El pasillo estrecho

0
2153

About The Author

El pasillo estrecho
Daron Acemoglu y James A. Robinson
Editorial Ariel*
668 páginas

El pasillo estrecho es una gran reflexión sobre la libertad y el porqué, a pesar de que algunas sociedades han logrado acercarse al goce pleno de la misma, alcanzarla es un logro extraordinario. Pareciera que lo raro no es que haya países renuentes a las democracias liberales, sino que éstas existan.

La libertad tiene mucho que ver con la dignidad moral, social e ideológica de una comunidad y con la búsqueda de cierto bienestar en las sociedades, pero va mucho más allá de eso: también es un asunto relacionado estrechamente con la prosperidad económica, aunque no necesariamente el alcance de una sea proporcional con el goce de la otra. Es paradójico, pero el déficit de protección de los derechos de las minorías también puede entenderse como una consecuencia de la lógica que subyace en la aparición de la democracia.

Estas son algunas de las conclusiones más provocativas de El pasillo estrecho, editado por Ariel, que hoy ponemos a consideración de los lectores de La Línea del Medio. ¿Pero qué es, entonces, eso de ‘El pasillo estrecho’? Dicen los autores en el prefacio del libro: “para que la libertad surja y florezca, tanto el Estado como la sociedad deben ser fuertes. Un Estado fuerte es necesario para controlar la violencia, hacer cumplir las leyes y proporcionar servicios públicos que son cruciales para una vida en que las personas tienen poder para hacer elecciones y luchar por ellas. Una sociedad fuerte y movilizada es necesaria para controlar y encadenar al Estado fuerte”. Esa dialéctica es, precisamente, lo que Acemoglu y Robinson llaman El pasillo estrecho: un espacio de enfrentamiento y cooperación entre el Estado y la sociedad, un proceso interminable, angosto y nunca resuelto permanentemente.

En quince capítulos respaldados por una extensa bibliografía, los autores se detienen en varios casos concretos, principalmente China; analizan cómo el ‘gigante asiático’ ha apostado al crecimiento de cinco décadas seguidas sin temer los enormes costos sociales y por qué su inversión en innovación no alcanza los logros de Estados Unidos, Alemania o Japón.

Pero hay más: ¿cuál es la razón por la cual Beijín está interesado en apoyar los regímenes de economía extractiva y gobiernos que lesionan las normas democráticas? ¿Qué hacer con las megaempresas que, con sus monopolios, contribuyen a que ese pasillo se haga cada vez más estrecho? ¿Cuál debe ser el camino para alcanzar instituciones políticas abiertas? ¿Cómo podemos pedir a un Estado que sea fuerte y efectivo pero que, a su vez, modere su tendencia a avasallar el ámbito privado y autónomo de los ciudadanos? ¿Cómo podemos asegurar que la variedad de fuerzas en ejercicio en una sociedad no contribuya a que la sociedad se vuelva contra sí misma? El pasillo es estrecho y peligroso, pero hay que recorrerlo.

  • (Agradezco la colaboración, para esta reseña, de Marco González, Jefe de producto, sellos literarios y de humanidades de Editorial Planeta.)

*Mauricio Arroyave, periodista, lector caprichoso y frustrado librero, @mauroarroyave. Canal de Youtube El Ojo Nuclear.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.