Esperamos tanto

0
854

About The Author

Esperamos un diálogo abierto y franco entre los demócratas de diferentes partidos, organizaciones o independientes para identificar convergencias, acuerdos, diferencias.

(Lea también: Una respuesta a Álvaro Uribe)

Del nuevo gobierno las ciudadanas y ciudadanos esperamos se implemente el Acuerdo de Paz de la Habana y trabaje por “la paz completa”.

Del nuevo gobierno los ciudadanos esperamos detenga el asesinato sistemático de los líderes y lideresas sociales y de los desmovilizados y garantice la seguridad de todos en campos y ciudades.

Del nuevo gobierno esperamos avances en la construcción de un Estado fuerte y legítimo que ejerza el monopolio de la fuerza y que brinde las garantías necesarias para el ejercicio pleno de los derechos humanos y supere, de la mano de las comunidades y con el apoyo internacional, el flagelo de las economías ilícitas.

Del nuevo gobierno esperamos avance en la ruta de hacer de la educación de calidad un derecho, construya en equidad étnica y de género e integre territorialmente al país dentro de una economía productiva, equitativa y ambientalmente sostenible.

Esperamos combata la corrupción en la política, en la administración pública, en el sector privado, en los organismos de control y en las fuerzas armadas y apoye la justicia transicional para lograr una reconciliación profunda.

Esperamos que, con buen manejo fiscal, se realicen las necesarias reformas, tributaria y pensional, que contemplen impuestos progresivos, desmonte los regímenes de excepción y establezca una pensión ciudadana universal.

Esperamos se instale en el país una política de Estado en seguridad alimentaria y nutricional articulada al campesinado, el desarrollo sostenible y de ordenamiento territorial del país.

Esperamos un crecimiento que equilibre, por necesarias, las iniciativas y propiedad privadas, las instituciones del mercado, las demandas sociales y los desafíos ambientales.

Esperamos enfrentar de inmediato y en adelante los desafíos del cambio climático y la deforestación y proteger el agua, los bosques, los páramos, las selvas, los ríos, las ciénagas, las costas y los mares.

(Texto relacionado: Nos dejaron solos)

Además, una vez terminado el gobierno Duque, esperamos se recupere el tiempo perdido, se reconstruya lo destruido y, en donde sea posible, se construya sobre lo construido.

El logro de todo lo que esperamos nos obliga a pensar en el mediano y largo plazo. Es decir, en la labor de diversos, varios y sucesivos gobiernos.

Para los autócratas, en todo el espectro político, la sola consideración del tiempo, los debates y los esfuerzos que son necesarios para lograr lo que los ciudadanos anhelan, junto con su propia desconfianza de los demás, los incita e invita a promover los “estados de excepción”, la extensión de los períodos presidenciales, el establecimiento de reelecciones indefinidas o la instalación, abierta o disfrazada, de la dictadura.

América Latina está plagada de ejemplos y en Colombia es bien conocido el intento del, según palabras textuales de Iván Duque, “presidente eterno”.

Para los demócratas, en todo el espectro político, la transformación social y los cambios solo son profundos y sostenibles cuando son producto de una acción colectiva que demanda contrapunteo político, debate de las ideas, construcción de acuerdos y convergencias, identificación de desacuerdos, ejercicio de la independencia y de la oposición políticas, respeto a las diferencias y por sobre todo de la institucionalidad democrática.  

Hoy, a muy pocos días de una nueva elección presidencial, todo indica que se abre la oportunidad para importantes cambios y que Colombia ingrese en un “período de gobiernos para la paz y la equidad”.

Para dejar de esperar, se requiere no solo de buenos resultados en la próxima contienda electoral, también es preciso dialogar cara a cara, desde ya, entre quienes coincidimos en la búsqueda de paz con justicia social. Esperamos un diálogo abierto y franco entre los demócratas de diferentes partidos, organizaciones o independientes para identificar convergencias, acuerdos, diferencias y así construir una visión de largo plazo. Un diálogo que necesita incluuir a quienes, como yo, hoy somos parte de una minoría electoral.

(Le puede interesar: La ineludible reforma rural y agraria)

*Eduardo Díaz Uribe, exministro de Estado. @EdoDiazUribe

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.