La Orquesta Filarmónica de Bogotá interpreta el himno de la Guardia Indígena. Antonio Suárez, el director sinfónico la Filarmónica, explica el valor simbólico de esta grabación.

¿Por qué la Orquesta hace el himno?

La Orquesta Filarmónica de Bogotá ha venido trabajando en dos misiones: primero, procurando el acceso más democrático a la cultura, democratizando también el acceso a la música sinfónica y, segundo, estando presente en coyunturas claves para la ciudad. Es así cómo hemos estado presente en las movilizaciones sociales del mes de febrero y marzo en las que propugnamos por una mejor convivencia entre autoridades y manifestantes. Hemos estado presentes en las campañas de solidaridad por las víctimas del 9 y el 10 de septiembre en lugares como el barrio Verbenal y ahora estamos presentes en esta visita de la Minga a la ciudad de Bogotá.

¿Qué sintieron al interpretar el himno en medio de esta coyuntura?

Sentimos una emoción profunda ya que, gracias a nuestro Coro Filarmónico Juvenil, la Filarmónica de Música Colombiana y la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cámara, interpretaron el himno de la Guardia Indígena en reconocimiento a la diversidad cultural de este país y al hecho de que Bogotá es una ciudad siempre abierta a la diversidad y a la deliberación pública.

¿Qué significó?

Significó la posibilidad que la cultura y la música se sintonicen con la realidad política y social; no podemos producir, en un momento tan complejo socialmente y en medio de una pandemia, música que no le diga nada a la ciudadanía. Obviamente, nuestra producción también es estética y ayuda a una mejor calidad de vida a través del arte, pero queremos estar sintonizados con lo que pasa en el país y en la ciudad.

¿Cómo se realizó la grabación?

La grabación se realizó con la participación de la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cámara, algunos de los cantantes del Coro Filarmónico Juvenil y la recién creada Filarmónica de Música Colombiana y todo se realizó de manera presencial. Hemos hecho producciones en la virtualidad, a distancia desde las casas los músicos, pero la apertura nos ha permitido, con todas las condiciones de bioseguridad, reunir a varios músicos como está sucediendo en las grandes orquestas del mundo.

¿Dónde se realizó?

Lo hicimos en el Teatro Cuba o Teatro Taller Filarmónico, que está ubicado en el centro de la ciudad, en el Triángulo de Fenicia y donde la orquesta tiene la fortuna de poder ensayar.

¿Cuál es el mensaje que quiere dar la Orquesta con la interpretación de este himno?

El mensaje que quisimos dar como Orquesta Filarmónica de Bogotá al grabar el himno de la Guardia Indígena, además de una reivindicación musical de la diversidad en Colombia, tiene que ver con la necesidad de transmitir desde el arte que Bogotá es una ciudad diversa y abierta a la deliberación pública.

*Antonio Suárez, director sinfónico de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here