Lectura para un día de paro

0
853

About The Author

21 lecciones para el siglo XXI
Yuval Noah Harari
Debate
399 páginas

Una de las razones por las que amo los libros, además del mero placer fetichista que me inspiran, es la capacidad que tienen algunos de ellos para ofrecer claves en momentos claves. Este es uno de esos momentos y este es uno de esos libros. 21 lecciones para el siglo XXI, de Yuval Noah Harari, tiene un capítulo –que se constituye en la primera de esa veintena de lecciones- que bien vale la pena leer a la luz de un evento político y masivo como la marcha programada para el 21 de noviembre de 2019. Se llama Decepción.

Harari sostiene que siglo XX se construyó sobre la base de tres relatos: el fascista, el comunista y el liberal; también, que pronto quedaron fuera de combate los dos primeros, por diversas razones, pero que el liberal perduró por su capacidad de ofrecer derechos políticos, oportunidades económicas y, sobre todo, libertades personales. Sin embargo, al llegar el siglo XXI, la crisis financiera global de 2008 marcó un después, una época de reversión, una era de nuevos y reforzados muros, resistencias a las migraciones y ataques a los acuerdos comerciales: “Gobiernos en apariencia democráticos socavan la independencia del sistema judicial, restringen la libertad de prensa y califican de traición cualquier tipo de oposición”, escribe. Por lo demás, sostiene Harari, el ciudadano del mundo -en el que se inscribe Colombia, no está de más decirlo- ve perplejo cómo son los ingenieros, emprendedores, expertos en mercadeo, científicos y los intereses privados los que controlan el diseño y la implementación de los algoritmos, el manejo de las finanzas, el acceso a los mercados y la información que circula en la internet. Harari no ataca esas profesiones, ni más faltaba, pero hace ver que ver que la aplicación de su oficio no necesariamente prima el interés general. La política va quedando marginada de las decisiones; ni qué decir de la población en general.

El ciudadano ve, entonces, que la democracia misma pierde relevancia, que su voto cada vez decide menos, que son los procesos robotizados los que se quedan con su empleo y los intereses multinacionales los que determinan el rumbo de las economías. La infotecnología y la biotecnología -y no los mecanismos del Estado Social de Derecho- son las que determinan, por ejemplo, quién recibe un préstamo bancario y quién no, dónde están ciudadanos que pueden disfrutar de una jubilación, cuáles son las carreras que se deben estudiar y el valor que estas tienen. Por otro lado, la élite política que todavía ocupa el poder, atrapada en su propia ineficacia, con frecuencia miente, divide y ofusca a una sociedad agobiada por un profundo sentimiento de irrelevancia. Todo en medio de una corrupción desbordada.

Ahí es donde cobra sentido la palabra ‘decepción’, que es la que titula esta lección de Harari. Decepción del relato liberal que prometió que el voto iba a ser todopoderoso en las sociedades, de la promesa de que el crecimiento económico iba a traer bienestar y no calentamiento global y amenazas serias a la sobrevivencia misma del ser humano.

Pero Harari no es tan pesimista como yo: él propone la perplejidad como respuesta ante ese panorama, perplejidad y no pánico porque la segunda sensación inmoviliza, mientras que la primera admite que, aunque no lo sepamos muy bien todavía, algo se puede hacer.

Quizás las marchas y las protestas que surgen por todo el mundo, incluida la que se realice en Colombia el día que quede publicada esta reseña, tengan que ver con esto: con la decepción de los ciudadanos y con las ganas de sacudirse esa dolorosa sensación de su irrelevancia. De ahí el peligro de jugar con los sentimientos de la gente: por ejemplo, un día cierto sector político reconoció que buscó ‘que la gente saliera a votar verraca’; y adivinen qué pasó: la gente se enverracó.

Mauricio Arroyave, periodista, lector caprichoso y frustrado librero, @mauroarroyave

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.