La feria de los orangutanes

0
200

WP Post Author

Resulta inverosímil ahora que en su agonizante período legislativo, la Comisión Primera de Cámara decida fortalecer la inoperante e inútil Comisión de Acusaciones en lugar de acabarla al ampliar a todos los jefes de los órganos de control el fuero especial.

En junio del 2015, el Congreso de la República, tras diez meses de intensos debates, aprobó una ambiciosa reforma constitucional conocida como Equilibrio de Poderes. En ese proyecto se adoptaron trascendentales decisiones como la eliminación de la reelección presidencial, la supresión del Consejo Superior de la Judicatura, la creación de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial sin la función de revisar tutelas, el cambio en el procedimiento de elección de Contralor General de la República, que quedó a cargo exclusivamente del Congreso por convocatoria de méritos. También se acabó la puerta giratoria entre magistrados de las altas cortes y los organismos de control y el vergonzoso “yo me elijo, tú me eliges”. Entre esas decisiones del Congreso, que impulsamos desde el gobierno con el entonces Ministro de Justicia Yesid Reyes, se encontraba la eliminación de la Comisión de Acusaciones y su reemplazo por un Tribunal de Aforados para investigar y acusar ante el Congreso a los magistrados de las altas cortes y el Fiscal General de la Nación, que son los funcionarios con fuero especial. Se mantenía la función judicial del legislativo con respecto al Presidente y los expresidentes.

(Lea también: Semana de frontera)

Los debates en la época fueron muy duros. Desde algunos sectores de la rama judicial, grupos de parlamentarios y la Fiscalía General de la Nación, se conformó un sólido bloque de oposición a la iniciativa del Tribunal de Aforados, que contó incluso con el silencioso y ladino respaldo de altos funcionarios del gobierno nacional, aliados en esa causa con quienes buscaban que no se tocara la Comisión de Acusaciones para preservar intacta la histórica impunidad de ese organismo. Sin duda, el cruce de competencias entre congresistas y magistrados que se investigan recíprocamente es muy dañino e inconveniente para la autonomía e independencia en las funciones de ambos. Incluso, en aquel entonces algunos parlamentarios impulsaron la idea de ampliar la condición de aforados ante el Congreso a funcionarios como el Procurador General de la Nación y el Defensor del Pueblo. Finalmente, el gobierno logró las mayorías para aprobar la eliminación de la Comisión de Acusaciones y en su reemplazo se creó un Tribunal de Aforados que garantizaría una investigación jurídica, imparcial y objetiva a los aforados constitucionales por parte de magistrados con altas calidades y así evitar un proceso político en el que muchas veces los representantes que llevan el caso ni abogados son.

(Texto relacionado: La Ley Estatutaria de Garantías)

Sin duda, se consiguió un cambio a fondo del sistema de pesos y contrapesos. Sin embargo, se tocaron muchos callos. La presión fue grande en contra de éste y otros puntos concretos de la reforma que fueron demandados ante la Corte Constitucional. En un discutible y controvertido fallo, la Corte Constitucional decidió que, con la creación del Tribunal, se sustituía la Constitución Nacional. Después vendría el Cartel de la Toga. Por todos estos antecedentes, resulta inverosímil ahora que en su agonizante período legislativo, la Comisión Primera de Cámara decida fortalecer la inoperante e inútil Comisión de Acusaciones en lugar de acabarla, al ampliar a todos los jefes de los órganos de control el fuero especial. Esta iniciativa y la de cambiar los requisitos constitucionales para ser Fiscal General de la Nación, Procurador o Registrador son orangutanes incorporados por Representantes a la Cámara que demuestran una vez más su menosprecio por la ciudadanía y confirma que necesitamos no solo cambiar el Congreso en el 2022, sino reducir su tamaño y costos.

(Le puede interesar: Talante y personalidad)

El silencio del gobierno ante este adefesio es elocuente. Aprovechándose de un proyecto que busca regresar a la cooptación en la elección de magistrados de las altas cortes, meten a las carreras y de espaldas al país toda clase de micos y orangutanes sin que el gobierno haga nada para evitarlo. Pareciera entonces que están de acuerdo con este penoso orangután que debe ser hundido cuanto antes. Hay que estar alertas y prender todas las alarmas porque en estos diez meses finales pueden producir aún más daño a la institucionalidad del que ya causaron. Duque y sus ministros no pueden hacerse los de la vista gorda frente a este nuevo desafío a una ciudadanía indignada. Tienen que responder.

*Juan Fernando Cristo Bustos, @cristobustos, Exministro del Interior y exsenador.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here