El futuro en un parpadeo: OrCam MyEye la apuesta israelí por la tecnología asistencial

0
234

La simple integración no basta; los cupos a personas en condición de discapacidad en empresas y universidades no hacen mella en el cambio social que requiere Colombia. La verdadera inclusión es hacer de éstos cargos indispensables en cualquier compañía e institución y, si la tecnología es el camino, pues hay que empezar a andarlo.

Hace unos años, como tesis de grado, con una compañera realizamos un proyecto metodológico dirigido a los museos de Bogotá, en el que se analizaba la perspectiva de inclusión para personas en condición de discapacidad visual. Hay que decir que a pesar de nuestros esfuerzos, solo fuimos apoyadas por el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá (MAC) y su área de educación. Echando un vistazo atrás, y considerando la crisis sanitaria que estamos padeciendo recordé palabras que fueron imperativas en nuestra investigación: innovación, políticas públicas y apoyo social. Y pensé ¿Aún no existe alguien en el mundo que tenga en mente estas tres simples palabras y que genere un cambio tangible en esta población?

Colombia es precaria en políticas públicas que favorezcan a la comunidad con discapacidad visual. Las pocas conocidas son: la ley 1618 de 2013 que es la que se encarga de proteger los derechos de las personas con discapacidad en general, la del Conpes 166  de 2013, la política distrital de discapacidad que se estipula con el decreto 470 del año 2007 y por supuesto la convención de las Naciones Unidas para las personas con discapacidad por la cual Colombia ratifica la ley 1346 del 2009. También se cuenta con el apoyo de entidades privadas y públicas como el Centro de Rehabilitación para Adultos Ciegos (CRAC) y el Instituto Nacional para Ciegos (INCI). La pregunta aquí es, ¿Resulta esto suficiente para adentrarse al mundo laboral teniendo una discapacidad visual en el país?

La respuesta es no, según Según el DANE (2018), solo el 26,7% de las personas con discapacidad refirió haber tenido un trabajo remunerado, mientras que el 64,1% refirió no recibir ingresos frente a su trabajo, lo que deja a más del 50% de las personas con discapacidad sin ingresos. Sin contar que estos números se dispararon después de que el Covid-19 apareció en el radar. Pero, ¿qué soluciones, ideas o innovaciones se están creando a nivel internacional para que personas con discapacidad visual no queden rezagadas a pesar de la pandemia? Parece que Israel tiene la solución.

En 2010 el profesor Amnon Shashua y Ziv Aviram fundadores de Mobileye, empresa israelí líder en tecnología anticolisión para coches y vehículos autónomos que utiliza visión artificial, crean OrCam. Esta es una compañía que, aprovechando la tecnología asistencial ayudaría a mejorar la calidad de vida de las personas en condición de discapacidad visual, visión limitada o con problemas de lectura por medio de uno de sus dispositivos insignia, el OrCam MyEye. 

(Lea también: Éste, mi dinero sucio)

Este dispositivo fue lanzado al mercado en Estados Unidos en el año 2015, la siguiente generación OrCam MyEye 2.0 en 2018 y el OrCam MyEye PRO en el 2020. Actualmente, esta tecnología está presente en más de 45 países y 20 idiomas, con usuarios de edades comprendidas entre los 6 a los 100 años. Por fortuna, Colombia hace parte de dichos países desde finales de 2019 con versión latinoamericana en idiomas como el español e inglés.

El Orcam MyEye, es un dispositivo que responde intuitivamente a gestos manuales. Una vez encendido a través de su cámara, este puede identificar textos digitales o impresos, objetos, rostros, fecha y hora, billetes e incluso colores; y por su bocina interna, describe por voz lo que el usuario tiene al frente. Además tiene incorporado dos imanes para que el usuario lo pueda adherir en el costado de sus anteojos. Se carga con usb, es portátil, instantáneo, intuitivo y no requiere de conexión a internet para su uso. Es ideal además, para cualquier tipo de dificultad a la hora de leer ya sea fatiga, dislexia o personas que leen mucho por motivos laborales o académicos. 

El valor de dicho dispositivo oscila entre los $10’000.000 a los $17’500.000, dependiendo de las funciones y del tipo de dispositivo que se desee adquirir. La garantía para Colombia es de 2 años, y tiene también, un servicio de capacitación para el usuario y un servicio de atención al cliente para cualquier solicitud. Actualmente son más de 100 colombianos que ya disfrutan de la tecnología asistencial y en pro de la venta accesible, OrCam está trabajando en crear conexiones con el gobierno y compañías de seguros que faciliten la accesibilidad de venta.  OrCam está disponible para toda Colombia, y quien esté interesado puede contactarse por medio de la página web o al número 317 295 3882.

Pero en realidad, ¿este tipo de soluciones tecnológicas qué impacto traerán a personas en condición de discapacidad visual? Bueno, logramos hablar con Bari Hayoun, director regional para América Latina & Iberia de OrCam Technologies y esto fue lo que nos dijo:

“El fin de la tecnología asistencial es que, a través del uso de un dispositivo, equipo o programa se pueda incrementar, mantener o mejorar la calidad de vida y autonomía de las personas con alguna discapacidad visual. De tal manera se convierte en una herramienta de inclusión porque gracias a los avances tecnológicos y la inteligencia artificial existen dispositivos y aplicaciones que brindan a quienes tienen baja visión o ceguera la posibilidad de acceder de manera más sencilla y autónoma a la información. Esto los hace ser independientes, ya que no necesitan de la figura de un asistente para leer un texto, por ejemplo.

(Texto relacionado: Dos agostos y un octubre)

Bajo el contexto actual, la tecnología asistencial permite que las personas con discapacidad visual cuenten con la posibilidad de seguir el protocolo sanitario adecuado para la prevención del contagio del Covid-19, al brindarles acceso a los informes de fuentes oficiales. Así como facilitar el proceso autónomo de la limpieza y desinfección de sus herramientas asistenciales, como puede ser un bastón.” Afirma Hayoun.

Bari Hayoun, director regional para América Latina & Iberia de OrCam Technologies

Este es el impacto que la compañía pretende generar en la comunidad colombiana con discapacidad visual, y qué mejor forma de hablar de su viabilidad que con una persona que sea usuaria del dispositivo. Pudimos contactarnos con María Antonia Molina de 18 años, una joven  que padece de la enfermedad de Stargardt y aún así después de haber usado la versión MyEye 2 por un año y seis meses y la versión MyEye 2 PRO por un mes, afirma que su calidad de vida mejoró del cielo a la tierra.

“Las personas con discapacidad visual en muchos casos debemos pedir ayuda para realizar actividades diarias y en especial en lugares fuera de casa, donde las herramientas que solemos usar no aplican tanto. OrCam MyEye permite que uno salga de casa y tenga una herramienta que genera independencia y facilidad. Con este dispositivo se tiene la posibilidad de ir a un supermercado sin ayuda de alguien más, te ayuda con los colores, nombres y cifras de las cosas, que en mi caso es lo que no puedo hacer. Por otro lado, en el aspecto universitario, siento que me ha permitido leer todo con más tranquilidad ya que sin este dispositivo, debo buscar muchas herramientas que me toman más tiempo para poder leer los textos”, dice Maria Antonia.

María Antonia Molina 

La forma en la que María Antonia consiguió el dispositivo también habla de la capacidad empática que tiene la tecnología en cuestiones sociales. El papá de una compañera de su colegio era oftalmólogo y por supuesto sabía de su enfermedad. Por cuestiones de la vida pudo asistir a un congreso en el que por primera vez se hablaba de OrCam MyEye, lo probó y enseguida se puso en contacto con ella para hablarle de este descubrimiento. A lo que en consecuencia dicha amiga, habló con su generación y propuso regalárselo en conjunto, todas accedieron. El primer día de su último año de secundaria sus compañeras planearon la sorpresa y decidieron en comunidad comprarle algo que de seguro, la ayudaría en su diario vivir.

“La innovación, la responsabilidad y, por supuesto, la inclusión, son parte de nuestros valores. A través del aprovechamiento de la tecnología y el desarrollo de dispositivos de inteligencia artificial buscamos causar un impacto amplio y positivo en la sociedad para que las personas con debilidad visual o ceguera vivan con más autonomía y accedan a mayores oportunidades a nivel laboral y social”, comenta Bari Hayoun.

El mundo atraviesa sin duda, un momento en el que la palabra “crisis” es nuestro pan de cada día. Se han visto afectados los estudiantes, los trabajadores, las mujeres, niños ¡Todos! Pero, no es comparable dicha dificultad a la que los colombianos en condición de discapacidad padecen. La simple integración no basta; los cupos en empresas y universidades no hacen mella en el cambio social que requiere Colombia. La verdadera inclusión es hacer de éstos cargos indispensables en cualquier compañía e institución y, si la tecnología es el camino, pues hay que empezar a andarlo.

(Le puede interesar: La Ración: Sustancia para la situación)

“Para mí ha sido una herramienta bastante útil principalmente en la lectura, que es en donde, por mi discapacidad más lo necesito. Considero que todos los casos de baja visión son diferentes, pero OrCam tiene tres dispositivos de acuerdo a la necesidad de cada usuario, lo que permite tener el dispositivo ideal para cada uno. Si tú estás leyendo esto y crees que te puede servir, investiga, lee sobre el dispositivo y contáctate con la empresa que en realidad, si se acomoda a tus necesidades te va a dar la independencia que tanto quieres y la tranquilidad a un solo click. OrCam MyEye te da esa calidad de vida que mereces.” Dice María Antonia

La compañía sigue evolucionando y así como las actualizaciones en hardware y software son de vital importancia, también lo son las funciones de los nuevos dispositivos. Dentro de muy poco, Colombia contará con el dispositivo OrCam Read, el primer lector portátil de su tipo. Diseñado para personas con dificultades de lectura por una discapacidad visual leve o moderada, fatiga de lectura, dislexia, afasia u otras afecciones, así como para aquellos que leen grandes cantidades de texto. El dispositivo capacita a los usuarios y les ofrece respuestas en tiempo real, además de leer texto en cualquier tipo de superficie física o digital.  

En el caso de OrCam Read, es un dispositivo personal que simula una pluma pequeña y ligera, con tan solo apuntar el texto, el dispositivo realiza una captura y por voz lee lo que tiene al frente. Próximamente, también se lanzará el dispositivo OrCam Hear para personas con discapacidad auditiva, como siempre con tecnología innovadora basada en inteligencia artificial.

“Invitamos a todas las personas que tengan alguna dificultad visual, baja visión o ceguera a conocer y adquirir este dispositivo, ya que somos la tecnología más avanzada y por eso somos líderes a nivel mundial en el ámbito de tecnología, tanto así que personajes como Lionel Messi hacen parte de este proyecto. Es un producto que no necesita un largo o mediano plazo para que funcione, sino el mismo día que se adquiere el dispositivo se verán los resultados. Así mismo, invitamos a todos a realizar las demostraciones OrCam. Estamos convencidos que se van a sorprender con una tecnología que parece del futuro.”, Bari Hayoun – director regional para América Latina & Iberia de OrCam Technologies.

Que esta sea la invitación para que Colombia apueste por la innovación asistencial tecnológica y que, a partir de compañías extranjeras como esta, se tome el incentivo para en un futuro crear también las nuestras. Ojalá que en pocos años todas esas ideas que como jóvenes hemos tenido, se hagan reales y que las políticas públicas sean consideradas parte del cambio.

*Alejandra Sánchez, comunicadora social y periodista.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here