Education first (a propósito de las pruebas PISA)

1
189

About The Author

“En la práctica, el discurso de las competencias refuerza la importancia de los métodos y omite los otros elementos del proceso educativo y, antes, pasa por alto el marco conceptual de referencia que dé luz a los distintos elementos que componen la estructura curricular, incluida la evaluación. Sin más referencias a las formas de entender la enseñanza y el aprendizaje, la evaluación se reduce a mero ejercicio de control. Se busca el control de resultados entendidos como productos acabados, que se ofrecen bien para establecer comparaciones, independientemente de los contextos en los que se generan y ajenos a las personas que los producen y que le dan significados contextualizados.  Tiburcio Moreno Olivos. Profesor–investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, Área Académica de Ciencias de la Educación, de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. México.

(Lea también: Los juegos de el poder)

Los resultados de las Pruebas PISA, aplicadas a jóvenes estudiantes colombianos, ha desatado una fuerte polémica sobre la educación colombiana, en razón de que tales resultados desmejoraron respecto de una última medición anterior.

¿Pero qué son las Pruebas PISA?

Corresponden a un programa de la OCDE (la Organización

para la Cooperación y el Desarrollo Económico), un club de países ricos que admite a unos cuantos aspirantes a serlo. La OCDE ha desarrollado un Programa de evaluación educativa (Program for International Student Assesment. PISA) que se aplica una vez se haya cumplido un ciclo de educación básica (aprox. 9 años), alrededor de jóvenes de 15 años.  Es una comparación entre sus miembros (países) que se aplica a estudiantes cuyo “objetivo es evaluar la formación de los alumnos cuando llegan al final de la etapa de enseñanza obligatoria, hacia los 15 años. Se trata de una población que se encuentra a punto de iniciar la educación postsecundaria o que está a punto de integrarse a la vida laboral.”

Hay dos maneras de afrontar este asunto del resultado de las pruebas PISA, en nuestro país y la comparación con otros países en donde también se aplicó.

Una, que es la que asume lo lamentable que es no quedar bien ranqueado en esas pruebas aplicadas en 81 países. El diario El País de España, tituló: Colombia cae en matemáticas, lectura y ciencia.

Esta lectura da por sentado que el enfoque educativo que soporta las pruebas es válido y por tanto hay que mejorar la educación hacia los objetivos de las pruebas (como ciertos colegios que pretenden mejorar su prestigio o alcanzarlo preparando exhaustivamente a sus estudiantes en las técnicas de las pruebas, llámense ICFES o PISA). El enfoque predominante de las pruebas PISA es un enfoque de educación instrumental. No es un énfasis o soporte con base en una educación formativa. Estas pruebas se basan en una concepción educativa de “competencias”, de habilidades y aptitudes para resolver problemas enfatizando el método de resolución. Esto en si no es equívoco del todo, pero deja por fuera una formación basada en un marco conceptual necesario para no simplemente ser “instrumentista”.

Otra lectura, reconoce que nuestra educación todavía no es la mejor, pero no puede resolverse el problema en el abandono de las formas de pensar y hacer sólo énfasis en el cómo. Nuestra educación no puede abandonar, por ejemplo, las ciencias sociales y humanas, que no caben en PISA, son las más formativas y que permite no solo tener hábiles técnicos sino ciudadanos con visión societal, y no sólo el esquema competitivo del “éxito individual”.

Permítaseme una glosa, la idea de ciencia en las pruebas PISA es que solo son ciencias la biología, la química, la física, la geología y la ecología. Las ciencias humanas y sociales no existen. Esto se ha visto reflejado en las políticas curriculares en nuestro país, que ha eliminado la historia, la cultura y la sociedad nuestra como parte de la formación educativa. La educación debe ser integral, formar y preparar para la vida social. 

Mucho se ha insistido en el dominio del idioma inglés en nuestros estudiantes. Es importante, pero no es lo más importante, ni la falla fundamental que tiene nuestra educación. Insisto e igualmente insistirán otros muchos, en el carácter formativo de la educación, antes que ingenieros o científicos de bata blanca, necesitamos ciudadanos de bien, comprometidos inteligentemente con su sociedad. Y es ahí en la escuela (no únicamente) en donde este énfasis debe ser el norte de los procesos educativos. Necesitamos personas críticas, con criterio solidario y no ingenieros para exportación. El enfoque de competencias, promovido por la Unión Europea (Proyecto De Se Co) y que pretende responder a un mundo globalizado y por tanto de alguna manera “hacer olvidar” de dónde se viene y dar respuesta a su propio contexto.

(Texto relacionado: Predial: ¿predador?)

Entonces, la discusión o debate que ha originado los resultados de las pruebas PISA, desalentadores es cierto, pero para algunos simplemente habría que mejora y revisar algunas cosas en la formación educativa (en donde el presupuesto o gasto gubernamental es el más alto) para salir del embrollo. Otros miran y miramos la educación de otra manera, porque ella influye en todas las personas. Es el servicio del Estado y de la sociedad que debe cubrir a todos y todas por acción y no por eventualidad (como sucede con otras prestaciones de la sociedad). En otras palabras, es el mayor esfuerzo del gasto público (y así debe ser) pero debe responder a que obtengamos el resultado de buenos ciudadanos, críticos, productivos e insertados en una sociedad que en su conjunto y por esfuerzo de todos debe mejorar, en equidad, oportunidades, justicia y paz y crecimiento económico sustentable y en equilibrio ecológico.

Quiero matizar esta breve reflexión sobre la educación con algunas frases del gran pedagogo brasileño y latinoamericano, Paulo Freire (1921-1997), de quien tuve la oportunidad de ser su alumno, porque considero que es el más esclarecedor planteamiento sobre una educación crítica que lleva a la construcción de ciudadanía.

“Mirar el pasado sólo debe ser un medio para entender con mayor claridad qué y quiénes somos, para poder construir de forma más inteligente el futuro”.

“Ninguna persona ignora todo. Nadie lo sabe todo. Todos sabemos algo. Todos ignoramos algo. Por eso aprendemos siempre”.

“Educar es impregnar de sentido todo lo que hacemos en cada momento”.

 “El hombre estará apto para optar en la medida en que un método activo le ayude a tomar conciencia de su problemática, de su condición de persona, de sujeto”.

(Le puede interesar: Subsidios: el día después)


Un Año nuevo 2024 con los deseos de paz y prosperidad para todos y todas.

*Víctor Reyes Morris, sociólogo, doctor en sociología jurídica, exconcejal de Bogotá, exrepresentante a la Cámara, profesor pensionado Universidad Nacional de Colombia.

Autor

1 COMENTARIO

  1. Acertado el breve comentario del Doctor Reyes Morris; los tan cariados resultados de las pruebas pisa no son para rasgarse las vestiduras sino para asumir una actitud crítica y reflexiva frente a nuestro supuestamente existente sistema educativo, empezando por la forma de medir su calidad con pruebas estandarizadas instrumentales y descontextualizadas como las pruebas pisa. Es un momento adecuado para abrir la reflexión pública en relación con una reforma estructural educativa sobre qué enseñamos, que aprendemos y para qué.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.