Mujeres que matan

Alberto Barrera Tyszka

Random House

209 páginas

Cuando un escritor, un hombre, decide internarse en el mundo femenino, debe saber que está pisando un territorio en el que es ajeno; debe asumir sus pasos con cierta lentitud y en puntillas; la voz quedita, la guardia baja, los ojos y los oídos cercanos, pero nunca invasivos. Debe, sobre todo, guardar distancia si es que no quiere contaminar ese mundo tan particular al que se le ha permitido la entrada. Y es que no importa si es bienvenido, lo mínimo que debe hacer un macho en un espacio reservado para mujeres es saberse extranjero. Incluso esa actitud sabia no es garantía de éxito: la sola presencia masculina distorsiona la magia propia de esos maravillosos aquelarres y, por lo tanto, hay algo que siempre se escapará.

Por eso, es tan riesgosa, tan atrevida pero tan interesante, la aventura que emprendió Alberto Barrera Tyszka en este libro: para escribir Mujeres que matan se inventa a un narrador masculino que se atreve a navegar en la historia de un desaparecido club de lectura femenino, especializado en los libros de autoayuda. Crea, pues, la figura de un hijo que quiere descubrir los motivos del asesinato de una de las integrantes de ese club, su madre, quien, en las primeras páginas, aparece asesinada en la bañera de un hotel. A partir de ese evento, de escuchar las diferentes versiones de esa muerte y sospechando de las amigas de su madre como cómplices del crimen, descubre la latencia de venganza que puede esconder cada mujer que se ve presa de una sociedad machista y misógina. Es muy interesante esa tensión que propone la novela entre literatura, lo femenino y la violencia.

La historia tiene lugar en un país ficticio del que nadie parece poder escapar, no tanto física como moralmente. Un país gobernado por un tirano, un Alto Mando al estilo orwelliano, un lugar al que el libro no se atreve a darle nombre, una pesadilla caribeña acosada por el hambre y la inseguridad. Es fácil intuir allí a Venezuela, donde nació el autor: es muy difícil escapar del lugar que te vio nacer.

Barrera Tyszka vive en México. Ha publicado obras como La enfermedad, con la que ganó el Herralde de novela, o Patria o muerte, con la que obtuvo el premio Tusquets, y en la que habló directamente de Hugo Chávez. Sus trabajos han sido traducidos a varios idiomas.  

Dejo, entonces, esta propuesta de lectura en la Biblioteca Diaria de La Línea del Medio.

Mauricio Arroyave, periodista, lector caprichoso y frustrado librero, @mauroarroyave

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here