La biblioteca de El Ojo Nuclear

0
54

De animales a dioses. Breve historia de la humanidad.
Yuval Noah Harari
Debate
475 páginas.

Hace setenta mil años, un animalito insignificante empezó a acumular, transmitir y usar información de una manera que ninguna otra especie conocida lo había hecho antes; creó conceptos, mitos, formas de comercio y de organización política con una sofisticación increíble. Además, hizo algo verdaderamente revolucionario: aprendió a cooperar con sus congéneres, generalmente desconocidos. Hoy, ese animalito puede reproducir vida en un laboratorio, diseñar inteligencia artificial, manipular la genética y viajar al espacio exterior. El Homo sapiens ha logrado cosas bellas y que proporcionan un bienestar cada vez más sorprendente, pero también ha causado mucho dolor y destrucción a la propia especie y a las demás. ¿Se puede contar esa historia en sólo texto? Es imposible, pero este libro que dejo en la estantería de La Biblioteca de El Ojo Nuclear para La Línea del Medio da claves fundamentales: De animales a dioses, Breve historia de la humanidad, de Yuval Noah Harari.

Yuval Noah Harari es una historiador, profesor universitario y divulgador científico que alcanzó la fama mundial, precisamente, con este libro. ¿Cómo logró resumir semejante empresa en tan pocas páginas? Es que son, ni más ni menos, seis millones de años de historia desde cuando una especie humilde de homínidos tomó un camino distinto a los chimpancés, hasta hoy, cuando nos sentimos casi dioses.

Harari logró hacer una cosa tan bien hecha porque supo escoger los hitos definitivos y explicarlos a través del tiempo, contextualizado del origen de cada uno de ellos y demostrando que no surgieron de la noche a la mañana, sino como el resultado de un proceso marcado por el azar, la biología, la geografía o el clima. No llega a conclusiones definitivas, pero contrasta teorías y formula preguntas. Todo eso con la humildad de la mente científica, que sabe que todo lo sabe puede ser cuestionado.

De animales a dioses se detiene, con sentido del humor y una pluma muy agradables, en más grandes revoluciones que han marcado al Homo sapiens: la cognitiva, la agrícola, la científica y la industrial; presenta a otras especies animales y humanas que compartieron con este planeta hasta que se extinguieron, con la muy activa colaboración del Homo sapiens. El libro cuenta cómo logramos que nuestro cuerpo obtuviera de sí mismo el combustible para alimentar la cabezota que tenemos, que consume hasta un cuarto de energía cuando está en reposo; eso, más la idea que tuvimos de andar en dos patas, cobra un precio muy doloroso a la columna y especialmente a la mujer a la hora de parir.

A pesar de que denuncia la destrucción que hemos causado no es un libro pesimista sobre los seres humanos: al contrario, dedica mucho tiempo a maravillarse con logros como sociedad, los avances en medicina, electrónica, mecánica o política que han hecho que nuestra vida sea más cómoda —que no necesariamente más feliz— a la de, por ejemplo, el más poderoso faraón egipcio.

En la historia evolutiva de la humanidad están las bases y las claves de lo que somos hoy. Harari te demuestra cómo la agricultura es la mayor estafa de la historia; cómo los cazadores recolectores, que a veces despreciamos desde nuestra entendida civilización, fueron más inteligentes y sabios que nosotros. Ofrece muchos elementos para entender la relación del hombre con los animales, sobre los orígenes de los lenguajes, la agricultura, el patriarcado, las jerarquías, las leyes, el comercio o los imperios. Hasta debate sobre el porqué Europa, y no Oriente, fue la gran colonizadora de la Edad Moderna. Igualmente, hace una exposición sobre la ética capitalista y del consumismo.

Me pareció sumamente importante entender que desde el punto biológico nada es antinatural, que la cultura es una red de instintos artificiales, que el ser contradictorio y estar regido por valores incompatibles es una característica inherente al ser humano y que el dinero, los imperios y la religión han sido intentos de unificación de la humanidad. Para mí fue apasionante leer las disertaciones de Harari sobre la evolución del espíritu religioso del hombre, que trazó un camino desde el animismo hasta el monoteísmo, y que este último es una ideología que ya empieza a mostrar signos de resquebrajamiento importantes. Este libro también sobrevuela por el problema del bien y del mal, por las diferentes concepciones del humanismo y por el comportamiento humano, que más que estar organizado por un dios o por el libre albedrío, pareciera estar regentado por la biología, es decir, por hormonas, genes y neuronas.

Hay un capítulo, cerca al final, que me conmovió mucho sobre lo que es la felicidad humana, en el que concluye que no depende de condiciones objetivas, ni de riqueza, salud o belleza, sino de la correlación entre lo que esperamos de nosotros frente las condiciones que nos rodean. La vida humana no parece tener ningún sentido específico y, más bien, todo parece indicar que sólo somos el resultado de procesos evolutivos sin objetivo ni propósito.

*Mauricio Arroyave, periodista, lector caprichoso y frustrado librero, @mauroarroyave. Canal de Youtube El Ojo Nuclear.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here