La pandemia mundial: Una oportunidad para ser mejores

0
718
Jose Ramos-Horta tried to seduce Amanda Vanstone.

About The Author

He leído a blogueros que dicen que el lado positivo del Covid-19 es que nos estamos dando cuenta de que todos somos parte de una familia.

Efectivamente, somos una familia humana y entre nosotros hay ricos. Estos familiares ricos muy rara vez hablan de los primos sin hogar en Los Ángeles y en la periferia de París, de las personas de color, de los asiáticos y mucho menos de los latinos. Si eres uno de los pocos asiáticos multimillonarios, seguramente has recordado la existencia miserable de tus relaciones marginadas cuando miras hacia abajo desde tu ático.

Escribo desde mi casa en el confín del mundo, en uno de los países más pobres del sudeste asiático, lo entiendo. Te hacen sentir incómodo, él o ella podrían pedirte dinero. Salvo algunas excepciones, las naciones no son tan diferentes.

Mucho después de la pandemia del Covid-19, la Administración y el Congreso de los Estados Unidos finalmente movilizaron billones de dólares para abordar la agitación social extrema y el colapso económico.

Lamentablemente, no hubo ni una sola palabra sobre distribuir parte de esa asombrosa cantidad con sus humildes vecinos y otros en todo el mundo. En cambio, la Administración actual de los Estados Unidos ha propuesto reducciones masivas de la Asistencia Internacional para el Desarrollo y ha congelado fondos vitales para las Naciones Unidas, incluso la misma institución, la Organización Mundial de la Salud, de la que la mayoría de nosotros dependemos para ayudar a frenar la pandemia. Este empleo de fondos sólo iba dirigido a los Estados Unidos como los primeros y últimos beneficiarios.

A pesar de que la Unión Europea generalmente es más lenta para avanzar en cualquier tema, movilizó casi un billón de dólares para salvar a sus ciudadanos y a su economía. Una vez más, no se mencionó la idea de compartir una parte considerable con los vecinos de Europa.

Entiendo la dificultad de tener que permanecer en casa cuando uno está acostumbrado a movilizarse. Para muchos ha sido estresante no poder encontrar papel higiénico o harina para hornear pan en su tiempo libre recién adquirido. Según el Programa Mundial de Alimentos, FAO, 135 millones de personas en nuestro mundo enfrentan altos niveles de crisis de hambre.

Ahora que las economías se están derrumbando debido a este Covid-19 mundial, exacerbado por los conflictos regionales e impulsado por los productores de armas occidentales y rusos. 130 millones de personas están al borde del hambre, lo que nos lleva a lo que el Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos ha llamado hambrunas de «proporciones bíblicas».

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y China prosperan en tiempos de guerra y en el comercio de crímenes. En los últimos cinco años en Yemen, 80.000 niños murieron de hambre, mientras que los aliados estadounidenses de Arabia Saudita y los rebeldes hutíes erigieron bloqueos de alimentos y suministros médicos, sacrificando descaradamente la vida de inocentes por adquisiciones territoriales insignificantes y motivadas por las fantasías de supremacía religiosa. En Siria, más de 20.000 niños han muerto y en Sudán del Sur se estima han muerto 100.000 niños.

Reconozco que estas cifras son paralizantes. No son amigos, ni siquiera personas o niños que se parezcan a ti, pero cualquier sensación de conexión mundial provocada por los momentos aislados de nuestras vidas como resultado del Covid-19, debe incluir una reflexión, ya sea si usted vive en un país que trafica con masacre de civiles, además de la responsabilidad de comunicarle a sus líderes y conciudadanos el horror de estos fondos obtenidos ilegalmente.

Tenemos la oportunidad de superar este desastre de magnitud sin precedentes, con nuevas prioridades y un plan de acción para reconstruir nuestros países y sociedades.

¿Habrá una segunda oportunidad? Si perdemos ésta, seguiremos nuestro rumbo con mucha facilidad, olvidaremos esta catástrofe, como hemos olvidado las pasadas y volveremos a complacernos en los extremos de la riqueza decadente y la pobreza desgarradora. Las guerras en Siria y Yemen continuarán con las potencias occidentales, incluyendo el devoto Canadá, Rusia y otros países productores de armas más pequeños continuarán beneficiándose del asesinato de mujeres y niños. Los pobres y los indigentes continuarán muriendo de cólera, malaria, dengue, hambre. De una forma u otra, su miseria aterrizará en tu puerta.

Si hay una lección fundamental del COVID-19, es que tanto en las familias como en las naciones la salud del colectivo es tan fuerte y es su eslabón más débil. La otra lección es que los muros no son lo suficientemente altos y resistentes como para evitar que millones de personas desesperadamente pobres marchen hacia los afluentes Norte, Estados Unidos o Europa. Hemos visto cómo los desdichados del mundo, los no deseados, continuarán arriesgándose a través de los desiertos implacables del norte de África, desafiando las tormentas y muriendo en las playas del Mediterráneo. Los más fuertes y afortunados que han sobrevivido a traficantes de personas sin escrúpulos y a la despiadada ira de la naturaleza, acampan en las puertas de Europa agotados y hambrientos.

En todo el mundo, hemos tenido momentos de angustia en los que nos hemos enfrentado cara a cara con la perspectiva de nuestra propia mortalidad y fragilidad.

Hay un enfoque que funcionó en el pasado y podría funcionar nuevamente. Después de la Segunda Guerra Mundial, hasta la caída del Muro de Berlín, los ricos enfrentaron otra amenaza a su seguridad, el surgimiento del totalitarismo en Occidente. En dos ocasiones, hubo dos estrategias distintas para abordar esta amenaza, uno resultó ser un lamentable fracaso y el otro un éxito rotundo.

Una estrategia fue luchar contra el surgimiento del comunismo en las puertas de los ricos, incluido el establecimiento y la financiación de los Contras, mercenarios estadounidenses armados y entrenados en América Central para luchar contra las nuevas generaciones de jóvenes románticos inspirados por El Che y Fidel, con recursos y armas de la Unión Soviética. En un campo de batalla por el poder, ambos bandos entrenaron a jóvenes y los enviaron a matar. Cuando terminó la Guerra Fría, los asesores militares soviéticos y estadounidenses regresaron a sus hogares sin pensar en reparar o reconstruir la debacle que habían ayudado a crear, dejando atrás un alijo de armas y una cultura de violencia como legado. Los entrenados en asesinatos y torturas se convirtieron en activos útiles para los narcotraficantes. Los resultados son las mujeres y niños en las caravanas de América Central que huyen de sus naciones devastadas hacia la ilusión de El Norte. La crueldad con la que han sido tratados continúa perjudicando a los Estados Unidos, tanto como a los niños que han sido tratados con tanta frialdad.

El otro desafío era abordar la amenaza del totalitarismo en la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial. En 1948, Estados Unidos promulgó el Plan Marshall sostenido por el 5% del PIB de EEUU para financiar la reconstrucción de Europa. Si nos fijamos en la Europa que surgió y en los mercados vibrantes de mercancías estadounidenses que se crearon en el proceso, evidentemente fue un éxito rotundo.

Un programa respondió a una amenaza con miedo, violencia y muerte, el otro reconstruyó la salud de las naciones y fomentó la libertad, así como tradiciones e instituciones democráticas sólidas.

Si realmente somos una familia, les planteo un reto a mis «primos» más ricos para nutrir la salud de toda la familia, elevar el potencial de supervivencia de todos con un moderno Plan Marshall, no para una sino para todas las regiones. Esto requeriría el liderazgo combinado de los países del G7 + G20.

Además, propongo que solicitemos la participación activa de los 1000 bancos más grandes del mundo, 1000 compañías más grandes, 1000 hombres y mujeres más ricos, 1000 fundaciones más ricas, 1000 universidades y 1000 iglesias más ricas para invertir en la economía verde y azul, en la agricultura sostenible, el agua limpia, la educación y la salud, las clínicas y hospitales modernos, los institutos de investigación científica y médica, crear empleos significativos en todos los países del mundo.

Para empezar, declaro:

Que Estados Unidos levante todas las sanciones contra Irán, Cuba, Venezuela y Corea del Norte para impulsar estas economías gravemente perjudicadas por el Covid-19 y por el colapso económico mundial; colapso que no fue creado por estos países.

Que las instituciones financieras del mundo, las naciones acreedoras y los bancos comerciales cancelen la deuda total de todos los países menos desarrollados y de los llamados «países sumamente endeudados». Aliviados de la carga de la deuda, los países deberían invertir más en infraestructura, educación y salud, creación de empleo, fomento de pequeñas empresas y agricultura, energía verde y economía azul.

Congelar todas las exportaciones de armas a todos los países en desarrollo, durante los próximos 10 años… Recuerda la matanza de seres humanos que permites con tus ventas de armas. Alegas que atribuye condiciones estrictas de derechos humanos a sus exportaciones de armas. Oh, por favor, ahórrate el comentario que sabes que es una mentira.

La eliminación obligatoria de la tortura en todo el mundo y una moratoria de 10 años sobre la pena de muerte. Prometemos comenzar de nuevo después de esta pandemia mundial. ¿No es así? Esto es lo mínimo que deberíamos hacer para mostrar nuestra humanidad.

Por último, pero no menos importante, más avances en el Acuerdo de París, establecer un aumento de temperatura de 0,5 °C más ambicioso, en lugar del absurdo 2-1,5 ° C.

Algunos dirán que soy ingenuo, que estoy proponiendo lo que no se puede hacer. A ellos les diré: Por favor, perdónenme sus anticuadas trivialidades de realismo y pragmatismo que nos llevaron a este desastre. El lujo de reflexionar sobre nuestra conectividad sólo tiene valor si se acompaña de un plan de acción para elevar el estado de nuestro mundo conectado de maneras tangibles. Cualquier cosa que no sea eso, nos dejará a todos ciegos, mientras que las economías de Occidente se ven impulsadas por la venta de armas y la muerte de mujeres y niños inocentes al otro lado del mundo que compartimos.

* José Ramos – Horta, Premio Nobel de Paz 1996, expresidente de Timor Oriental

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.