Distrito Chocolate se convirtió en la personificación de la esencia campesina, de la capacidad de resiliencia y del poder de creatividad que muchos empresarios darían millones por tener.

Colombia hace parte de esos países con recursos tan demandables a nivel mundial como el café, las flores, las telas e inevitablemente, también la coca. Según un informe de la ONU en 2017, Colombia producía hasta el 70% de la cocaína vendida a nivel mundial. Esto, por supuesto, impulsado por la gran ola de narcotráfico que el país sufre en la década de los 2000.

A pesar de vivir con el flagelo del narcotráfico y el estereotipo de Colombia como país de drogas, la historia da un vuelco en 2014. Una de las regiones que empezó a apuntarle a una nueva forma de negocio se encuentra en Boyacá y vio en el cacao una forma para hacer la transición de la coca a la producción de cacao hecho en casa.

La transición de los cultivos de coca a los de cacao es un fenómeno que se ha dado a nivel nacional. Se inició erradicando más de 7.200 hectáreas de coca en tres municipios del occidente de Boyacá, estableciendo así 4.600 hectáreas de cacao.

“Cuando se habla de sustitución, siempre se habla de cacao, ya que cumple esas necesidades que tiene el campesino de seguir generando ingresos”, nos dijo Juan Antonio Urbano Barrera, agricultor nacido en el municipio de Pauna Boyacá, parte del equipo Distrito Chocolate.

El cacao es ambientalmente sostenible, su cosecha es sustentable debido a que son granos secos y hay un mercado que viene en aumento, garantizando la comercialización del producto campesino en cualquier lugar de Colombia. Genera así el siguiente paso, que es desligar al campesino de procesos de ilegalidad y de violencia que se han producido en estos territorios a causa del narcotráfico.

Ese cambio a la que se enfrenta la región del occidente de Boyacá fue dando frutos cuando, en una muestra de cacao, Pauna fue galardonada como el mejor productor de cacao de Colombia. Eso les permitió conocer parte del mercado en Europa y visitar países conocidos en la producción de cacao como lo es Bélgica. Esta experiencia dejó mella e hizo que llegaran a la conclusión de crear su propia tienda de chocolate. En 2015, nació Distrito Chocolate, una tienda que se convertiría en vitrina del cacao colombiano y del aporte que hacen los campesinos cacaoteros a la construcción de paz en el país.

Tienda Distrito Chocolate “La tienda de los cacaoteros colombianos”, barrio Quinta Camacho. Calle 70 a # 9 – 86

Como primera instancia, se quería visibilizar el trabajo de Boyacá específicamente, pero viendo que no solo en Boyacá sino en muchas regiones se vienen dando procesos de desarrollo alternativo en donde el cacao juega un papel importante, la tienda hoy trabaja con casi más de 10 orígenes de cacao colombiano. Lugares como Meta, Arauca, Sierra Nevada, Putumayo, Huila, Tumaco, Cesar, Sur de Bolívar, Antioquia y Santander se han vinculado a esta iniciativa expuesta en Distrito Chocolate.  Aproximadamente 27.000 familias del país son apoyadas por la Red Nacional Cacaotera.

“La idea es que más zonas nacionales se vayan sumando a esta idea desde el emprendimiento del cacao con la vitrina que Distrito Chocolate puede brindar. Por eso, Distrito Chocolate le apunta a convertirse en la tienda de los cacaoteros colombianos”, enfatizó Juan Antonio Urbano Barrera.

De logros, Distrito Chocolate es conocedor. El proceso ya mencionado en el que 10 organizaciones de productores agrupan a más de 1200 familias en el occidente de Boyacá fue galardonado como la primera zona libre de cultivos ilícitos en Colombia, premio dado en 2010.

Luego, en el 2013, una de las organizaciones de ASOCACAO de San Pablo de Borbur, con el proyecto Sembrando Futuro, fue galardonada con el premio Emprender Paz, premio que entregan algunas embajadas. Luego, llegó el concurso nacional Cacao de Oro donde una muestra de cacao de Distrito Chocolate resultó ganadora.  También concursó en un reality del canal RCN llamado Misión Impacto en el que fue ganador de unos recursos para su proceso de visibilización. Fue también reconocido por Innpulsa como uno de los 20 mejores emprendimientos de Colombia, lo que les condujo a participar en Shark Tank Colombia, donde consiguió inversionistas que hoy les permiten estar en continuo crecimiento.

Gracias a ello es que este proyecto se convirtió en la personificación de la esencia campesina, de la capacidad de resiliencia y del poder de creatividad que muchos  empresarios darían millones por tener. Y aquí no termina todo. Una de las experiencias más llamativas que en este momento está ofreciendo el emprendimiento son las catas de chocolate.

Son momentos para probar múltiples orígenes de cacao colombiano y conversar de historia, sabores, aromas y campesinos. Es una invitación a los bogotanos a visitar Distrito Chocolate y disfrutar de las maravillas del chocolate hecho en casa.

“La experiencia que brinda Distrito Chocolate es social: ver como el cacao construye paz en Colombia. “ Juan Antonio Urbano Barrera.

Distrito chocolate también ha estado en ferias como la Casa del Chocolate en Bogotá en el mes de octubre y CHOCOSHOW en el mes de noviembre. Además, tiene en mente ir a ferias internacionales en países como México y Perú y, claro, participar en El Salón del Chocolate en la ciudad de París.

Escultura torre de chocolate por Andrés Espinosa
Martín Sánchez, Jefe de punto de Distrito Chocolate, estudiante de contaduría pública. La nueva generación del legado de cacaoteros de Pauna, Boyacá.
Julio Cesar Álvarez

Él es uno de los más recientes trabajadores en Distrito Chocolate. Julio Cesar Álvarez es un venezolano experto en comida salada que encontró en el chocolate la forma de reinventarse profesionalmente. Desde hace seis meses, Julio César viene haciendo unos bombones que han tenido una acogida abismal. Sabores como maracuyá (el más vendido), mango biche, café con amareto, gulupa con gengibre, fresa con hierbabuena y lulo hacen de la experiencia de Distrito Chocolate, no solo una reinvindicación de la resilencia del campesino, sino una dulce manera de apreciar nuevos productos con sabor a Colombia.

  • Muestra de granos secos colombianos

*Alejandra Sánchez, estudiante de comunicación social y periodismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here