Semana de frontera

0
100

Duque señala a Maduro de interés político en la decisión y tiene toda la razón, como también es cierto que el presidente colombiano y su partido han utilizado por años a Chávez y Maduro como armas electorales en Colombia con reconocido éxito.

Cúcuta vivió una intensa semana a propósito del bicentenario de la promulgación de la Constitución de 1821 en el templo histórico de Villa del Rosario con una larga visita presidencial que paralizó en forma absurda la ciudad, cumbre de gobernadores, encuentro de la Corte Constitucional y foros académicos de calidad. No vinieron los tres presidentes de la Gran Colombia invitados – Ecuador, Panamá y Venezuela -, pero enviaron videos, incluido el de Juan Guaidó, de quien ya casi nadie se acuerda en la comunidad internacional. Solo Duque lo desempolva cada vez que necesita encender su disputa con el régimen de Maduro. Por fortuna no se le ocurrió al Presidente inventarse otro concierto como el de febrero del 2019 que tanto costó a Colombia y especialmente a nuestra frontera.

(Lea también: La Ley Estatutaria de Garantías)

Los eventos de conmemoración así como las discusiones del encuentro de la Corte Constitucional alrededor de temas como los derechos de las mujeres, la paz y migración fueron vistosos e interesantes. Precisamente esta semana, con gran atención de los medios nacionales, el gobierno de Maduro anunció la decisión de mover los contenedores que desde hace más de dos años bloqueaban los puentes fronterizos de San Antonio y Ureña. Ojalá se concreten estos anuncios que son de la mayor importancia para Norte de Santander y se abra efectivamente la frontera cuanto antes, para contribuir en forma decisiva en la necesaria reactivación económica de la región, que ha sido golpeada muy duro por la pandemia, la inseguridad y el cierre fronterizo.

Hace poco más de dos meses, estuvimos con la Coalición de la Esperanza en el mismo lugar donde se celebraron los actos del bicentenario y desde allí pedimos a los gobiernos de Duque y Maduro que, más allá de diferencias políticas y personales, avanzaran en dos temas esenciales para colombianos y venezolanos a ambos lados de la frontera. La apertura de los pasos legales de Cúcuta con San Antonio y Ureña y el restablecimiento de relaciones consulares entre los dos países. Es importante que los ciudadanos de las dos naciones transiten libremente y se les garantice la atención de sus respectivos consulados. No tiene ningún sentido que los sigamos dejando solos a cada lado de la frontera en medio de la peor crisis migratoria en toda la historia de nuestras relaciones bilaterales.

(Texto relacionado: Talante y personalidad)

Por el momento son buenas noticias, más allá del evidente interés propagandístico y electoral del gobierno venezolano. No podemos condenar en forma eterna a nuestra gente a las trochas ilegales e inhumanas controladas por las mafias criminales. Duque señala a Maduro de interés político en la decisión y tiene toda la razón, como también es cierto que el presidente colombiano y su partido han utilizado por años a Chávez y Maduro como armas electorales en Colombia, con reconocido éxito.

Sería bueno entonces que en esta oportunidad no solo ganen los dos mandatarios sino los habitantes de la frontera, las familias que viven del comercio, los estudiantes de los colegios, los migrantes venezolanos. Si actúan con sensatez, ambos jefes de Estado lograrán más aceptación que si continúan en la desgastada diplomacia del micrófono que tanto gusta. Si normalizan el tránsito de personas y bienes por los puentes, la gente aplaudirá esa decisión porque estamos “mamados” de tanta peleadera que poco se siente en Bogotá o Caracas, pero sí nos afecta muy duro en Norte de Santander y el Táchira.

(Le puede interesar: Ni política de paz, ni política de seguridad)

Presidentes Maduro y Duque, rectifiquen tantas equivocaciones y sin convertirse en aliados o amigos, sin cambiar sus posiciones, sin restablecer relaciones diplomáticas, sin importar que pase en las elecciones de noviembre en Venezuela o las de mayo próximo en Colombia, sin saber qué pasará en las negociaciones de gobierno y oposición en México, no dilaten más la apertura efectiva de los puentes. Es una decisión humanitaria. La academia de ambos países, los empresarios y gremios de la frontera lograron este primer avance con una presión ciudadana constante y efectiva. El mérito no es de nadie más. Ahora cumplan su parte y a nivel local establezcan un mínimo acuerdo de funcionamiento de los pasos legales. ¡Háganlo ya!

*Juan Fernando Cristo Bustos, @cristobustos, Exministro del Interior y exsenador.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here