El Norte y Petro

0
195

WP Post Author

Organicémonos y presentemos al gobierno en un corto plazo un plan de salvación del Norte después del tiempo perdido con Duque.

(Lea también: 25 años después)

Se cumple una semana del nuevo gobierno y las señales de cambio son evidentes. Se presentó una reforma tributaria que cumple con el propósito de eliminar exenciones y exigir un mayor esfuerzo fiscal a los sectores más pudientes; se reanudaron los diálogos de paz con el ELN en Cuba y hay un buen gabinete ministerial, con algunas excepciones. Sin duda se respiran aires de optimismo y esperanza en Colombia. Es la luna de miel que siempre acompaña a los nuevos mandatarios, en este caso reforzada con un poderoso mensaje de cambio, alternancia, democrática y un equipo de gobierno más incluyente y diverso.

En el caso de Norte de Santander tenemos una oportunidad única en nuestra historia en la que la agenda de gobierno coincide plenamente con las posibilidades de desarrollo de la región. Paradójicamente, el pasado 19 de junio, los nortesantandereanos no votaron por la propuesta de Petro, la más favorable al departamento, simplemente porque persiste el temor injustificado de gran parte de la población de que un gobierno progresista en Colombia nos lleve a la situación de Venezuela. Las primeras acciones del Presidente Petro en cuanto al manejo del conflicto armado y las relaciones de frontera, permiten mirar con optimismo el futuro del departamento.

La designación de Germán Umaña como Ministro de Comercio Exterior es una extraordinaria noticia. En su condición de Presidente de la Cámara Colombo-Venezolana, Umaña ha sido por años uno de los pocos aliados de la frontera y fue muy importante su lucha por la apertura de espacios de integración entre ambas naciones. Además, el solo hecho que a una semana de gobierno se hayan anunciado los nombres de quienes van a ser los embajadores de Venezuela en Bogotá y de Colombia en Caracas es un síntoma muy positivo de lo rápido que avanza el restablecimiento de la normalidad en las relaciones, que debe tener como prioridad una cooperación eficaz en seguridad entre las fuerzas militares para combatir a las mafias criminales que se apoderaron en los últimos años de los pasos fronterizos ilegales. La apertura formal de los puentes, el crecimiento del intercambio comercial, las posibilidades de inversión en la ciudad y la cooperación en materia de seguridad, abren inmensas posibilidades para mejorar la situación de nuestra población.

(Texto relacionado: Chao Duque)

En el terreno del conflicto armado, las noticias para Norte de Santander son también muy favorables. Tras los 4 años del gobierno Duque la situación de violencia en el Catatumbo y todo el Norte de Santander no puede ser peor. Crecieron las bandas criminales, las disidencias de la FARC y el ELN, mientras el gobierno nacional solo anunciaba la llegada de nuevas tropas sin ningún resultado concreto. Retrocedimos 20 años en materia de seguridad y los grupos ilegales regresaron a la periferia de nuestra capital. La imagen de los integrantes de las disidencias en la alcaldía de Tibú hace unas semanas son el resumen más claro del fracaso de Duque. La política de paz del gobierno Petro es una gran oportunidad para que en el departamento desactivemos esos factores de violencia. En el caso de los cultivos ilícitos, se abre la posibilidad de retomar la implementación integral del acuerdo de paz y poner en marcha una ambiciosa estrategia de sustitución de cultivos ilícitos y de intervención integral del estado en el Catatumbo.

Es fundamental entonces que en este nuevo escenario nacional e internacional en el Norte de Santander no nos quedemos quietos y capitalicemos esta coyuntura en favor de nuestra gente. Duque nos dejó un Norte más pobre y violento. Trabajemos con Petro para construir un Norte más próspero y pacífico. La realización del evento binacional del próximo jueves 18 de agosto es un primer paso muy importante que no se puede quedar solo en la foto y los anuncios de ocasión. Es clave que las autoridades, la Cámara de Comercio, los empresarios y las organizaciones sociales se sienten a construir un plan sencillo y concreto para estos años, que debe partir de la solución a la crisis del del Catatumbo. Concertemos una intervención integral de esa zona que incluya sustitución de cultivos, inversión real en los municipios PDET y fortalecimiento de la cooperación internacional. Tomemos la iniciativa desde aquí, no nos sentemos a esperar que desde el estado central llegue la solución. Organicémonos y presentemos al gobierno en un corto plazo un plan de salvación del Norte después del tiempo perdido con Duque. La política de paz de Petro y su visión de las relaciones con Venezuela son las mejores noticias para nosotros. No las dejemos pasar.

(Le puede interesar: El nuevo Congreso)

*Juan Fernando Cristo Bustos, @cristobustos, Exministro del Interior y ex senador.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here