Estallido social

0
122
Estallido social

WP Post Author

El paro nacional es el resultado natural de una serie de fenómenos políticos, económicos y sociales que estallaron como cualquier olla a presión.

(Lea también: El futuro de la democracia)

El pasado 24 de febrero se estrenó en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación el documental publicado por la Fundación Fescol sobre el estallido social que se vivió en las grandes ciudades de Colombia durante el paro nacional. Este documental llama “estallido” a esa serie de eventos que ocasionaron que la gente saliera a marchar y a protestar cada vez con mayor fervor y usa la analogía de una olla a presión que, luego de década tras década acumulando presión, finalmente explotó el 9, 10 y 11 de septiembre del 2020 con el cruel e injusto asesinato de Javier Ordóñez en Engativá, Bogotá por parte de la policía.

Entonces, para entender este estallido, se necesita entender las causas de la presión y como éstas creaban un ambiente de escalamiento de las agresiones. El primer tema referenciado en las protestas fue la reforma tributaria. Más que criticar la reforma, se le hizo una crítica a un sistema económico y político completo el cual gradualmente hace que el poder político cree poder económico y viceversa, negándole ambos a la mayoría de la población. Un ejemplo es el mismo Iván Duque quien, en su tiempo en el Senado, fue el consentido de Ardilla Lülle y de las azucareras. Era un joven muy atractivo para defender los intereses de ese emporio, lo cual hizo que, a punta de la financiación de éste a su campaña y a la del Centro Democrático, Iván Duque consiguiera un poder interno dentro del partido permitiéndole ser presidente de la República. Al mismo tiempo, Duque defendía exenciones grandes a los impuestos de los azúcares como quitar el IVA a las gaseosas e incluso en su gobierno escaló este tipo de medidas con los “Días sin IVA” o la misma propuesta de reforma tributaria la cual, aparte de compensar las pérdidas gravando a la clase media, profundizaban la desigualdad, permitiendo el crecimiento de riquezas ya descomunales en medio de una pandemia.

(Texto relacionado: Lo que quedó de las llamas, la tragedia del CAI de…)

El segundo factor viene como respuesta al uso de la fuerza por parte del Estado, en particular para responder a la protesta social. El florero de Llorente en este caso fue el asesinato del taxista y estudiante de derecho Javier Ordóñez. La problemática real se origina en una serie de medidas escaladas a partir de la narrativa del enemigo interno que tiene sus orígenes visibles en el Estatuto de Seguridad de Turbay Ayala. Este estatuto planteaba que el conflicto armado, no solo se luchaba en el campo de batalla, sino que era más un conflicto social. Volvía a cualquier civil simpatizante de la izquierda o de las guerrillas en un blanco del Estado: profesores, estudiantes, campesinos, manifestantes sindicalistas. Aunque el Estatuto dejó de regir pocos años después de su concepción, sus primicias básicas siguieron en la doctrina de una policía cada vez más militarizada en lo rural que, con el tiempo, pasó a aplicar las mismas lógicas en lo urbano, cuando el Estado empezó a reprimir protestas ciudadanas como si fueran actos guerrilleros. Ahora, a esto se sumaron declaraciones como las de sectores del Centro Democrático y Cambio Radical titulando a la protesta social como “tomas guerrilleras”.

Hay muchos más factores a los que hace referencia el documental: el concepto de “los nadies” como respuesta a una sociedad socialmente segregada y jerarquizada, o las crisis de pensiones y de salud. Lo que sé es evidente es que las protestas del 2019, 2020 y 2021 no salieron de la nada, ni fueron inventos del comité de paro. El paro nacional es el resultado natural de una serie de fenómenos políticos, económicos y sociales que el Estado olvidó. Estallaron como cualquier olla a presión.

(Le puede interesar: El concejal Cancino)

*Sergio Villarreal, estudiante del Colegio Anglo Colombiano, miembro de Defendamos la Paz Jóvenes y parte del comité organizador de la marcha por la vida del 26 de Julio, @sergiolideres

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here