“El Cauca nos ha dado luces de cómo líderes políticos ligados a la rama judicial hacen del fin del Acuerdo de Paz la única noticia que ha merecido la atención de los medios regionales, aunque sea para registrar que el ruido de los fusiles puede volver.”

A pesar de que en el Cauca se tenían grandes expectativas con la implementación del Acuerdo logrado con las Farc y se esperaba que la ejecución de lo firmado en el Teatro Colón sería parte de la agenda noticiosa de los medios regionales y de los líderes de opinión, esto no ha sido así.

A los corresponsales de los grandes medios de comunicación con sede central en Bogotá no les interesa mucho y a los reporteros locales tampoco les atrae la noticia en la que no haya un secuestrado, el sonido de un fusil disparado o el asesinato de unos campesinos.

Para los periódicos, radios y noticieros de televisión locales, la paz es un tema lejano de la agenda editorial si los gobernantes de turno, que pautan en sus empresas de comunicación, no dan alguna declaración al respecto.

Para los líderes de opinión que, en el departamento, por lo general hablan mucho de generalidades, la implementación de lo pactado con la antigua guerrilla de las Farc no merece muchas columnas, más allá de alguna noticia que haya sido producida en Bogotá y tenga eco en las regiones.

Los pocos medios, la mayoría universitarios, que tratan el tema evidencian que, a pesar del apoyo de muchas comunidades al proceso de paz, lo que hay que informar no es nada alentador.

El artículo titulado “Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial aún está en el papel en el Suroccidente” escrito por el colectivo de periodistas estudiantiles Co.marca Digital – quienes tienen un acuerdo de trabajo con Consejo de Redacción y el portal Verdad Abierta – muestra que el Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) Alto Patía-Norte del Cauca marcha a paso lento.

Según lo informado por los colegas de Co.Marca (ver artículo aquí https://verdadabierta.com/los-pdet-cauca-aun-esta-papel/), se trata de un plan que compromete tres departamentos (Cauca, Nariño y Valle del Cauca) y en su construcción participaron más de 32 mil personas. Es el PDET más grande del país, porque incorpora a 17 municipios del Cauca, cinco de Nariño y dos del Valle de Cauca.

Pero este buen análisis sobre la paz no vende en las grandes cadenas informativas del departamento, a pesar de lo necesario para una región y sus habitantes, porque hoy la agenda la ocupan el ex candidato a la alcaldía de Popayán por Opción Ciudadana Carlos Julián Bermeo Casas, el senador de Cambio Radical Temístocles Ortega, los líos judiciales y disciplinarios del Alcalde César Cristian Gómez Castro y, más recientemente, el paro regional de docentes y campesinos que ya completa una semana.

Aunque es necesario indagar sobre las relaciones políticas de Bermeo Casas, que le permitieron llegar a ser fiscal auxiliar de la JEP, y el avance de las audiencias de los procesos penales del mandatario local César Castro, lo que hoy ocurre en el departamento y el país nos exige a los periodistas investigar acerca de dos hechos aparentemente aislados: la paz y la corrupción.

Lo que se está denunciando que pasa al interior de la JEP y que sectores de derecha en el país utilizan como trampolín para pedir reformas estructurales, que acabarían con la columna vertebral del Acuerdo de Paz, debe ser aprovechado por los reporteros regionales para investigar y revelar cómo se acaba con lo pactado desde adentro, desde las instituciones creadas para la implementación. ¿Se le han entregado estas a los partidos tradicionales? ¿A los caciques electoreros locales?

Creo que la aparición de Bermeo Casas, junto al ´Tuerto´ Gil, nos hace prender las alarmas sobre los caballos de Troya que están destruyendo la paz desde adentro, con beneficios para unos pocos y en perjuicio de las comunidades.

El Cauca nos ha dado luces de cómo líderes políticos ligados a la rama judicial hacen del fin del Acuerdo de Paz la única noticia que ha merecido la atención de los medios regionales, aunque sea para registrar que el ruido de los fusiles puede volver.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here