de la riqueza cultural, la unidad binacional y el rechazo a la xenofobia.

  1. Gerardo Ardila, Centro de Estudios Sociales, Universidad Nacional de Colombia.
  2. Ariel Ávila, PARES.
  3. Kristina Birke Daniels, FESCOL.
  4. Luis Eduardo Celis, PARES.
  5. Pilar Gaitán, La Paz Querida.
  6. María Teresa Garcés, La Paz Querida.
  7. Mauricio García, Servicio Jesuita a Refugiados, en Colombia.
  8. Daniel García-Peña, Universidad Nacional de Colombia.
  9. Laura Gil, Centro de Opinión La Línea del Medio.
  10. Ramón Jimeno, Colombia.
  11. Silvia Leal, Servicio Jesuita a Refugiados, en Colombia.
  12. Martha Márquez, Instituto Pensar, Universidad Javeriana.
  13. Carlos Mejía, Oxfam Colombia.
  14. Carmenza Muñoz, CINEP.
  15. Armando Novoa, Exmagistrado del Consejo Nacional Electoral de Colombia.
  16. Hugo Ramírez, Semillero de Investigación, Universidad del Rosario.
  17. Socorro Ramírez, Universidad Nacional de Colombia.
  18. Ronal Rodríguez, Observatorio de Venezuela, Universidad del Rosario.
  19. German Umaña, Universidad Nacional de Colombia.
  20. León Valencia, PARES.

20 de abril de 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here