La ley del embudo

0
96

About The Author

Quienes en Colombia desconocen e ignoran el acuerdo de Oslo de 1993 que hubiese evitado este derramamiento absurdo de sangre -en caso de haberse cumplido por parte de Israel- son los mismos que votaron NO a los acuerdos de paz entre el Gobierno y FARC. Quienes se indignan por los israelíes masacrados de manera cobarde por parte del Hamas pero que jamás han dicho BASTA ante el genocidio palestino a manos del ejército sionista, son los mismos que en el país del Sagrado Corazón no se inmutan ante el genocidio de líderes sociales. Quienes se ofuscan por los bombardeos a territorio judío y no a la Franja de Gaza, son los mismos que han callado frente a los hornos crematorios usados por los paramilitares contra civiles en Juan Frío. A quienes no les importa el confinamiento y hambruna al que han sido expuestos los palestinos, son los mismos que demandaron ante la Corte el Estado de Emergencia en La Guajira. A quienes les importa cinco que en 2023 unos 38 niños palestinos fueron baleados por fuerzas israelíes, son los mismos que se roban el dinero de los PAE que hubiese salvado la vida de cientos de niños indígenas fallecidos por inanición. Quienes condenan al Hamas y Hezbolá y no a los israelíes, son los mismos que llaman Héroes a los militares involucrados en 6402 casos de falsos positivos. A quienes les importa un rábano que el 77% del territorio palestino fue y sigue siendo despojado a manos de colonos, son los mismos que condenan la recuperación de la Madre Tierra a manos de los indígenas, así como la devolución de territorios usurpados por ganaderos, mineros, empresarios, políticos y paramilitares a campesinos, mestizos y negros. Quienes optan por la guerra y no por los acuerdos internacionales, son los mismos que piden acabar la JEP. Quienes volvieron a elegir a Netanyahu, son los mismos criollos que votan por las huestes de Uribe, Cambio Radical, los Gnecco, Char y demás terroristas disfrazados de humanistas. Quienes ahora levantan la voz al cielo son los mismos que en Colombia y frente a la misma sangrienta tragedia se muestran impasibles y nada empáticos. Aquí y allá se cuecen habas.

*Roque Monteiro. comunicador social – periodista retirado, fotógrafo sin cámara, autor de varias novelas, cultivador de yuca y viajero incansable. Miembro del colectivo Psicolombianos de Diván.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.