Carta Abierta al Alcalde de Bogotá, al Ministro de Defensa y al Director de la Policía.

Diciembre 10 de 2019, Día Universal de los Derechos Humanos

Alcalde Peñalosa, Ministro Trujillo y General Atehortúa,

Dilan Cruz murió a consecuencia de una munición “bean bag” incrustada en su cráneo. Así lo estableció el informe de Medicina Legal. Con el fin de evitar que otros manifestantes como Dilan mueran de esta manera les solicitamos que prohíban inmediatamente el uso de las “bean bags” por el ESMAD.

Es evidente que estas municiones, “bean bags” de fabricación industrial  y sus versiones artesanales o “recalzadas”, no son disuasivas como deberían ser todas las armas utilizadas por el ESMAD, sino que a todas luces pueden causar la muerte. Una “bean bag” mató a Dilan Cruz y también ha matado a otros jóvenes que han sido víctimas del ESMAD desde su creación. 

Este es el caso del niño de 15 años Nicolás Neira, asesinado por el ESMAD durante la manifestación del 1 de mayo del 2005, apenas a unas cuadras de la esquina en la que cayó Dilan.

De la misma injusticia fue víctima el estudiante de la Universidad Distrital Oscar Salas, de 20 años de edad, quien fue blanco de una recalzada disparada por un miembro del ESMAD en el año 2006. Oscar murió como consecuencia de una esfera que entró por su ojo  derecho y se alojó en su cerebro. Como ustedes saben, las “bean bags” y las “recalzadas” están compuestas por 600 o 700 pequeñas esferas de plomo o cristal envueltas en una bolsa de tela que es alojada en un cartucho.

Además, municiones cinéticas, entre ellas las “bean bags”, mataron a 53 personas en diferentes partes del mundo entre 1990 y 2017, de acuerdo con un estudio publicado por la revista British Medical Journal (BMJ Open). 

La capacidad letal de las “bean bags” y las “recalzadas” es razón suficiente para prohibirlas. Pero inclusive si ustedes insisten en decir que estas municiones son legales o “menos letales”, las ejecuciones extrajudiciales no lo son. Y el ESMAD no puede tener licencia para matar.

Cada vez que un policía del ESMAD dispara una “bean bag” está cerca de imponer la pena de muerte a una persona que está ejerciendo el derecho constitucional a protestar. Esta posibilidad se creó de nuevo al día siguiente de consumarse  la ejecución extrajudicial de Dilan cuando el ESMAD volvió a disparar “bean bags” y dos estudiantes universitarios fueron impactados en el estómago y en la cara. En un caso esta munición dejó una herida en la piel, en el otro se incrustó en el maxilar y una foto demasiado gráfica da testimonio de ello en las redes sociales. 

Ustedes no pueden continuar jugando a la ruleta rusa con la vida de quienes participan en el Paro Nacional. Tampoco con la libertad de los miembros del ESMAD responsables de tales hechos quienes, como el Capitán que disparó contra Dilan, podrían terminar en la cárcel.

Ustedes tienen el deber de cumplir las obligaciones internacionales y constitucionales que tiene el Estado de respetar los derechos humanos de quienes habitamos en Colombia, en primer lugar el derecho a la vida. Además, como Jefe de Policía de Bogotá, Ministro de Defensa y Director de la Policía, ustedes están personalmente sujetos a responsabilidades políticas y legales derivadas de la muerte de las víctimas de la actuación del ESMAD.

En el Día Universal de los Derechos Humanos y por estas razones, Alcalde Peñalosa, Ministro Trujillo y General Atehortúa, les solicitamos que prohíban el uso de las “bean bags” y las “recalzadas” hoy mismo.

Profesoras y Profesores de Derecho,

José Manuel Barreto, PhD, Universidad de los Andes.

Nicolás Carrillo Santarelli, PhD, Universidad de la Sabana.

Ricardo Posada Maya, PhD, Universidad de los Andes.

Johanna Cortés, PhD, Universidad del Rosario.

Marcela Abadía, PhD, Universidad de los Andes.

Gabriel Cifuentes, PhD, Universidad de los Andes.

Enrique Prieto Ríos, PhD, Universidad del Rosario.

Ana María González Valencia, Maestra en Derecho, Universidad Católica de Colombia.

Liliana Obregón, PhD, Universidad de los Andes.

Héctor Vargas Vaca, PhD, Universidad Externado de Colombia.

Juan Manuel Amaya Castro, PhD, Universidad de los Andes.

Oscar Andrés Lizarazo, PhD (C), Universidad Nacional de Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here