Restauración, política y economía

0
47
Sacado de Teleantioquia

Es fundamental realzar la enorme importancia política y económica de los procesos de restauración ecológica.

Sacado de Teleantioquia

(Lea también: Violencia, futuro y un pacto por la vida)

Afortunadamente, Alejando Gaviria considera que atender bien los asuntos ambientales y climáticos puede conducirnos a un mejor futuro. Otros, los que no han logrado pensar integralmente y siguen ligados a las ortodoxias, dicen que esa orientación podría detener el crecimiento económico.

Para que esa propuesta de Gaviria  pueda generar cambios concretos en el próximo gobierno, es fundamental realzar la enorme importancia política y económica de los procesos de restauración ecológica. En el diario Espectador del sábado 4 de septiembre, se analizan dos casos que proporcionan pruebas concretas sobre cómo la restauración ecológica de sitios específicos del territorio podría tener consecuencias políticas y económicas de enorme importancia. Me refiero a los casos de las inundaciones en La Mojana y a las actividades de los grupos de guerrilleros reintegrados en el Putumayo.

El caso de La Mojana es uno de los más estudiados y también de los más olvidados en Colombia. En las investigaciones hidrológicas y ecosistémicas, es ya considerado como una de las pruebas más claras de la alta complejidad del conjunto de ecosistemas que conforman la esquina norte de América del Sur y también como triste muestra de la baja complejidad de algunos grupos sociales regionales, que parecen incapaces de evitar la repetición de las pérdidas y perjuicios originados en su falta de comprensión del territorio en donde viven. Ojalá alguno de los periodistas interesados logre elaborar una lista de todos los “diques” que se han construido para evitar esas inundaciones, de cuánto han costado y de las personas que decidieron construirlos a pesar de las opiniones de los verdaderos conocedores del tema. Hoy nuevamente un importante funcionario propone construir uno de esos diques, ahora uno gigantesco, de 57 kilómetros de largo, para “cambiar la historia dramática y de emergencias de La Mojana”.

(Texto relacionado: Paz total, libertad, orden y complejidad)

Afortunadamente, hoy en la sociedad costeña existen grupos muy serios que han empezado a explicarle a los nuevos funcionarios como La Mojana constituye un ecosistema extremadamente frágil cuya inestabilidad es probable que aumente con los cambios climáticos globales futuros y con la construcción de Hidroituango. Allí lo urgente es restaurar los ecosistemas en donde las comunidades indígenas sabiamente producían alimentos durante todo el año.

Los exquerrilleros en el Putumayo, motivados e informados por William Vargas en el proyecto GEF-Pnud  llamado  Amazonia Sostenible, juntos a grupos de campesinos, han logrado construir una red de viveros comunitarios que es capaz de producir 540.000 plántulas al año para recuperar la conectividad a través de paisajes productivos sostenibles como lo explica Valerie Cortes en el Espectador. Uno de ellos confiesa que él vivió en el Putumayo “la época del horror” e invita “muchachos, apuéstenle a esto”. Otro dice “esto es para demostrarle que sí podemos cambiar el pensamiento”. Por lo menos sí han logrado que el mismo Vargas, al analizar cómo el tema restaurativo forma parte ahora de esa comunidad, “aprendiera a perdonar” y piense que “soy otro desde que los conocí y que espere que todos los grupos armados entren en esa dinámica”, para lo cual tiene ya establecida una Escuela de Restauración en donde se “trata de arreglar, reparar lazos”.

Son ya numerosos los colombianos que, como Vargas, han dedicado sus vidas a la restauración  y la habilitación ecológica. Existen  grupos de restauración ecológica en las universidades y en las ONG, que son modelos mundiales, pero todavía el tema  apenas recibe  pequeñas cantidades de los presupuestos nacionales y no es considerado como prioritario a pesar de todo lo que sucede en las carreteras y en las plantaciones. Sería interesante que las personas que asesoran a Alejandro Gaviria estudiaran la posibilidad de que la restauración ecológica se convirtiera en prioritaria en el próximo gobierno,

(Le puede interesar: Educar, ¿para qué?)

*Julio Carrizosa Umaña, ingeniero, ambientalista, miembro honorario de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here