Las multitudinarias movilizaciones y actos simbólicos del 26 de julio, en más de 130 ciudades de Colombia y del mundo, en las que participaron todos los sectores sociales y políticos del país, fueron una demostración de solidaridad con quienes representan el liderazgo social de las comunidades más vulnerables del país.

La ciudadanía se pronunció: se produjo un consenso nacional sobre la condena de estos crímenes, se proclamó que los líderes y las lideresas no están solos y se reclamó del gobierno acciones eficaces e inmediatas, no para disminuir los asesinatos, sino para ponerles fin; no para reducir la explicación de esa violencia al narcotráfico, sino para combatirla desde sus fuertes motivaciones políticas y sociales.

Con las movilizaciones del 26 de julio, aconteció un punto de inflexión en el comportamiento de nuestra sociedad: la expresión de que no seguiremos viendo pasar con desdén la fila interminable de cadáveres de las víctimas de este exterminio.

Defendamos la Paz agradece a todas las instituciones, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación, a la Iglesia Católica, a las comunidades afro, indígena y LGTBI y a las personalidades que dieron su respaldo a esta iniciativa. Y agradece especialmente a la ciudadanía que mostró la potencia que tiene su acción organizada.

Al registrar con alegría este paso trascendental en el proceso de avanzar en la protección de la vida y de la paz en Colombia, Defendamos la Paz invita a realizar un ejercicio permanente de observación, denuncia y acompañamiento territorial para garantizar la labor e integridad de las lideresas y los líderes sociales, así como de quienes dejaron las armas; a promover un pacto nacional para sacar la violencia de la política; y a concertar medidas oficiales de carácter integral que brinden seguridad al liderazgo social y a la defensa de los derechos humanos.

Juntos logramos conmover la consciencia del país sobre los asesinatos de los líderes y las lideresas sociales y fortalecer la esperanza. Seguiremos abanderando la lucha por la defensa de la vida y de la paz.

27 de julio de 2019

1 COMENTARIO

  1. Mientras la condonación de deuda lanoagamos los colombianos a sarmiento a través del títere holograma de presidente, la conciencia se abre paso en la razón tanto que ya somos tantas razones que tenemos y entendemos el poder de transformación que tenemos. Para todo hay un límite. Podemos bajar uno y cien presidentes de pacotilla si es necesario. Somos la fuerza que puede frenar esta hecatombe corrupta que está quitando la vida en todos los aspectos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here