El género en el Polo Democrático, de la mula al Concorde

0
407

El Polo Democrático avisó que, en su V Congreso, que se celebrará en el 2021, sus instancias de dirección y sus listas a corporaciones públicas serán de composición paritaria entre hombres y mujeres. Me pregunté, mientras celebraba la noticia, de qué tamaño sería el brinco, en términos de la lista al Senado que el Partido planteará, comprometiéndose con la paridad, o sea con 50-50.

Para eso, hice un mini-análisis a las listas al Senado para el periodo 2018-2022, el último periodo de elecciones nacionales. Comparé algunos de los resultados con los de otros tres partidos para crear un marco de referencia.

El PDA, Polo Democrático Alternativo, creado en diciembre 1º de 2005, presentó una lista de 69 personas para el Senado de la República. De estas 69 personas, 22 eran mujeres, número que representaba el 31.9% de las personas incluidas en la lista.

El total de votos que tuvo esta lista fue de 736,367. El total de votos por la lista (y no por una persona específica) fue de 98,550. El promedio de votos obtenido por las personas de la lista fue de 9,244.

Para el cálculo de este promedio, se incluye la votación extraordinaria de Jorge Robledo que fue de 226,099 votos. Si se sustrae esta votación y se recalcula el promedio, éste baja a 6,055 votos por persona.

El promedio de votos en la lista de Centro Democrático fue de 47.409; en el Partido Verde, de 15.142; en el Partido Liberal, de 17.298.

Ninguna mujer estuvo entre las cinco personas con más alta votación en el Polo.

En el Partido Centro Democrático, había tres mujeres entre las cinco personas con más alta votación de la lista; en el Partido Verde había una y, en el Partido Liberal, no había ninguna.

Las 22 mujeres del Polo sacaron un total de 10.927 votos, siendo 1.399 la votación más alta (Mila Maria Paz Campaz) y 140 la más baja (Maria Esperanza Vargas Rojas). El promedio de votos que sacaron las mujeres de esta lista fue de 497.

Las mujeres de la lista del Partido Centro Democrático sacaron en promedio 20.626 votos; las de la lista del Partido Verde sacaron en promedio 6.309 y las del Partido Liberal sacaron 10.420.

Mientras que las primeras 10 mujeres tuvieron un promedio de 727 votos, las últimas 12 mujeres tuvieron un promedio de 305 votos.

Revisadas las votaciones de los hombres de la lista, el total de votos de los hombres es de 626,890, lo que dividido entre 47 hombres en la lista da un promedio de 13,338. Este promedio incluye los 226,099 votos que sacó una sola persona, la cabeza de la lista, Jorge Robledo. Si eliminamos esa votación y dividimos por 46, el promedio de votos de los hombres es de 8,713, que es 17.5 veces el promedio de votos de las mujeres.

Los hombres del Partido Centro Democrático tuvieron un promedio de 38.570 votos; los del Partido verde tuvieron 15.702 votos en promedio y, en el Partido Liberal, el promedio de votos de los hombres fue de 25.549.

Mientras que los primeros 10 hombres (excluyendo el votante extraordinario, Robledo) tuvieron un promedio de 34,085 votos, los últimos 37 hombres tuvieron un promedio de 1,620 votos.

En este Partido fueron elegidos seis hombres para el Senado y ninguna mujer.

En el Partido Centro Democrático, fueron elegidas siete mujeres, en el Partido Verde dos y, en el Partido Liberal, otras dos mujeres entraron al Senado.

Francamente, la veo gris para el Polo Democrático. Intenta pasar de la mula al Concorde de un periodo al siguiente. ¿Será que hay en ese Partido verdadera vocación de cambio y de inclusion? Tocará esperar para contestar esa pregunta.

Mi proyecto: inspirar a muchas mujeres a ser candidatas al Congreso en el 2022. Mujeres nuevas, caras nuevas, voces nuevas. Mujeres que tengan vocación de poder y hayan ocupado posiciones de liderazgo en gremios, asociaciones, movimientos, grupos sociales; mujeres que tengan vocación de influencia y estén conectadas con mucha gente, presencial y a través de las redes; mujeres que tengan vocación de servicio expresada por la escogencia de sus causas. Mujeres que tienen ganas de explorar la política, construir una carrera y una marca política y, por qué no, ganas de ser elegidas. Mujeres que harán un mejor papel que muchas de aquellas que han sido invitadas hasta ahora a las listas, a última hora, sin trabajo previo, sin entrenamiento previo y encima de todo sin real voluntad de hacer política.

Mejor le iría al Polo, y a todos los demás partidos si, en lugar de tener 22 mujeres de 450 votos, resultara teniendo 35 mujeres de 1.000 votos. El partido queda mejor y la lista también.

*Isabel Londono Polo, Ed.D, activista feminista, coach política, columnista, escritora.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here