Palabras de José Luis Ponce en la Primera Conferencia Internacional para la Implementación del Acuerdo de Paz, organizada por Defendamos la Paz, que tuvo lugar el 26 de septiembre de 2020.

Excelentísimo Sr. Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia

Sr. Rodrigo Londoño Echeverri, presidente del Partido Farc

Sr. Humberto de la Calle, ex vicepresidente de Colombia

Excelentísimo Sr. Carlos Ruiz Massieu, Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas.

Excelentísimo Sr. Eamon Gilmore, Enviado Especial de la Unión Europea para el proceso de paz.

Sr. Emilio Archila, Consejero Presidencial

Excelentísimo Sr. John Petter, Embajador de Noruega en Colombia

Distinguidos ganadores del Premio Nobel de Paz

Distinguidos Notables José Mujica y Felipe González

Distinguidos congresistas.

Distinguidos integrantes del movimiento Defendamos la Paz

Distinguidos invitados

El 23 de junio de 2016 se firmó en Cuba uno de los puntos más trascendentes de la agenda de la negociación de paz entre las FARC-EP y el gobierno colombiano iniciada desde 2012: el cese al fuego bilateral y definitivo entre las partes.

Aquella ceremonia, en la que participaron el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon; los presidentes de México, Chile, Venezuela, El Salvador y República Dominicana, este último Presidente Pro Témpore de la CELAC; así como el Canciller de Noruega y otras distinguidas personalidades, marcó sin dudas un punto de no retorno en las conversaciones de paz en La Habana.

Con motivo de ese importante acontecimiento, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, entonces presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, afirmó lo siguiente y cito:

“La paz será la victoria de toda Colombia; pero también la de toda Nuestra América. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) tiene, en su joven historia, el gran hito de la proclamación de esta región como Zona de Paz. El fin del conflicto armado en Colombia será una nueva demostración del firme compromiso de nuestros pueblos contra el uso y la amenaza del uso de la fuerza y a favor de la solución pacífica de controversias. Ante las diferencias, diálogo. Ante los retos, concertación.
“El logro de la paz en Colombia será también esperanza para millones de personas en el planeta, cuya principal preocupación sigue siendo la supervivencia en un mundo convulsionado por la violencia y las guerras”. Fin de la cita.

Unos meses después, la Firma del Acuerdo Final en Cartagena llenó de esperanzas a millones de personas dentro y fuera de Colombia, quienes durante décadas anhelaron una paz efectiva para este hermano pueblo. Sin embargo, a pesar de los avances registrados, es innegable que aún falta por hacer en la implementación y aplicación del acuerdo.

Es necesario realizar un nuevo llamado a todos los involucrados en la implementación del Acuerdo Final para que trabajen con intensidad y se cumpla lo suscrito. Además, nos sumamos a la grave preocupación existente en Colombia y expresada por la comunidad internacional acerca del elevado número de asesinatos de ex miembros de las FARC-EP, de líderes sociales y de activistas y defensores de DDHH.

Mi gobierno, junto al de Noruega, ha mantenido su condición de garante de la implementación del Acuerdo de Paz con la Farc y reitera su compromiso con la búsqueda de una solución a las interrumpidas negociaciones entre el Estado colombiano y el ELN.

Por otra parte, y como es conocido, en Cuba permanecen los miembros de la delegación de paz del ELN a la espera del cumplimiento del “Protocolo Establecido en Caso de Ruptura de la Negociación de Diálogos de Paz entre el Estado colombiano y el ELN”, suscrito por las Partes junto a seis estados garantes. La postura cubana de atenerse a lo pactado, cuenta con el respaldo de la comunidad internacional y diversos sectores sociales, políticos, académicos y de la sociedad colombiana.

Aprovechamos la ocasión para confirmar el respaldo de Cuba al llamado realizado por el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres y su Santidad el Papa Francisco, para que todas las partes involucradas en conflictos armados en el planeta cesen el fuego y alivien así la calamidad global provocada por la pandemia del Covid-19.

Estimados amigos de la paz:

Para concluir, les pido que me permitan retomar las palabras de Raúl Castro aquel promisorio día de junio de 2016 y cito:

“La paz no es una utopía. Es un derecho legítimo de cada ser humano y de todos los pueblos. Es una condición fundamental para el disfrute de todos los derechos humanos, en particular, el derecho supremo a la vida”.

Muchas gracias

*José Luis Ponce, embajador de Cuba en Colombia. @PonceCaraballo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here