Es necesario comprender su lenguaje

0
211

WP Post Author

Es hora de reconocernos y abandonar toda clase de discriminación, racismo y frivolidad, por el hecho que no estemos en un territorio indígena o un lugar azotado por la violencia, no significa que no la tengamos que vivir.

(Lea también: Las prácticas de Maquiavelo y Goebbels)

Francia Márquez, es una mujer que inspira en todo sentido, alcanzó una amplia votación en la consulta y se consolidó, hoy es la vicepresidenta de Colombia, muchos se identifican con su discurso y su propuesta social. Ella, sin ocupar anteriormente ningún cargo público se ha ganado un espacio en estas elecciones, estudió derecho para defender a su comunidad, ha luchado desde los 13 años por la conservación del medio ambiente, lo que le permitió ganar el Premio Goldman 2018, un importante reconocimiento otorgado a quienes trabajan como defensores del territorio y su medio ambiente.

Francia se presenta así: «Soy parte de un proceso, de una historia de lucha y resistencia que empezó con mis ancestros traídos en condición de esclavitud. Soy parte de la lucha contra el racismo estructural, soy parte de los luchan por seguir pariendo la libertad y justicia. De quiénes conservan la esperanza por un mejor vivir, de aquellas mujeres que usan el amor maternal para cuidar su territorio como espacio de vida, de quién alzan la voz para parar la destrucción de los ríos, de los bosques, de los páramos».

En los debates y entrevistas se puede resaltar su discurso apartado de la política tradicional, se expresa con un lenguaje inclusivo y ancestral, esto dijo tras el anuncio de que sería la formula vicepresidencial de Gustavo Petro.

“Sé que es una responsabilidad grande, en nombre de todas las mujeres de este país y en nombre de los nadies y de las nadies, nuestra tarea será acompañar”

Con esta frase está recordando un poema de Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo influyente de la literatura crítica. Los nadies”, se refiere a los dueños de nada, los hijos de nadie, los nadies que cuestan menos que la bala que los matan. Ellos son los describe Francia, ante la necesidad de que sus voces sean representadas y escuchadas.

(Texto relacionado: El imperativo categórico en la manipulación de las emociones)

En este mismo discurso pronunció una frase que algunos mal interpretan, porque su explicación no es literal, sino que va más allá de las palabras:

“Todos, todas y todes podamos vivir sabroso en este país”

Ello implica un proceso de cambio social, para dejar de vivir en medio de la guerra y el sufrimiento, Francia expone que la política de muerte no les permite a las madres ver a sus hijos crecer y triunfar, por la exclusión social, a esto se refiere el vivir sabroso, es vivir en paz con dignidad, no es tener plata sino la posibilidad de vivir sin miedo y que la gente pueda vivir en su territorio. Todos los colombianos debemos vivir bien en el país y no fuera de él.

“Soy porque somos”

Esta frase permite comprender que el proceso político va más allá de la individualidad, forjado en la defensa de los derechos humanos, porque el pueblo es uno solo en la lucha integral por la vida esto incluye a las personas que no están porque el Estado le ha sido indiferente a sus problemas y nadie les ha querido atender, implica honrar la memoria ancestral y la lucha contra la política patriarcal. Francia lucha en contra del racismo y la discriminación.

Naciones Unidas ha sugerido que sus Estados socios brinden el uso de lenguajes inclusivos a todo tipo de situación comunicativa, oral, escrita, formal e informal. Sugiere estrategias útiles para evitar expresiones discriminatorias y evitar connotaciones negativas.

Todo esto nos invita a dar pasos hacia nuestra reconciliación como país que desea vivir en paz, nos ayuda a reconocernos y permite un lugar en donde todos quepamos, la UNESCO señala que el patrimonio cultural comprende tradiciones y expresiones heredadas y transmitidas, no se limita a objetos o monumentos. Por eso las tradiciones y expresiones son de gran importancia para una nación, Colombia cuenta con más de 65 lenguas indígenas, practicadas por compatriotas que han sobrevivido a diversas políticas y conservan su cultura ancestral, ellos son nuestros hermanos.   

Es hora de reconocernos y abandonar toda clase de discriminación, racismo y frivolidad, por el hecho que no estemos en un territorio indígena o un lugar azotado por la violencia, no significa que no la tengamos que vivir. No debería ser difícil comprender este lenguaje si entendemos la causa de Francia quien no inició su carrera política por un cargo, su deseo era vivir en su territorio, tranquila sembrando la tierra, pero tuvo que salir de su región azotada por la violencia.

“Cuando me dicen que estoy loca, que soy una aparecida”, “Pues Si ¿Y qué?”  “Hoy aparecemos, aunque siempre habíamos estado” Francia Márquez.

(Le puede interesar: Colombia en el olvido)

*Sandra Castillo, profesional en derecho, estudios de Maestría en Paz, Desarrollo y Ciudadanía. @sandra_doly

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here