Fotoshow: Ceteris paribus

0
1132

About The Author

La foto es de Portafolio, y lo que dice Juan Daniel Oviedo, director del Dane, es que anda buscando “indicadores flash” con ocasión de la pandemia del coronavirus. En principio, creí que se refería a una mejor velocidad para procesar los datos, pero cuando leí la entrevista me di cuenta que la metáfora era fotográfica. “Estamos trabajando con la Nasa, dijo, para ver si podemos acceder a imágenes satelitales de luces nocturnas sin rezago de días”. Una genialidad, probablemente, que legos como yo no alcanzamos a entender. Ceteris paribus dicen los economistas para explicar sus predicciones, y con eso descrestan, o más bien, simplifican para que legos entiendan sus latinajos. Como no disponen de información perfecta, suponen que solo cambia una de las variables del modelo. Ideal para explicar el cortísimo plazo o para explicar a posteriori, y, ya lo dije, para eludir los análisis que exijen complejidad, cuando muchas variables confluyen y se retroalimentan e interaccionan. ¿Impacto del coronavirus sobre el petróleo Brent? ¿Decrecimiento de la economía global? Ceteris paribus.

Recuerdo haber visto a uno de ellos, no hace mucho, desplegar unas curvas maravillosas en un impecable PowerPoint que parecía apuntar hacia el cielo. La autosuficencia energética y el aporte del fracking, la volatilidad de los mercados, la planificación del crecimiento, los escenarios, la balanza de pagos, todo les daba hacia arriba. El optimismo prometeico no sabe de restricciones. El argumento preferido de quienes decían (apenas ayer) que ‘estamos mejor que antes’ era el de la salud pública. Abrían los brazos y proclamaban (con convicción hoy digna de mejor causa): ¡Ya no hay epidemias! Y, antes de citar las últimas que había habido en el mundo agregaban: ¡mucho menos pandemias! Como sabían de memoria las cifras de esperanza de vida, cobertura hospitalaria y nombres de los antibióticos, citaban sin decir las fuentes pero, con elocuencia, y otra vez una convicción conmovedora.

Pero profundizar sobre los problemas complejos, como el calentamiento global o las mismas pandemias, eso no. Ceteris paribus, que quiere decir (palabras más) que sus predicciones ocurrirán sí o sí, siempre y cuando no ocurra nada en ninguna otra parte. Pero, si esto último ocurre (en otra parte) de manera que ‘ceteris no paribus’, ellos tienen el argumento de ‘las externalidades’. El ceteris paribus es el momento en que la potencia discursiva de los economistas se convierte en pre-potencia de sabios. Bien harían, en momentos de incertidumbres como éste, en empezar por repensar la receta (algo manida) del ‘estamos mejor que antes’, y sus derivaciones: estaremos cada vez mejor, o si lo prefieren, ¡make America great again! ¿No será ya la hora de replantear eso de que progreso significa grande y nada más, porque desarrollo significa crecimiento y nada más?  Y, bueno, eso de las externalidades sobre las cuales nadie tiene responsabilidad. Por supuesto, existen las incertidumbres (escuché alguna vez) pero eso también lo tenemos controlado. La poderosa mano invisible de los mercados actuará cuando sea necesario y pondrá cada cosa en su justo lugar. ¡Ay el ceteris non paribus!

*Manuel Guzmán Hennessey, @GuzmanHennessey, consultor en temas de sostenibilidad, profesor de la Universidad del Rosario, Director General de Klimaforum Latinoamérica Network KLN

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.