Siguen matando líderes sociales. Los recordamos en La Línea del Medio.

Casi a diario recibimos noticia de la muerte de un líder social, leemos y seguimos contando: una pérdida más de una persona que se preocupó por realizar una labor en beneficio de su comunidad, un defensor de la vida con vocación social, alguien que se echó al hombro una gran responsabilidad para ayudar a un grupo de personas en un propósito común.

Cuando se amenaza la vida y se llega a la muerte de un líder social, se amenaza y asesina el futuro de un grupo de personas que anhelaban un cambio social y se pierde el conocimiento, la tradición y el desarrollo que se promovía. Esa es la afectación del alma de un pueblo. Es bueno no agotarnos de seguir hablando, apoyando y recordando a cada líder que se levanta en una comunidad, con el deseo de una visión de país mejor.
Asesinar, por ejemplo, a un defensor del medio ambiente es un acto perturbador porque demuestra las prioridades de quienes permiten y cometen el acto y demuestra el fracaso e incapacidad de las autoridades para protegerles. Colombia, Brasil y Bolivia hacen parte de la lista de deforestadores a nivel mundial y las amenazas continúan a quienes defienden la tierra.

Luis Edilson Arango Gallego, conocido como “Benito”, era un importante líder en Naré – Antioquia; su trabajo era proteger el medio ambiente y, en especial, el río Samaná, donde se construiría una hidroeléctrica. Él también defendía los derechos de la comunidad rural; su muerte fue causada por un arma de fuego, que silenció su voz el 1 de agosto de 2017. Su esposa y su hijo le buscaron al no regresar a casa y encontraron su cuerpo sin vida el 2 de agosto.

Alexander Castellano Triana, presidente de la Junta de Acción Comunal y vicepresidente de la Asociación Campesina para la Protección Ambiental, lideraba proyectos para familias guardabosques en el departamento del Caquetá, municipio de Cartagena de Chairá. Fue abordado por sicarios que le quitaron la vida el 5 de julio de 2018. Alexander trabajaba en proyectos de inversión para familias alejadas y en zonas de deforestación con el fin de recibir apoyo del Gobierno nacional.

Fabiola Fajardo Ayala fue sacada el 20 de agosto de 2018 de su finca y asesinada por hombres encapuchados. Defendía los derechos ambientales como miembro del movimiento Resistencia a la minería en el Carmen del Chucurí, apoyando a la comunidad de la vereda La Colorada. Fabiola era una de las líderes del movimiento antifracking en el departamento de Santander. Su cuerpo fue hallado el 21 de agosto.

Amparo Fabiola Rodríguez Muchavisoy, fue asesinada junto con su esposo Alfonso Taicús quien pertenecía al pueblo Awá del Putumayo el 2 de septiembre de 2018. Ella era profesora de la escuela Alto Sardinas del Centro Rural Educativo Atún Ñami y su esposo agricultor. Fueron atacados en el resguardo indígena la Playa Larga, en el corregimiento La Castellana en zona rural del municipio Villagarzón, Putumayo.

Hoy escribo para no olvidar los nombres de líderes y lideresas que construían con su trabajo una visión de país sostenible y natural y quienes con sus enseñanzas brindaban apoyo a sus comunidades, con sentida solidaridad hacia sus familiares y en defensa de la vida en los territorios, para que su memoria sea recordada y el país brinde protección integral y seguridad a quienes son líderes sociales.

Quiero recordar un poema de Martin Niemöller en tiempos de guerra, editado posteriormente por Bertolt Brecht, que se llama “Y por mí vinieron”

“Primero se llevaron a los judíos,
Pero a mí no me importó porque yo no lo era;
Luego, arrestaron a los comunistas,
Pero como yo no era comunista tampoco me importó;
Más adelante, detuvieron a los obreros,
Pero como no era obrero, tampoco me importó;
Luego detuvieron a los estudiantes,
Pero como yo no era estudiante, tampoco me importó;
Finalmente, detuvieron a los curas,
Pero como yo no era religioso, tampoco me importó;
Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.”

¡No los olvidamos!

*Sandra Castillo, abogada, @sandra_doly

1 COMENTARIO

  1. Buen omenaje, a estos seres que que lo dieron todo por mejorar y proteger la vida de sus comunidades. Alguien los recuerda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here