Relacionados y con Baltasar Garzón en el medio

0
342

Relacionados. Así estamos en estos días los chilenos y los venezolanos.

Esta semana, el gobierno del Presidente Piñera, en ejecución de la ley de migración que fue aprobada por el congreso de ese país, retornó a Venezuela a un nuevo grupo de migrantes irregulares que a esa tierra llegaron, luego de caminar, la mayoría de ellos, la totalidad de los kilómetros que separan la tierra de Bolívar de la de San Martín.

Fueron venezolanos que huyeron de la catástrofe económica, política y humanitaria que afecta a nuestro nación, pensando que en aquellos lares encontrarían el sosiego que su patria les negó y se equivocaron, desandando vía aérea el trayecto que avanzaron. Convencido estoy que mientras nuestra situación interna se mantenga muy probablemente más de uno de ellos volverá a salir hacia ese u otro destino en busca de mejor horizonte.

(Lea también: Paisanos en tierra extraña)

Mientras eso ocurre, el Presidente de esa nación ha sido denunciado ante la Corte Penal Internacional, bajo el argumento de la comisión de delitos de lesa humanidad, como consecuencia de la veintena de muertos que ocurrieron en ese país el pasado año a raíz de los disturbios que les afectó y en eso, de alguna manera, también estamos relacionados.

Sucede que uno de los principales abogados encargados de acometer esa gestión fue el mismo que, como juez, ordenó la detención del General Pinochet en Inglaterra y la escucha ilegal de la conversación entre abogado y cliente en una prisión española, que originó su expulsión de la judicatura hispana.  Es el que – ironías de la vida – defiende en el mismo ente jurisdiccional en La Haya, al señor Maduro. Sí, en efecto,  me refiero al señor Baltasar Garzón. Así entonces, repito, Chile y Venezuela se entrelazan.

Lo hacen porque la expulsión ordenada contraría la conducta venezolana en los setenta del pasado siglo cuando recibimos a partidarios del Presidente Allende perseguidos por la dictadura de la época en su país, quienes difícilmente  ingresaron a nuestra tierra de manera regular, a pesar de lo cual  los recibimos e integramos sin miramiento alguno.

(Texto relacionado: Brasil, política de integración)

Asimismo, quedamos relacionados porque resulta cuando menos contradictorio que quien acusa ante la citada Corte – fundado en opiniones internas chilenas –  sea el mismo que defiende en ese recinto la conducta atribuida al señor Maduro y quienes le acompañan en su gestión represiva,  a pesar de que la misma está documentada en informes ordenados por la ONU.

Seguramente la práctica chilena no se revertirá pues la misma está fundada en la ley, así como también la averiguación solicitada no avanzará con rapidez pues ésa es la característica de esa corporación judicial.  Mientras ocurre, sin embargo, observaremos nuevas expulsiones de connacionales desde tierra chilena y contradicciones jurídicas en la defensa de los derechos humanos por parte de quien en algún momento se consideró un referente en la protección de los mismos.

(Le puede interesar: Venezolanos en ascuas)

*Gonzalo Oliveros Navarro, Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. @barraplural

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here