Política industrial activa y proyección exportadora

0
96

WP Post Author

La política industrial activa es fundamental en la economía postpandemia. Es pieza principal de las relaciones intersectoriales.

En un formidable ejercicio dialéctico el Presidente electo Gustavo Petro disertó ante la comunidad universitaria del Externado de Colombia haciendo un paralelo entre los valores críticos de la universidad en los ochentas y los desafíos que plantea el asunto climático a los estudiantes que iniciaron sus carreras esta semana. Dijo en tono severo a los primíparos de la Casa de Estudios de la cual egresó: en cuatro años sabremos si ustedes y yo triunfamos o fracasamos. Ustedes si no desarrollan una crítica fecunda como interpelación afirmativa ante el fracaso de la exaltación del mercado y sus fuerzas como asignadores perfectos de rentas e inversiones dentro del paradigma de la acumulación ilimitada, habrían fallado. Y yo, como Presidente de los colombianos, si no logro un desarrollo incluyente y sostenible de nuestra economía que contribuya a cambiar la tendencia autodestructiva por la cual transitan la humanidad y Colombia, porfiando en una desesperada corrida por la acumulación, sin ser capaces de detener el deterioro planetario precisamente cuando los avances del conocimiento y su aplicación tecnológica podrían permitirnos una gestión salvadora de los recursos, abandonando una conducta que elimina la vida y deja sin futuro a las generaciones venideras.

Esta discusión contiene elementos del debate bien conocido entre las doctrinas económicas, pero al introducir la cuestión climática como asunto mayor de dimensiones globales, nos coloca en frente de un reto ciclópeo y definitivo. En el caso de Colombia, el Presidente electo refrenda sus postulados acerca de la consolidación de la paz total y el logro de un acuerdo nacional como presupuestos para enfrentar el desafío del momento histórico.

Ludwig Erhard, gran arquitecto de la economía social de mercado en Alemania, aclaró el debate entre las escuelas económicas basándose en el ordoliberalismo, respetando la lógica de los mercados, pero advirtiendo que las fuerzas productivas libradas a su suerte se autoliquidan, por lo cual requieren de vectores compensatorios integrados en el trípode de autorresponsabilidad, solidaridad y subsidiariedad. La mediación conceptual de Erhard con sus tesis del bienestar para todos fue la base de la Economía Social de Mercado, enriquecida en el cambio del milenio con el componente ecológico, la transición energética y el cometido de la descarbonización. Un sistema que acoge y admite la complejidad, dando protagonismo a lo femenino, a la infancia y a los mayores, profundizando la participación ciudadana con independencia del orden político.

La política industrial activa es fundamental en la economía postpandemia. Es pieza principal de las relaciones intersectoriales. Corrige imperfecciones del mercado y del estado, pregona la responsabilidad ambiental, promueve la competencia y reduce las asimetrías de la información. Privilegia la inclusión, adopta medidas en pro de la inserción de actores de menor tamaño y desarrolla proveedores en todas las cadenas, La política  industrial promueve la formalización y la materialización de derechos económicos para la extensa gama de las actividades de la economía popular; es uno de los ejes del desarrollo productivo y este, a su vez, es un articulador de la ciencia y la tecnología en todas las unidades económicas, considerando la enorme variedad en los grados de incorporación de progreso técnico de nuestro tejido empresarial.

La política industrial y la política comercial son dos alas de un mismo pájaro. En la nueva configuración de cadenas globales cuya armadura se liga con base en nodos regionales, el gobierno de Gustavo Petro tendrá la responsabilidad de formular el Programa Exportador que hará parte del Plan de Desarrollo. Son parte de sus fundamentos y componentes, entre otros, los siguientes:

a) Al compartir el aserto que se expresa colocando al desarrollo como el emblema de la paz, la diplomacia por y para la paz que llevarán a cabo el canciller Álvaro Leyva y las misiones diplomáticas a su cargo, se ejecutará en colaboración sinérgica con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en los planos comercial, productivo, de inversiones, promoción turística y con la Agencia de Cooperación. La coordinación entre la Cancillería y ProColombia será plena y armónica. Podrá incluir casos de integración física de nuestras representaciones diplomática y comercial para responder a los desafíos que plantean tanto el desempeño exportador como la crisis de la oferta exportable.

b) La política internacional  ha de ser multidireccional, con presencia eficaz en los cinco continentes y  pertenencia múltiple, Debe empoderarse en la nueva geografía del mundo, elevando su capacidad negociadora con las grandes potencias tradicionales y emergentes, reconociendo convergencias  sin subordinación, sin rotulaciones ni cargas ideológicas, sin dogmatismos económicos y con una honda conciencia de sus posibilidades, apelando a procesos articuladores de corredores y variantes de la conectografía, apuntalando nexos con las economías de mayor significación, mas también con las potencias intermedias del G20 y los países en desarrollo con potencial de beneficio recíproco significativo. Nuestra participación en las esferas comercial, de inversiones y de localización debe tomar en cuenta los casi 5 millones de compatriotas que viven fuera de nuestro territorio.

c) Los compromisos de Colombia se honrarán cabalmente en el ámbito multilateral y su lealtad con los preceptos superiores sobre la consideración ética del proceso económico y tecnológico, el compromiso con los ODS, la lucha contra el cambio climático y por la descarbonización, la reducción de la vulnerabilidad, la gestión global ante las amenazas sanitarias y la forja de acuerdos sobre el uso de la analítica de datos sin menoscabo de la libertad individual, la construcción de prospectos innovadores frente al asunto de las drogas, las migraciones y la internacionalización del talento humano, así como la participación activa en los procesos de reforma del sistema de Naciones Unidas y de diseño de una nueva arquitectura financiera global.

d) La inversión nacional y extranjera apreciará el establecimiento de empresas Ancla que tengan la capacidad de generar exportaciones de valor agregado, en los niveles necesarios para equilibrar la balanza comercial y que a su vez, promuevan encadenamientos productivos con Pymes colombianas para el abastecimiento de insumos y servicios. Son de interés especial los sectores de recursos naturales que se convierten, a través de su transformación, en insumos para objetivos y desafíos en torno al clima, la salud y la brecha digital. En negrilla coloco la cita exacta de Mariana Mazzucato en sus recomendaciones para Colombia.

e) La concepción tanto de la política de Desarrollo Productivo como del Programa Exportador, consolida su base social dentro del marco del Acuerdo Nacional convocado por el Presidente Electo Gustavo Petro. El diálogo social con los sectores del capital y el trabajo, formal e informal, es el escenario para la gestación de un Contrato Social que propicie a la vez un mejor desempeño del sector público, la mayor cuota de inversión privada, la calificación del talento humano y del herramental para elevar cualitativamente la relación entre relaciones sociales y fuerzas productivas. Ha llegado la hora de convocar la Comisión mixta de Comercio Exterior que no se reúne hace muchos años.

f) El presidente electo Gustavo Petro, podría liderar a los 4 países de la Alianza del Pacífico y a los países observadores,  en el diseño de una estrategia conjunta para atraer inversión extranjera a la región de capitales con alta multiplicación. Esta iniciativa permitiría aprovechar la tendencia actual de Nearshoring, es decir conformar cadenas regionales de valor más seguras y confiables.

g) En el proceso de ajuste institucional que traerá consigo el Plan Exportador, es posible recuperar experiencias como las del Programa Expopyme, optimizar los alcances del seguro a exportadores, elevar la participación de los empresarios en la priorización de actividades de promoción por ProColombia y asegurar con las universidades el acompañamiento requerido al empresariado regional con proyección internacional y su cualificación al más alto nivel.

h) Estrategias para fomentar las exportaciones de Pymes colombianas

1. El comercio electrónico se ha convertido en la mejor plataforma para que las Pymes puedan acceder directamente a clientes en todo el mundo. El Plan Exportador del nuevo Gobierno puede iniciar un plan piloto de incubadoras de exportaciones por e-commerce, teniendo en cuenta que EE. UU., nuestro principal socio comercial, ofrece una franquicia de US$800 libres de arancel e IVA (uno de los más altos del mundo), que permite a las Pymes utilizar el aeropuerto El Dorado, catalogado como el mejor aeropuerto de carga de LATAM, para hacer envíos.

2. Promover exportaciones a Venezuela. La reapertura de la frontera con el vecino país, es una excelente oportunidad para que las empresas colombianas vuelvan a abastecer el mercado venezolano. Es fundamental identificar los sectores con mayor potencial exportador a ese mercado e implementar los instrumentos que brinden seguridad jurídica a las operaciones de comercio exterior entre los dos países (pagos, seguridad en la cadena logística, entre otros).

3. La reciente iniciativa anunciada en Venezuela de crear Zonas Económicas Especiales (ZEE) en regiones estratégicas, abre una gran oportunidad para inversiones colombianas, siempre y cuando se brinden en dichos espacios territoriales las condiciones propicias para mejorar el ambiente de negocios y contar con seguridad jurídica que proteja dichas inversiones.

4. En mis visitas a los empresarios de las diferentes regiones como parte de la tarea que me he impuesto dentro del marco del Acuerdo Nacional, he sostenido reuniones con directivos y empresarios localizados en zonas francas, la mayor parte de los cuales son Pymes. Felizmente, luego de conversar con el ministro José Antonio Ocampo, cuya designación ha sido gran acierto del Presidente Electo, he podido comentar a ellos el alcance de la decisión que proyecta el nuevo Gobierno justamente para proteger al sector del régimen franco que cumple cabalmente con la filosofía import/export. Se trata de evitar elusión de compromisos y obligaciones por parte de empresas que podrían practicar una suerte de competencia desleal al abusar de las ventajas de la importación libre sin materializar el compromiso exportador ulterior. Es muy bueno que el Gobierno preserve la confianza en este instrumento de internacionalización, ya que allí hay un potencial para el fomento exportador. Además,  zonas francas multiempresariales del país, pueden convertirse en motores de nuevas exportaciones y en ventanillas únicas de inversión y comercio exterior.

5. El Gobierno nacional, surtidas las precisiones regulatorias para el aseguramiento de los objetivos de las meritorias configuraciones espaciales para la internacionalización, podrá apoyar las zonas francas que contribuyan a la promoción de las exportaciones y a la internacionalización de sus regiones.

*Juan Alfredo Pinto, escritor, economista, @juanalfredopin1

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here