“La esencia de la madurez política de la ciudad y sus habitantes se pone a prueba en el nombramiento de un alcalde encargado mientras siga detenido Gómez Castro en una capital que tiene casi 70 mil millones de pesos para ejecutar este 2019, un año electoral en donde los partidos interesados en llegar a la alcaldía pueden comenzar a preparar la campaña aprovechando el poder que les da la alcaldía municipal”.

El 29 de enero, el alcalde de Popayán César Cristian Gómez Castro fue cobijado con la medida de aseguramiento preventiva en centro carcelario por la juez tercero penal municipal Katherine Sánchez Barrera. La medida se tomó en el marco de la investigación por la entrega aparentemente irregular de la operación de servicios de la Secretaría de Tránsito a la Empresa Quipux S.A de Medellín.

Ese hecho, atípico en la vida política de la capital del Cauca, ha originado una serie de acontecimientos nunca antes vistos en esta urbe, que han originado una prueba de fuego de la democracia y sus instituciones en Popayán.

Fotografía por David Nieto

El primero de ellos fue la designación el 30 de enero de Héctor Gil Walteros, secretario de salud departamental, como Alcalde Encargado de Popayán, designación hecha por el Gobernador de Cauca Óscar Rodrigo Campo Hurtado, según lo ordena la ley.

El segundo hecho ocurrió el 8 de febrero, cuando Walteros fue testigo del mitín realizado por  líderes comunales y la publicidad de algunos periodistas, quienes consideran injusta la captura de Gómez Castro, insinuando que todo lo que se presenta contra él es parte de un “complot”. Esto podría ser  interpretado como una muestra de la debilidad de la democracia en la ciudad, donde hay sectores que respetan los fallos judiciales si estos coinciden con sus posiciones políticas, acto propio de los gobiernos con tintes populistas y autoritarios.

Ocho días después, el sábado 16 de febrero a las 5:30  de la tarde se realizó una Eucaristía por César Cristian Gómez Castro en la Parroquia del Divino Niño del Barrio San José de Popayán, con el lema “acompañemos con mucha fe  y fervor para que nuestro Padre Celestial le de fortaleza, lo ayude en estos momentos, y sobre todo, lo libre de esta prisión injusta (sic)”

Estos acontecimientos atípicos han sido la antesala de la presentación de la terna que los partidos ASI, Alianza Verde y el MAIS le entregaron al Gobernador Óscar Rodrigo Campo Hurtado, para que él designe un alcalde encargado en propiedad mientras se resuelve la situación judicial de Gómez Castro. Esta está compuesta por la abogada Martha Lucia Agredo (Alianza Verde), el ingeniero Juan Carlos Orobio (MAIS, actual secretario de movilidad de Cali) y el Contador Público Ferney Silva Idrobo.

Este es considerado el tercer hecho histórico ocurrido en Popayán en su vida republicana y pone a prueba la madurez política de la democracia en la capital del Cauca. En esta ciudad donde hay quienes consideran injusta la detención de César Cristian Gómez Castro, un alcalde encargado, no solo ha enfrentado las protestas de los simpatizantes del detenido funcionario, sino también un problema de salud pública por la no recolección de basuras por parte de la empresa privada Serviaseo. Pero eso no es todo.

La esencia de la madurez política de la ciudad y sus habitantes se pone a prueba en el nombramiento de un alcalde encargado mientras siga detenido Gómez Castro en una capital que tiene casi 70 mil millones de pesos para ejecutar este 2019, un año electoral en donde los partidos interesados en llegar a la alcaldía pueden comenzar a preparar la campaña desde ya aprovechando el poder que les da la alcaldía municipal.

José Marulanda, periodista de Unicauca Al Día Radio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here