Su papel en la Embajada no es el de hacer política en pro del gobierno colombiano sino el de preocuparse por el bienestar de los ciudadanos colombianos residentes en Italia y Grecia.” Comunidad de colombianos en Grecia.

Gloriza Ramírez, la embajadora en Italia, concurrente en Grecia, retiró el apoyo a eventos artísticos tradicionalmente auspiciados por la misión diplomática debido a la presencia de escritores y académicos poco afines al Gobierno Duque. La comunidad colombiana en Grecia protestó en carta al Canciller Trujillo.

Bajo el liderazgo de la colombiana Adriana Martínez, el festival LEA, Literatura en Atenas, de letras iberoamericanas, cumplió once años. Se ha logrado ubicar como uno de los escenarios para las artes más importantes en Grecia, no solo para una audiencia hispanoparlante, sino para el público heleno en general. Desde su inicio, ha contado con el auspicio de España, Portugal y los demás países de América Latina con presencia diplomática en Grecia. Algunos países apoyan con fondos para su organización y todos le dan el respaldo político.

Grande fue la sorpresa de Adriana Martínez cuando le fuera prohibido el uso del símbolo nacional en el último festival, desarrollado en junio pasado.  Los hechos son los siguientes.

UNESCO declaró 2019 el año de las lenguas indígenas. El festival invitó, entonces, al historiador y lingüista José Fernando Rubio de la Universidad Externado de Colombia. La elección tenía lógica: según Rubio, Colombia cuenta con 68 lenguas indígenas, muchas en vías de extinción. En general, para los invitados latinoamericanos, Martínez logra que las embajadas de sus países contribuyan con el tiquete aéreo. Esta vez, cuando llamó a Roma a solicitarlo, la embajada le explicó que los fondos para este tipo de ayudas se habían agotado. Luego, recibió un correo explicando que LEA estaba por fuera de “las líneas de pertinencia” de la acción del Gobierno. Martínez consiguió los dineros para financiar a Rubio por otras vías, siempre convencida de que Colombia seguía siendo parte del festival. Pero no fue así.

Pocos días antes de mandar los programas a impresión, Néstor Pongutá, agregado cultural de la embajada en Roma, le solicitó a Martínez espacio para invitar a alguna persona de relevancia para la economía naranja. Martínez aceptó la introducción de un presentador adicional en los paneles existentes siempre y cuando el Gobierno corriera con los gastos. El Gobierno pretendía invitar a Mauricio Vargas.

A los pocos días, a Martínez se le sugirió que cancelara la invitación a Rubio y usara los dineros obtenidos para Vargas y, ante su rechazo, se le prohibió el uso del símbolo nacional para el desarrollo de LEA. Se adujo que el festival en el pasado había invitado a autores “críticos del Estado colombiano”, “como Héctor Abad Faciolince, Santiago Gamboa y William Ospina”.

El festival LEA se convirtió en el principal evento literario de Grecia, se desarrolla también en varias islas  y constituye el principal espacio de encuentro de las comunidades iberoamericanas en Grecia y sus representaciones diplomáticas. Sirve para impulsar el lanzamiento de obras en griego y ha atraído a grandes figuras, como Leonardo Padura, Javier Cercas y Luis Sepúlveda. Este año, por ejemplo, Fernando Aramburu presentó su libro Patria y María Kodama, la viuda de Jorge Luis Borges, dio un recuento del estado de divulgación del legado literario de su esposo.

El evento en el que participó Rubio contó con el auspicio del Instituto Cervantes, el Instituto Caro y Cuervo y la Universidad Externado. La representación diplomática de Colombia por primera vez estuvo ausente de LEA.

Foto: Las 2 Orillas

Pero este no fue el único incidente. Santiago Gamboa y Héctor Abad fueron invitados a la feria del libro de Salónica en mayo pasado. El organizador pidió ayuda para financiar los tiquetes aéreos de los escritores. La embajada le negó el apoyo financiero, pero también le expresó disgusto por la presencia de los escritores.

Como lo había hecho Martínez con LEA, la feria del libro acudió al cónsul honorario de Colombia en Grecia, Michalis Skoufalos. Constructor de buques, amante de las artes, le tiene gran cariño a Colombia, financia la oficina del consulado con su propio dinero y, sí, también sale al rescate cuando la embajada en Italia no puede financiar la presencia de colombianos en Grecia. Creía que sus aportes ayudaban a promover la imagen de Colombia. Héctor Abad no pudo viajar; Santiago Gamboa, sí.

Al cónsul en Grecia le prohibieron el uso de su propio dinero para financiar escritores y académicos colombianos en Grecia sin aprobación de la embajadora Ramírez. A su llegada, Gamboa se encontró con que una intervención literaria se había convertido en un asunto político. “Ni en la época de Uribe me trataron así”, le dijo a La Línea del Medio.

Publicamos la carta de la comunidad colombiana en Grecia al canciller Trujillo.

3 COMENTARIOS

  1. Increible que esto pase en pleno siglo XXI, Quisiera entender que es una broma, Colombia no puede ser un país de revanchas, noi odios, por favor la cultura de un país y las relaciones diplomáticas no pueden estar en nnombre de personas radicales y de pensamientos cerrados

  2. El pensamiento crítico siempre ha marcado la pauta en los eventos internacionales.
    Duque considera que hay un complot internacional contra su gobierno y que ese pensamiento es la cuna de los opositores, guerrilleros y terroristas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here