El gobierno del retroceso

0
517
El gobierno del retroceso

WP Post Author

Se necesita un nuevo liderazgo nacional; obviamente no lo tiene un gobierno incapaz, improvisado y moribundo, que más parece un jardín infantil jugando con el Estado y repartiéndose privilegios sin vergüenza alguna, como en una piñata.

(Lea también: Ni política de paz, ni política de seguridad)

El 93% de los colombianos según la última encuesta de Invamer, no  solo los de la oposición, cree que el país va por mal camino. La Defensoría del Pueblo alertó esta semana del riesgo electoral en 521 municipios. Medicina Legal señaló que en 2021 tuvimos un 19% más de homicidios que en el 2019, antes de la pandemia. Hace pocos días una prestigiosa organización de derechos humanos advirtió que, el año pasado, el país llegó a un nivel de masacres similar al que tuvimos en los terribles 1997,98 y 99. También en esta semana las estadísticas oficiales indicaron un crecimiento del desplazamiento forzado con números similares a los del 2009. Son datos, cifras y no opiniones de la oposición, que indican con claridad absoluta que a solo tres años y medio del regreso del uribismo al poder, retrocedimos décadas en seguridad. Si revisamos los indicadores de pobreza, desempleo, hambre y desigualdad, podríamos llegar a idénticas conclusiones en lo social. Y, si repasamos el déficit en la balanza de pagos de la Nación, el déficit fiscal y el dólar arriba de los $4000, la conclusión en lo económico es la misma.

Concentrémonos en la situación de inseguridad. El crecimiento de asesinatos de líderes sociales y excombatientes que cumplieron el Acuerdo, la incapacidad del gobierno para combatir a los grupos que persisten en la violencia, la percepción de inseguridad en las principales ciudades,el drama humanitario del desplazamiento en Cauca, Arauca, Chocó y el Catatumbo, el regreso de la violencia electoral y de los atentados terroristas contra nuestros soldados y policías, generan un estado de malestar y pesimismo en los colombianos que no creen en sus instituciones. Atravesamos una delicada crisis de legitimidad que debemos superar para preservar nuestra democracia. Para lograrlo, se necesita un nuevo liderazgo nacional, que obviamente no tiene un gobierno incapaz, improvisado y moribundo, que más parece un jardín infantil jugando con el Estado y repartiéndose privilegios sin vergüenza alguna, como en una piñata.

(Texto relacionado: María Ce Mosquera resurge de las cenizas de Machuca)

Es triste y doloroso que después de acariciar la paz en muchas zonas de conflicto hace cinco años,el gobierno Duque haya perdido la oportunidad de unir a los colombianos en torno a la implementación del acuerdo. Ahora,ante el evidente deterioro en zonas como Catatumbo y Cauca, en su agonía insisten en poner el espejo retrovisor y culpar a Santos de todos sus desastres. Decidieron no resolver los problemas, sino buscar responsables. Se quedaron en la narrativa de que todos los males del país se reducían al crecimiento de los cultivos de coca, como consecuencia de la firma del Acuerdos de Paz. Ya se les termina el periodo con el mismo disco rayado, sin siquiera avanzar en la solución de ese problema que para ellos es el único de Colombia. Hoy regresaron a los titulares de las noticias los petardos, asesinatos de soldados y policías, bombas contra estaciones de policía, que no se veían desde hace años.

Es lamentable el clima electoral. Hace cuatro años, los colombianos eligieron a Duque en medio de las elecciones más tranquilas, seguras y transparentes de toda la historia del país y se garantizó una transición pacífica del poder. La democracia se amplió con la aparición de nuevos actores políticos en el Congreso y el estreno del Estatuto de Oposición. Hoy,asistimos a unos comicios electorales atravesados por la violencia en varios departamentos, sin garantías para los ciudadanos de algunas zonas para votar libres de presión armada. Por primera vez, se eligen las curules de víctimas y son evidentes las interferencias de grupos ilegales en este proceso. La intolerancia verbal crece en las campañas y puede derivar en agresión física en cualquier momento y ya tenemos hasta acusaciones mutuas de eventual fraude de un extremo y el otro. Ojalá no suceda nada grave y podamos elegir sin ningún contratiempo un nuevo gobierno,que se aplique sin odios a recuperar el rumbo perdido, avanzar en la implementación integral del acuerdo de paz, restablecer la seguridad y luchar con eficacia contra la pobreza y la corrupción. Es el gran desafío que tenemos como sociedad en los próximos tres meses. No caer en los extremos y elegir un gobierno que se dedique a resolver los graves problemas de los ciudadanos y no a casar peleas internas y externas todos los días.

(Le puede interesar: La CPI, la JEP y las víctimas)

*Juan Fernando Cristo Bustos, @cristobustos, Exministro del Interior y exsenador.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here