La salida del león

0
391

About The Author

Todas las semanas desde hace unos meses surge un nuevo problema que enloda al máximo mandatario.

(Lea también: ¿Qué pasó con el Hospital Público Veterinario?)

“Al León hay que dejarle una salida o salta sobre la persona”, dijo el exembajador Benedetti en uno de los descontextualizados audios que la revista Semana publicó recientemente. Se refería a él como el león y a su interlocutora cómo la persona que no le deja otra salida que la confrontación directa.

El adagio, igual de antiguo que la política y la guerra, proviene del mítico libro “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu. El autor chino dice que el soldado lucha con más fiereza y determinación si no tiene más opción que la muerte. El estratega analiza este principio en dos contextos. Por un lado, dice que siempre hay que dejarle una salida al ejército enemigo rodeado, pues si no tienen cómo salvar su vida lucharán hasta la muerte, y eso puede ser desastroso para el propio ejército. Por otro lado, en casos extremos, hay que situar a las tropas propias en un punto sin salida, pues así se organizarán mejor, se mantendrán firmes y lucharán, no por el beneficio del general o el país, sino por ellos mismos y su vida.

Esta antigua enseñanza tanto describe la situación del exembajador como del presidente. Me gustaría, sin embargo, no discutir alrededor de la situación actual de quien fuera coordinador de agenda en la campaña de Petro presidente, pues creo que se desdibuja en esta coyuntura su papel público con sus problemas personales, de los que nadie debería opinar de sobremanera.

(Texto relacionado: Algunas cifras de la gestión de Claudia López)

Aun así, los problemas personales del exfuncionario están llevando al límite al presidente Petro. Pero no sólo estas. Todas las semanas desde hace unos meses surge un nuevo problema que enloda al máximo mandatario. Lo de esta semana, que hace implosionar el seno presidencial, y la dupla Petro-Sarabia, lleva al presidente más cerca a la oscura gruta donde no le va a quedar más opción que atacar.

Muy parecido a lo que pasó con el presidente Ernesto Samper, pero no por el incomparable proceso 8.000, sino por el ataque constante y la inmaniobrabilidad e ingobernabilidad, a Petro se le ha dificultado adelantar cualquier plan sin recibir ataques, incluso desde el mismo gobierno o desde su misma corriente ideológica.

El último cambio de ministros fue atrincherarse para aguantar los embates. Pero la trinchera es menos efectiva si el fuego proviene desde dentro de ella, como en el caso más reciente. Así, las críticas lo han llevado a la calle, como medio de defensa y contraataque, haciendo gala de su indiscutible apoyo popular.

Entonces, la salida del presidente es poner a su propio ejército, a los marchantes, los jóvenes, los pobres, los desprotegidos, en su defensa y en contra de quienes no apoyan sus reformas. Así, cada cual acorralar a su León, los medios a Petro, y él al congreso.

La salida para Petro es la calle; para el congreso es el paso de las reformas. Si alguna se cierra, la verdadera crisis institucional nos saltará encima.

(Le puede interesar: Gobierno Petro y su Reforma Laboral: entre empresarios, empleados y desempleados)

*Camilo Andrés Delgado Gómez, estudiante de ciencia política, Universidad Nacional de Colombia/sede Bogotá, @CamiloADelgadoG

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.