Si gana Petro

0
87

WP Post Author

El mayor reto de Petro es responder las dudas, tiene 100 días para demostrar que en su Palacio de Nariño caben todos los periodistas, no solo los que los agradan, y que contrario a su yo del pasado, respetará y defenderá la constitución actual.

(Lea también: Estallido social)

Es la noche del 18 de junio cuando escribo esta columna y a su vez escribiré otra en caso de que gane la Presidencia Rodolfo Hernández. Los retos para Colombia que dejan estas elecciones no son menores, y aunque varían según quien reemplace a Duque, tienen temas que definitivamente van a tener un eco que repercute en el futuro.

Lo primero para considerar es el tema del cambio. El cual sin duda ha sido frontal en esta campaña, pero no es exclusivo de ella pues ha venido siendo un tema fundamental en los últimos 20 años de política (siendo conservadores). En el 2002, Uribe era el cambio frente a la estrategia de paz y el que proponía mano dura, en el 2014 Santos ganó gracias a la ambiciosa agenda de paz que prometía cambiar todo desde la política, hasta el campo y la economía. El rechazo a candidatos como Oscar Iván Zuluaga, Germán Vargas Lleras y Federico Gutiérrez muestra un deseo de cambio que comparten los dos candidatos a segunda vuelta (aunque en uno de los casos se vea más desteñido que en el otro) y con los políticos de siempre que rodean ambas campañas, la retórica del cambio se ve cada vez mas desdibujada, ameritando críticas. Según Norberto Bobbio, “Para un régimen democrático, estar en transformación es el estado natural; la democracia es dinámica, el despotismo es estático y siempre igual a sí mismo” Y vemos en Latino América este patrón. Colombia ha sido el único país en mantener este balance que baila entre la derecha, la centro derecha y el centro, la verdad, es que somo la excepción y la norma es más similar a situaciones como las de Uruguay, Chile, o España. El cambio no destruye a una democracia, al contrario, la fortalece.

(Texto relacionado: Verdes con Petro: el apoyo para cobrar el voto)

Entonces habiendo establecido que ambos candidatos piden un cambio habría que entonces mirar como se ve dicho cambio desde un punto de vista institucional. Para eso tenemos que saber de dónde venimos y a diferencia de declaraciones del mismo Petro, nuestra democracia no solo existe, sino que es saludable. Claro, con los golpes que le ha propinado 20 años de poder del Uribismo y 50 años de guerra, sin embargo, la fuerza de la institucionalidad no permitió la permeación del Uribismo por más de 2 periodos con un solo presidente, tampoco han permitido que Duque cambie la Ley de Garantías, y aseguraron la independencia judicial incluso en momentos de Chuzadas, Parapolítica y el Cartel de la Toga. Entonces, ¿Como se vería esta estabilidad institucional bajo Petro?

Pues es bastante incierto. Aunque en el 2018 Petro era el candidato que más fuerte golpeaba la mesa, hoy en día ese no es tanto el caso. Primero porque además de abandonar el discurso y la sugerencia que alguna vez encarnó de llamar una Asamblea Nacional Constituyente, hoy se abandera como el defensor de la carta magna que hoy rige. Su paso por la política se ha desarrollado con el candidato acudiendo a está institucionalidad por protección más de lo que la ha atacado. En el 2013, acudió a la CIDH para recuperar su Alcaldía luego de que el Procurador Alejandro Ordóñez se la quitara, estrategia que emuló al empezar está temporada electoral su alcalde más pródigo, Daniel Quintero. Además, en los momentos de más fuerza anti-institucional se mantuvo en apoyo a las cortes, además, aunque si ha tenido roces con ciertos periodistas, en general no ha perseguido y tratado de amenazar o socavar la libre autonomía de la prensa.

El mayor reto de Petro es responder las dudas, tiene 100 días para demostrar que en su Palacio de Nariño caben todos los periodistas, no solo los que los agradan, y que contrario a su yo del pasado, respetará y defenderá la constitución actual. Sin embargo, es una persona que se ha protegido en la institucionalidad y es improbable que su relación con esta cambie.

(Le puede interesar: El futuro de la democracia)

*Sergio Villarreal, miembro de Defendamos la Paz Jóvenes y parte del comité organizador de la marcha por la vida del 26 de Julio, @sergiolideres

Autor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here