¿Por qué Fajardo?

0
255

WP Post Author

Fajardo tiene el mejor programa, el mejor equipo y el espíritu tranquilo para conducir a este país hacia un cambio a fondo con serenidad y buen pulso.

(Lea también: Intervención en política)

“Fajardo y Murillo me siguen pareciendo no solo la mejor opción para las próximas elecciones, sino la única realmente capaz de sacar este país del marasmo de crispación, corrupción y violencia en que ha vivido estos cuatro años”. Ésta es una parte de la maravillosa columna de opinión, que recomiendo leer a todos, publicada esta semana en el Diario El País de España por uno de los mejores escritores de Colombia, Juan Gabriel Vasquez.

Entramos a la semana final de la campaña presidencial más sucia de las últimas décadas. En la cascada de encuestas divulgadas antes de que empiece a regir la veda legal, sigue punteando Gustavo Petro, pero la disputa por el segundo lugar se aprieta entre Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández, mientras Sergio Fajardo aparece rezagado. En estos días es cada vez más frecuente escuchar en distintos escenarios que “Fajardo es la mejor opción, lástima que no tiene chance”. Con base en esa afirmación, son muchos los ciudadanos que, sin estar convencidos de otros candidatos, de sus propuestas y equipos, resuelven votar por ellos solo por estar en contra de la otra opción que les parece desastrosa. Olvidan que para eso existe la segunda vuelta presidencial desde 1991: la primera vuelta es para escoger al que mejor nos parezca y la segunda para descartar al peor. Para eso se inventó en Francia el sistema de elección a dos vueltas.

En mi caso, no me dejaré llevar por encuestas, ciertas o manipuladas, ni por la tesis del voto útil. Votaré el próximo domingo con convicción y entusiasmo por Sergio Fajardo. Ojalá en esta semana de reflexión sean muchos los colombianos que se decidan a derrotar a las encuestas y voten para que Fajardo pase a la segunda vuelta. Confieso que nunca he entendido a los ciudadanos que deciden no votar por el candidato que más les gusta, solo con el argumento que es “botar el voto” porque dizque va a perder. Se dice que es porque a la gente le gusta estar con el ganador. La pregunta en este caso es de qué les sirve después haber votado por el ganador. Es comprensible que esa reflexión se la hagan los políticos oportunistas que siempre buscan acomodarse. Pero un ciudadano anónimo no gana nada votando por la peor opción, simple y sencillamente, “porque va a ganar”. Por el contrario, pierden el país y la mayoría de los ciudadanos, como sucedió hace cuatro años con la elección de Iván Duque, quien es el principal causante de la des-institucionalización y desbarajuste que vivimos.

(Texto relacionado: El descaro total)

Con Fajardo he recorrido el país y soy testigo de su seriedad, su transparencia y su proceder recto y vertical, que, en esta época de laxitud, se califica de fundamentalismo moral. Resulta curioso que lo hayan matriculado como “tibio”, cuando en más de una ocasión ha demostrado su carácter y templanza al rechazar el apoyo de los corruptos. Fajardo es el mejor porque está convencido que solo una revolución educativa desde las aulas escolares podrá realmente cambiar a este país. Fajardo es el mejor porque su compromiso y propuesta de lucha contra la corrupción es la que se necesita con urgencia, comenzando por la reformas a fondo de los organismos de control y la Fiscalía General de la Nación. Fajardo es el mejor porque su propuesta económica y social es de un cambio ambicioso pero viable, para generar oportunidades a todos. Fajardo es el mejor porque su experiencia como gobernador de Antioquia y alcalde de Medellín es importante hoy para toda Colombia. Fajardo es el mejor porque está comprometido a fondo con la implementación del Acuerdo de Paz que este gobierno engavetó. Fajardo tiene el mejor programa, el mejor equipo y el espíritu tranquilo para conducir a este país hacia un cambio a fondo con serenidad y buen pulso.

En estos días, leí un trino que debería poner a pensar a millones de compatriotas en esta semana de silencio de las encuestas, que reemplazaron a los debates en estas elecciones. “Votar por Fajardo ya no es una opción, es un acto de responsabilidad con el país”. Pensemos bien el voto del domingo, más allá de las emociones de odio y rabia que parecen haberse impuesto en esta campaña, no vaya a ser que antes de terminar este 2022 ya nos estemos lamentando.

(Le puede interesar: La JEP en Ocaña)

*Juan Fernando Cristo Bustos, @cristobustos, exministro del interior y exsenador.

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here