¿Para qué un Pacto por la Vida?

0
228

Estamos buscando una unión contra la Violencia y contra la Codicia.

En el grupo de ambientalistas que propone un Pacto Por la Vida hablamos de todo tipo de vida, no solo la de nosotros los humanos sino la de la fauna y la flora, la de todas formas de vida con las que convivimos en  este planeta.

Consulte el Pacto por la Vida aquí.

Pero, en el fondo, lo que estamos  buscando es una unión contra la Violencia y contra la Codicia.

Creemos que la Violencia está destruyendo la vida en Colombia y la Codicia no solo está destruyendo nuestra sociedad sino que amenaza con hacer que el planeta sea invivible para  los humanos.

(Lea también: La mujer que escribía pensamientos)

Cuando hablamos de violencia hablamos de todo tipo, no solo la homicida sino la que deforma las vidas de los segregados, de los que humillamos  o desdeñamos por ser de un color diferente o por ser pobres o por ser ignorantes. Cuando los calificamos, cuando les negamos oportunidades, cuando nos reímos de ellos, estamos ejerciendo una violencia que destruye nuestra sociedad.

Cuando nos oponemos a la codicia desenfrenada, es porque nos damos cuenta que no solo ella está ligada a la violencia sino que a nivel planetario está amenazando con hacer invivible para los humanos el planeta y que, en Colombia, esta orientación hacia el enriquecimiento desenfrenado ha logrado aumentar nuestras diferencias sociales y fomentar el odio, la desesperación y la ira, inclusive incitando a que los que puedan huyan del país.

Es así como codiciosos y violentos están aliados tanto en la izquierda como en la derecha y es en contra de estas alianzas maléficas, desastrosas, que convocamos al Pacto.

Es importante también decir que no estamos solo convocando a un pacto de conciencias sino a un pacto de acuerdos y sobretodo a un pacto que proponga soluciones.

(Texto relacionado: El sinsentido de una Asamblea Nacional Constituyente)

Sabemos que esto implica cambios importantes en nuestra sociedad y que se trata de un proceso de largo plazo. He insistido en mis libros en un cambio importante: reconocer la complejidad de la realidad y alejarnos de los dogmas que la simplifican. Si reconocemos la complejidad de la realidad, podríamos ser capaces de reaprender a ver el mundo y sobretodo comprender en qué país vivimos, darnos cuenta de nuestra enorme complejidad ecológica y cultural y de nuestras simplezas políticas.

Solo así pienso que los colombianos podríamos construir soluciones de igual complejidad a las de los problemas que tenemos.

(Le puede interesar: Conferencia de donantes)

*Julio Carrizosa Umaña, ingeniero, ambientalista, miembro honorario de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here