El descaro total

0
497

WP Post Author

Duque sabía que el “articulito” que promovía su gobierno era inconstitucional y tenía el claro propósito de utilizar recursos públicos para torcer la voluntad ciudadana en las elecciones.

(Lea también: La JEP en Ocaña)

A nadie sorprendió la decisión de la Corte Constitucional de tumbar el orangután que incorporó en la Ley de Presupuesto de este año el gobierno Duque, con la complicidad de sus mayorías en el Congreso. Sin ningún debate jurídico serio, a las patadas y por la puerta de atrás, eliminaron la Ley de Garantías vigente desde el año 2005. La sorpresa para algunos fue la celeridad con que la Corte adoptó la decisión, así como la contundencia del fallo que señala con claridad que la violación a la Constitución fue flagrante, es decir grosera. Por ello, la Corte ordena que los convenios suscritos al amparo de este vulgar mico deben ser reversados y prohíbe avanzar en la inversión de los recursos contemplados.

Se confirma lo que ya todos sabíamos. Los señores del Congreso, orientados por el gobierno, derogaron una ley estatutaria con una ley de inferior categoría como la ley orgánica de presupuesto, con el propósito evidente de saltarse el control previo de constitucionalidad al que se encuentran sometidas las leyes estatutarias. Duque sabía que el “articulito” que promovía su gobierno era inconstitucional y tenía el claro propósito de utilizar recursos públicos para torcer la voluntad ciudadana en las elecciones. Sin duda, lograron salvar algunas curules de sus partidos aliados en el Congreso, con la inmensa cantidad de dinero, más de 4 billones de pesos en convenios, que se suscribieron desde noviembre del año pasado. El Presidente violó con premeditación la ley al sancionar esta norma, con la certeza que sería declarada inexequible por la Corte, como en efecto sucedió meses después. Sabía, además, que, cuando se expidiera el fallo, ya sería tarde para restablecer el equilibrio electoral. Sin embargo, la Corte en actuación sin precedentes sentó una dura jurisprudencia al respecto.

(Texto relacionado: Ojo con la democracia)

Resulta grave también que el Presidente, siempre tan locuaz, guarde sepulcral silencio frente al fallo. También pasan de agache los ministros, los directivos de comisiones y los ponentes del adefesio, con pocas excepciones. La propia decisión de la Corte, por su severidad y contundencia, se convierte en un auto cabeza de proceso contra los servidores públicos que participaron en esta operación sin antecedentes. Los hechos de esta semana demuestran la importancia que tiene para una democracia, más allá de quién gobierne, el sistema de pesos y contrapesos. La independencia y autonomía de la justicia son cruciales para prevenir los abusos desde el poder presidencial. La Corte Constitucional nuevamente demuestra el valor que tiene para preservar nuestro sistema democrático. Si no existiera una corte moderna e independiente, hoy en Colombia no existiría la Jurisdicción Especial para la Paz, tendríamos cadena perpetua, estaría vigente el desastroso Código Electoral que aprobó el Congreso y este orangután estaría vivo.

Quedan lecciones para el futuro que no podemos soslayar. La primera que gobierno y Congreso no pueden olímpicamente pasarse por la faja la Constitución y que hay una institución lista para evitarlo. Que tienen unos límites que no pueden sobrepasar sin incurrir en graves faltas. En este caso, el país entero, incluso aliados del gobierno, advirtieron sobre la inconveniencia e inconstitucionalidad de la norma y, a pesar de ello, el Congreso la aprobó y el jefe del Estado la sancionó. La segunda lección es que debemos adoptar medidas para contar con mecanismos de prevención más eficaces y oportunos frente a esta clase de abusos. Los congresistas actuaron de esta manera porque asumieron que la Corte Constitucional no tenía competencia para suspender de inmediato la entrada en vigencia del orangután que aprobaron, por más flagrante que fuera la violación de la Constitución. Hacia el futuro, es clave otorgar facultades a la Corte, con los debidos requisitos y precauciones, con el fin de advertir al legislativo y el ejecutivo que no pueden cometer barbaridades y que, en caso de que se repitan decisiones similares, la Corte pued actuar de inmediato para evitar los efectos perversos que puedan ocasionar decisiones arbitrarias como la que adoptaron las mayorías de este Congreso.

(Le puede interesar: Norte de Santander, más violento y más pobre)

*Juan Fernando Cristo Bustos, @cristobustos, Exministro del Interior y exsenador.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here